depresionUn equipo de investigadores ha comprobado la asociación que existe entre la diabetes tipo 2, el tipo más común de esta enfermedad, con el aumento y la gravedad de los síntomas depresivos, y han subrayado la importancia que tendrían los cribados de los síntomas depresivos para atender las dos dolencias. Los científicos han subrayado la trascendencia que tendría un enfoque integrador y multidisciplinar en los pacientes con diabetes tipo 2, que tuviera en cuenta tanto el control metabólico como los síntomas depresivos en esta población, tras demostrar que la mejoría sintomática de uno influye directamente en el otro. En la investigación han participado científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), el Hospital Universitario de Bellvitge, ambos en Barcelona (España), y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), y las conclusiones del estudio se han publicado hoy en Journal of Endocrinological Investigation.

El trabajo, que se enmarca en el proyecto PREDIMED-Plus, sugiere además un peor control metabólico a partir de niveles leves de la sintomatología depresiva a corto y medio plazo, influido por el índice de masa corporal y por los hábitos de vida relacionados con el cuidado de la diabetes. La diabetes tipo 2 ocurre cuando el nivel de glucosa en la sangre es muy alto, debido a que el cuerpo no es capaz de generar la suficiente insulina para reducir esos niveles. Los problemas afectivos y la diabetes tipo 2 son ‘altamente comórbidos’ (dos enfermedades al mismo tiempo), con factores subyacentes compartidos y una influencia mutua en su curso clínico y tratamiento, incluida la adherencia a la dieta y la actividad física o el control de las complicaciones relacionadas con la diabetes, explicaron Isabel Baenas y Lucía Camacho-Barcia, que han liderado la investigación.

Esas circunstancias conllevan un aumento de la morbimortalidad (la tasa de muertes por enfermedad en una población y en un tiempo determinados) y una reducción de la calidad de vida de esos individuos, lo cual es especialmente importante para los adultos de mediana y avanzada edad, que constituyen un grupo de vulnerabilidad debido a la frecuente coexistencia de trastornos metabólicos y afectivos, señalaron las investigadoras. El trabajo ha sido coordinado por el grupo que dirigen Susana Jiménez-Murcia y Fernando Fernández-Aranda, en el Hospital Universitario de Bellvitge y el IDIBELL, y ha contado con la participación de todos los grupos del CIBEROBN que participan en PREDIMED-PLUS.

El estudio ha analizado a más de 6.000 participantes para investigar la relación transversal entre la sintomatología depresiva y la presencia de diabetes tipo 2, además de explorar su asociación con el control metabólico a través de la ‘hemoglobina glicosilada’, que mide la glucosa en sangre, y otras variables metabólicas. Durante el trabajo se examinó la relación prospectiva entre los síntomas depresivos y los niveles de ‘hemoglobina glicosilada’ en la sangre, tras un año de seguimiento. ‘Hemos evaluado la capacidad predictiva de los síntomas depresivos basales sobre la hemoglobina glicosilada al año de seguimiento, y el posible papel mediador de diferentes características, como la duración de la diabetes, la actividad física, la adherencia a la dieta mediterránea y el índice de masa corporal’, indicó Fernández-Aranda, también catedrático de la Universidad de Barcelona y coordinador de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario de Bellvitge.

Los resultados, han subrayado los centros de investigación en una nota difundida hoy, ponen de manifiesto la necesidad de garantizar el cribado de los síntomas depresivos, así como un enfoque terapéutico integrador y multidisciplinar en los pacientes con diabetes tipo 2, que tenga en cuenta tanto el control metabólico como los síntomas depresivos en esta población, ya que la mejoría sintomática de uno influirá en el otro.

Ver artículo completo: Baenas I, Camacho Barcia L, Granero R, Razquin C, Corella D, Gómez Martínez C, et al.  Association between type 2 diabetes and depressive symptoms after a 1-year follow-up in an older adult Mediterranean population. J Endocrinol Invest[Internet].2024[citado 2 feb 2024]. https://doi.org/10.1007/s40618-023-02278-y

2 febrero 2024| Fuente: EFE| Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A

febrero 2, 2024 | gleidishurtado | Filed under: Depresión, Diabetes Mellitus Tipo 2, Endocrinología, Salud | Etiquetas: , , , , |

menopausia-1

Las mujeres que experimentan sofocos más intensos tras la menopausia tienen más probabilidades de desarrollar síndrome metabólico e hipertensión arterial, según una investigación presentada en el 25º Congreso Europeo de Endocrinología celebrado en Estambul. Las conclusiones de este estudio a largo plazo ponen de relieve la importancia del uso de la terapia hormonal sustitutiva de la menopausia en estas mujeres.

El síndrome metabólico es un grupo de tres o más afecciones que se dan juntas y que aumentan el riesgo de cardiopatías, accidentes cerebrovasculares y diabetes de tipo 2. Estas afecciones incluyen hipertensión arterial, hiperglucemia, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol o triglicéridos. Tras la menopausia, las mujeres corren un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico y enfermedades cardiovasculares.

En este estudio, investigadores de la Universidad Nacional y Kapodistríaca de Atenas examinaron a 825 mujeres sanas de entre 40 y 65 años que habían pasado recientemente por la menopausia, en el Hospital Universitario Aretaieion de Atenas (Grecia). Realizaron un seguimiento de estas mujeres a lo largo de 15 años, entre 2006 y 2021, y descubrieron que las que sufrían sofocos de moderados a intensos eran más propensas a desarrollar hipertensión y síndrome metabólico. Además, las mujeres que desarrollaban hipertensión o síndrome metabólico eran diagnosticadas antes cuando experimentaban sofocos más intensos, en comparación con las que no los padecían o los tenían más leves.

Estudios anteriores también han mostrado una asociación entre los sofocos y el riesgo cardiovascular; las mujeres que experimentan sofocos tienen un mayor riesgo de desarrollar distintos tipos de afecciones que afectan al corazón y los vasos sanguíneos. Sin embargo, esta asociación nunca se había estudiado a tan gran escala en mujeres con distintos grados de síntomas. «Nuestro estudio a largo plazo está cuidadosamente diseñado: hemos emparejado a un grupo de mujeres cuidadosamente seleccionadas según la gravedad de los sofocos y su edad, y las hemos seguido durante 15 años», explica la Dra. Elena Armeni, investigadora principal.

Síntomas como los sofocos y los sudores nocturnos pueden empezar alrededor de la menopausia y durar hasta 10 años. Sin embargo, la terapia hormonal sustitutiva -medicación que contiene hormonas que el organismo ya no puede fabricar tras la menopausia- puede utilizarse para tratar los síntomas de la menopausia y proteger la salud a largo plazo, especialmente en mujeres que sufren sofocos de moderados a intensos. «Nuestros resultados vuelven a poner de relieve el papel de las estrategias de prevención cardiovascular, como el uso de la terapia hormonal sustitutiva, que deben aplicarse poco después de la menopausia», afirma el Dr. Armeni. «Debería animarse a este grupo de mujeres sanas que ya son candidatas a la terapia hormonal sustitutiva a optar por este tratamiento».

Los investigadores se interesan ahora por saber si estos factores de riesgo acumulados causan afecciones cardiacas. «Nuestro estudio muestra que las mujeres más sintomáticas después de la menopausia tienen factores de riesgo cardiovascular más prevalentes, pero no está claro si también tienen más probabilidades de desarrollar cardiopatías, diabetes de tipo 2 o sufrir un ictus», afirma el Dr. Armeni. «De ser así, las mujeres con síntomas más molestos necesitarán una educación sanitaria adecuada para asegurarse de que seguirán estando en forma y sanas en la vejez».

Mayo 16/2023 (EurekaAlerts!) – Tomado de News Releases  Copyright 2023 by the American Association for the Advancement of Science (AAAS).

 

La disminución del consumo de proteínas puede ayudar a controlar el síndrome metabólico y algunos de sus principales síntomas, tales como la obesidad, la diabetes y la hipertensión. Read more

Una investigación representa un hito significativo para el tratamiento del trastorno psicótico, que se ve acompañado del riesgo de síndrome metabólico. Read more

septiembre 13, 2022 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Enferm. Psiquiát. y Psicológicas | Etiquetas: , , , |

La activación de la médula ósea podría tener un papel fundamental en el origen y desarrollo de las aterosclerosis. El estudio abre la puerta a encontrar nuevos tratamientos. Read more

  • Noticias por fecha

    febrero 2024
    L M X J V S D
    « ene    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    26272829  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración