biohabana3En el contexto del desarrollo del evento BioHabana 2024 que se celebra desde el lunes último en la ciudad balneario de Varadero, Cuba y Chile intercambiaron criterios sobre la industria biofarmacéutica.

Según la chief executive officer (CEO) de Cercal Group de Chile Claudia Velasco la posibilidad de asistir a una cita como BioHabana 2024 es muy gratificante, agradezco al grupo empresarial BioCubaFarma por la invitación al evento y conocer sobre el desarrollo de la industria biofarmacéutica de Cuba.

Trazar alianzas con Cuba, nación que vive hoy una revolución tecnológica en el ámbito de las investigaciones en el sector de la salud, supone una oportunidad valiosa para Cercal Group, entidad de Chile, pero con subsedes en Uruguay, México, Colombia y con más de 1850 clientes en el mundo, dijo. Velasco explicó que establecer relaciones laborales con empresas cubanas en cuanto a los productos desarrollados por la industria biofarmaceútica y los dispositivos electrónicos de última generación tecnológica supone una ganancia tanto para su grupo como para las demás instituciones participantes en BioHabana 2024.

Cuba se abre al mundo en la tecnología con grandes valores humanos de sus científicos, colaborar y ser parte del progreso científico del país contribuirá a potenciar las ciencias en el área latinoamericana y desde nuestra parte fomentaremos su inserción en los mercados internacionales, puntualizó la CEO.

La CEO también en Mawat Solution, sistema de monitoreo en tiempo real que supervisa las vacunas en Chile, comentó que participar en BioHabana 2024 como conferencista en el tema de validación de sistemas computarizados, resultó una grata experiencia por cuanto ha crecido Cuba en estos tópicos. Con 15 años de fundado, Cercal Group labora en la actualidad en la región de Latinoamérica con casi el 60 por ciento de la industria productiva de medicamentos del área y suma ya en su historial 10 mil proyectos.

Cercal Group se incluye entre las más de 300 empresas participantes en BioHabana 2024, evento que con auspicio del Grupo Empresarial BioCubaFarma y la Industria Biotecnológica, Farmacéutica y de Tecnología Médica Cubana concluye hoy y en el cual delegados de 38 naciones intercambiaron sobre diferentes ramas de las ciencias.

05 abril 2024|Fuente: Prensa Latina| Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

acne1Científicos del laboratorio de Biología Sintética Traslacional de la Universidad Pompeu Fabra  (UPF) han conseguido manipular la bacteria cutánea ‘Cutibacterium acnes’ para que produzca y segregue una molécula terapéutica capaz de tratar el acné y que se ha validado en ratones.

Publicados hoy en Nature Biotechnology, los resultados de la investigación, liderada por la  UPF, muestran que se ha logrado editar el genoma de la bacteria de la piel ‘Cutibacterium acnes’ para que segregue y produzca la proteína NGAL, conocida por ser un mediador del fármaco contra el acné, la isotretinoína, que ha demostrado reducir el sebo al inducir la muerte de los sebocitos.

‘Hasta ahora, la bacteria de la piel ‘Cutibacterium acnes’ se consideraba intratable’ por lo que ‘era increíblemente difícil introducir ADN y conseguir que produjera o secretara proteínas a partir de un elemento insertado en su genoma’, ha explicado la primera investigadora del estudio, Nastassia Knödlseder. La universidad ha detallado que los investigadores insistieron en editar el genoma de esta bacteria porque es atractiva para la biología sintética para tratar enfermedades de la piel, dado que reside en el interior de los folículos pilosos -prácticamente donde se libera el sebo-, también por su importancia para la homeostasis de la piel, su estrecho contacto con dianas terapéuticas relevantes y el hecho de que se haya demostrado que se injerta con éxito cuando se aplica a la piel humana.

Validada en la piel de ratones, diferente a la humana La investigación ha determinado que la aplicación de este tipo de bacterias podría tratar el acné sin comprometer la homeostasis de todo el microbioma cutáneo. De momento, la bacteria manipulada se ha probado en líneas celulares de la piel y su administración se ha validado en ratones. Cuando la bacteria sintética resultante se aplica en la piel de los ratones, ésta vive y produce la proteína de interés, sin embargo, la piel de estos animales ‘no es comparable a la de los humanos’ porque ‘tiene más pelo, es más suelta, tiene menos lípidos y un mecanismo de sudoración distinto’, ha advertido la universidad. Por ello, ha indicado que para avanzar ‘es necesario probar la nueva bacteria en un modelo alternativo, que represente mejor la piel humana, como los modelos de piel en 3D’.

Enero 9/2024 (EFE) – Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

enero 9, 2024 | gleidishurtado | Filed under: Biotecnología, Ciencia | Etiquetas: , , , , |

botellas reciclaje1Investigadores del Barcelona Supercomputing Center, junto a grupos del CSIC y la UCM, han añadido una nueva función a una proteína gracias a métodos computacionales.

Cada año se producen cerca de 400 millones de toneladas de plásticos en el mundo, una cifra que aumenta alrededor de un 4% anualmente. Las emisiones que resultan de su fabricación son uno de los elementos que contribuyen al cambio climático, y su presencia ubicua en los ecosistemas conlleva graves problemas ecológicos.

Uno de los más empleados es el PET (tereftalato de polietileno), presente en muchos envases y en botellas de bebida. Con el tiempo, este material se va desgastando formando partículas cada vez más pequeñas —los llamados microplásticos—, lo que agrava los problemas medioambientales. El PET supone ya más del 10% de la producción global de plásticos y su reciclaje es escaso y poco eficiente. Ahora, científicos del Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), junto con grupos de investigación del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del CSIC (ICP-CSIC) y de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), han desarrollado unas proteínas artificiales capaces de degradar microplásticos y nanoplásticos de PET y reducirlos a sus componentes esenciales, lo que permitiría su descomposición o su reciclaje. Para ello han usado una proteína de defensa de la anémona de fresa (Actinia fragacea), a la que le han añadido la nueva función tras un diseño mediante métodos computacionales. Los resultados se publican en la revista Nature Catalysis.

Expandiendo la naturaleza

“Lo que hacemos es algo así como añadirle brazos a una persona”, explica Víctor Guallar, profesor ICREA en el BSC y uno de los responsables del trabajo. Esos brazos consisten en apenas tres aminoácidos que funcionan como tijeras capaces de cortar pequeñas partículas de PET. En este caso se han añadido a una proteína de la anémona Actinia fragacea, que carece en principio de esta función y que en la naturaleza “funciona como un taladro celular, abriendo poros y actuando como mecanismo de defensa”, explica el investigador.

El aprendizaje automático y los superordenadores como el MareNostrum 4 del BSC usados en esta ingeniería de proteínas permiten “predecir dónde se van a unir las partículas y dónde debemos colocar los nuevos aminoácidos para que puedan ejercer su acción”, resume Guallar. La geometría resultante es bastante similar a la de la enzima PETasa de la bacteria Idionella sakaiensis, capaz de degradar este tipo de plástico y descubierta en 2016 en una planta de reciclaje de envases en Japón.

Los resultados indican que la nueva proteína es capaz de degradar micro y nanoplásticos de PET con “una eficacia entre 5 y 10 veces superior a la de las PETasas actualmente en el mercado y a temperatura ambiente”, explica Guallar. Otras aproximaciones precisan actuar a temperaturas superiores a 70 °C para hacer el plástico más moldeable, lo que conlleva altas emisiones de CO2 y limita su aplicabilidad. Además, la estructura de la proteína en forma de poros se escogió porque permite el paso de agua por su interior y porque puede ser anclada a membranas similares a las que se usan en plantas de desalinización. Esto facilitaría su uso en forma de filtros, que “podrían ser usados en depuradoras para degradar esas partículas que no vemos, pero que son muy difíciles de eliminar y que ingerimos”, destaca Manuel Ferrer, Profesor de Investigación en el ICP-CSIC y responsable también del estudio.

Un diseño que permite la depuración y/o el reciclado

Otra ventaja de la nueva proteína es que se diseñaron dos variantes, según los lugares de colocación de los nuevos aminoácidos. El resultado es que cada una de ellas da lugar a diferentes productos. “Una variante descompone las partículas de PET de forma más exhaustiva, por lo que podría usarse para su degradación en plantas depuradoras. La otra da lugar a los componentes iniciales que se necesitan para el reciclaje. De esta forma podemos depurar o reciclar, según las necesidades”, explica Laura Fernández López, que realiza su tesis doctoral en el Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del CSIC (ICP-CSIC).

El diseño actual ya podría tener aplicaciones, según los investigadores, pero “la flexibilidad de la proteína, al igual que la de una herramienta multiusos, permitiría añadir y probar nuevos elementos y combinaciones”, explica la doctora Sara García Linares, de la Universidad Complutense de Madrid, que también ha participado en la investigación. “Lo que buscamos es aunar el potencial de las proteínas que nos da la naturaleza y el aprendizaje automático con superordenadores para producir nuevos diseños que nos permitan alcanzar un entorno saludable de cero plásticos”, resume Ferrer.

“Los métodos computacionales y la biotecnología nos pueden permitir encontrar soluciones a muchos de los problemas ecológicos que nos afectan”, concluye Guallar.

Referencia

Robles-Martín A, Amigot-Sánchez R, Fernandez-Lopez L, Gonzalez Alfonso JL, Roda S, Alcolea Rodriguez V,  et al. Sub-micro- and nano-sized polyethylene terephthalate deconstruction with engineered protein nanopores. Nat Catal[Internet]. 2023[citado 29 oct 2023]. https://doi.org/10.1038/s41929-023-01048-6

30 octubre 2023 | Fuente: EurekaAlert| Tomado de Prensa

octubre 30, 2023 | gleidishurtado | Filed under: Biotecnología | Etiquetas: , , , , , , , |

La Habana, 6 sep (Prensa Latina) La XII Reunión del Grupo de Trabajo Conjunto de la Biotecnología revisará hoy los resultados de la cooperación entre Cuba y China en materia de biotecnología, próxima a cumplir 25 años.

biotecnologíaEl encuentro de dos días evaluará lo alcanzado con esta colaboración durante el periodo 2021-2023 con un programa que también incluye el análisis de nuevos proyectos y propuestas para que esta siga siendo una relación estratégica en beneficio de los pueblos y la comunidad científica de ambos países.

Asistirán las contrapartes de las empresas mixtas sino-cubanas, así como representantes de diferentes centros científicos con los que actualmente se tienen planes conjuntos.

Previo a la cita la delegación china visitó el Centro de Ingeniería Genética Biotecnología(CIGB) y el Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos (Cidem), contacto que le sirvió, en esta última entidad, conocer proyectos innovadores para el tratamiento del Alzheimer y el Parkinson, así como otros relacionados con los péptidos antimicrobianos.

La cooperación entre Cuba y China en biotecnología ha permitido, entre otros resultados, que el bioproducto Hebernem, producto desarrollado por CIGB, fuera registrado en el gigante asiático como biofertilizante, con el cual se trabaja actualmente para logar su registro como bionematicida.

Especialistas chinos y cubanos laboran, además, en productos y programas dirigidos a enfermedades como el cáncer y neurodegenerativas.

El presidente del Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéuticas, BioCubaFarma, Eduardo Martínez, comentó en su cuenta en la red social X (antes Twitter) que a partir de la integración lograda y la voluntad política de ambos países se obtendrán mayores resultados. Precisó que en estos años de trabajo conjunto se contribuyó a la salud de ciudadanos chinos, cubanos y de otras naciones, fueron constituidas empresas mixtas y laboratorios de investigación más desarrollo, se desarrollaron proyectos científicos con transferencia de tecnologías y se registraron patentes conjuntas, además de publicaciones de alto impacto.

Fuente: (Prensa Latina) Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Investigadores de la Universidad de California en San Diego han hallado una forma de distinguir entre los gestos que hacen las personas con las manos examinando únicamente datos de imágenes cerebrales no invasivas, sin información de las propias manos. Los resultados constituyen un primer paso en el desarrollo de una interfaz cerebro-ordenador no invasiva que algún día podría permitir a pacientes con parálisis, amputación de miembros u otros problemas físicos utilizar su mente para controlar un dispositivo que les ayude en las tareas cotidianas.

La investigación, publicada recientemente en la edición electrónica de la revista Cerebral Cortex, representa los mejores resultados obtenidos hasta la fecha en la distinción de gestos con una sola mano mediante una técnica completamente no invasiva, en este caso, la magnetoencefalografía (MEG).

«Nuestro objetivo era evitar los componentes invasivos», afirma el autor principal del artículo, el doctor Mingxiong Huang, codirector del Centro de MEG del Instituto Qualcomm de la Universidad de California en San Diego. Huang también está afiliado al Departamento de Ingeniería Eléctrica e Informática de la Escuela de Ingeniería Jacobs de la UC San Diego y al Departamento de Radiología de la Escuela de Medicina de la UC San Diego, así como al Sistema Sanitario de Asuntos de Veteranos (VA) de San Diego. «La MEG ofrece una opción segura y precisa para desarrollar una interfaz cerebro-ordenador que, en última instancia, podría ayudar a los pacientes».

Los investigadores subrayaron las ventajas de la MEG, que utiliza un casco con un conjunto de 306 sensores integrados para detectar los campos magnéticos producidos por las corrientes eléctricas neuronales que se mueven entre las neuronas del cerebro. Otras técnicas alternativas de interfaz cerebro-ordenador son la electrocorticografía (ECoG), que requiere la implantación quirúrgica de electrodos en la superficie cerebral, y la electroencefalografía del cuero cabelludo (EEG), que localiza la actividad cerebral con menos precisión.

«Con la MEG, puedo ver el cerebro pensando sin necesidad de quitar el cráneo y poner electrodos en el propio cerebro», afirma el coautor del estudio Roland Lee, MD, director del Centro de MEG del Instituto Qualcomm de la UC San Diego, profesor emérito de radiología de la Facultad de Medicina de la UC San Diego y médico del VA San Diego Healthcare System. «Sólo tengo que ponerles el casco de MEG en la cabeza. No hay electrodos que puedan romperse mientras están implantados dentro de la cabeza; no hay cirugía cerebral costosa y delicada; no hay posibles infecciones cerebrales».

Lee compara la seguridad de la MEG con tomar la temperatura a un paciente. «La MEG mide la energía magnética que emite el cerebro, como un termómetro mide el calor que emite el cuerpo. Por eso es completamente no invasiva y segura».

Mayo 20/2023 (MedicalXpress) – Tomado de Neuroscience, Biomedical technology  Copyright Medical Xpress 2011 – 2023 powered by Science X Network.

 

mayo 22, 2023 | Lic. Jessica Arias Ramos | Filed under: Avances en la Ciencia, Bienestar y Calidad de Vida, Biotecnología, Neurociencia |

En el proceso de fabricación de organoides, la tecnología de bioimpresión no sólo facilita la creación y el mantenimiento de formas y estructuras biológicas complejas en 3D, sino que también permite la estandarización y el control de calidad durante la producción. Y la adición de inteligencia artificial, que puede validar el potencial del producto en el proceso de fabricación, permite proporcionar una fuente de células para el organoide más estandarizada en términos de viabilidad, función, etc. En otras palabras, se espera que la bioimpresión combinada con la inteligencia artificial permita realizar diagnósticos en tiempo real de los organoides y, en última instancia, obtener modelos in vitro homogeneizados de alta calidad.

El profesor Hyungseok Lee, del Departamento de Ingeniería Mecánica y Biomédica de la Universidad Nacional de Kangwon, expuso su opinión sobre el futuro desarrollo de la fabricación de organoides el 6 de marzo en Cyborg and Bionic Systems.

Los organoides con capacidad de autoorganización y ensamblaje tienen amplias perspectivas de investigación y aplicación. Además de la simulación más básica del desarrollo de órganos humanos que no puede estudiarse en modelos animales, los organoides también pueden reproducir patologías humanas en lugar de animales para completar la investigación. Además, debido a la cómoda personalización de las fuentes celulares, los organoides también podrían utilizarse como «sustitutos» de pacientes clínicos para predecir personalmente los mejores agentes terapéuticos.

Sin embargo, un organoide tan utilizado se enfrenta a la dificultad de estandarizar su producción. Debido a las diferencias en el experimentador, las condiciones de cultivo y las condiciones celulares, el organoide, aunque permite modelizar la enfermedad, no puede mostrar propiedades estrictamente consistentes para su aplicación en el cribado de nuevos fármacos, especialmente en el proceso de cuantificación. Además, mantener todos los nutrientes, factores de crecimiento y metabolitos en equilibrio constante es un reto técnico durante el crecimiento del organoide, lo que también puede causar discrepancias con el tejido diana real.

La bioimpresión, especialmente la bioimpresión por extrusión, permite la fabricación estandarizada de componentes organoides con una composición y estructura celular compleja, controlando la calidad y minimizando la intervención humana. Además, la tecnología de bioimpresión también podría facilitar la automatización de los procesos de fabricación. La alta resolución es fundamental para la bioimpresión de organoides, con lo que se espera realizar la fabricación de organoides vascularizados con red de perfusión y superar la limitación del transporte pasivo de sustancias.

La inteligencia artificial está acaparando actualmente la atención por su capacidad para supervisar y controlar la calidad del objeto final que se explota. El proceso de bioimpresión que incorpora para crear organoides monitoriza en tiempo real el estado de las células y las estructuras impresas, proporcionando retroalimentación para una impresión fina que garantice la resolución. Este tipo de fabricación de órganos abre perspectivas de futuro para la modelización de enfermedades complejas y el ensayo combinatorio de nuevos fármacos.

Abril 15/2023 (EurekaAlert!) – Tomado de News Releases. Copyright 2023 by the American Association for the Advancement of Science (AAAS).

 

  • Noticias por fecha

    mayo 2024
    L M X J V S D
    « abr    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración