deterioro cognitivo1Investigadores del Instituto del Monte de Neurociencia de la Universidad de Rochester (EE.UU.) han descubierto que la microglía puede desencadenar déficits cognitivos tras la exposición a la radiación y puede ser un objetivo clave para prevenir estos síntomas. Estos resultados, que se han publicado en International Journal of Radiation Oncology Biology Physics, se basan en estudios anteriores que demuestran que, tras la exposición a la radiación, la microglía daña las sinapsis, básicas para el comportamiento cognitivo y la memoria.

Mediante varias pruebas de comportamiento, los investigadores estudiaron la función cognitiva de ratones antes y después de la exposición a la radiación. Los ratones hembra obtuvieron los mismos resultados en todas las pruebas, lo que indica una resistencia a las lesiones por radiación. Sin embargo, los ratones macho no podían recordar o realizar ciertas tareas tras la exposición a la radiación. Este deterioro cognitivo se correlaciona con la pérdida de sinapsis y la evidencia de un exceso de reactividad microglial potencialmente perjudicial tras el tratamiento. Los investigadores se centraron entonces en una vía de la microglía importante para la eliminación de sinapsis. Los ratones con esta microglía mutante no sufrieron deterioro cognitivo tras la radiación. Y otros a los que se administró Leukadherin-1, capaz de bloquear esta misma vía, tampoco sufrieron deterioro cognitivo.

Los investigadores aseguran que esta investigación ofrece una posible diana para desarrollar terapias que prevengan o mitiguen tales déficits en las personas que necesitan radioterapia cerebral.

Ver artículo: Hinkle JJ, Olschowka JA, Willianms JP, O’Banion MK. Pharmacologic Manipulation of Complement Receptor 3 Prevents Dendritic Spine Loss and Cognitive Impairment After Acute Cranial Radiation. Int J Radiat Oncol Biol Phys [ Internet]. 2023[ citado 4 feb 2024]; 16(23): DOI:https://doi.org/10.1016/j.ijrobp.2023.12.017

10 enero 2024| Fuente: Neurología.com| Tomado de | Noticia

febrero 5, 2024 | gleidishurtado | Filed under: cáncer, Demencia, Deterioro cognitivo | Etiquetas: , , , , , |

mascota adulto mayorTener una mascota puede estar asociado con un deterioro cognitivo más lento. Read more

enero 5, 2024 | gleidishurtado | Filed under: Cerebro, Deterioro cognitivo | Etiquetas: , , |

estilo saludableLa mejora cognitiva del adulto mayor está asociada a la actividad física, compromiso social, control de la presión arterial y la diabetes, reveló hoy una fuente especializada. ‘Los cambios personalizados en la salud y el estilo de vida pueden retrasar o incluso prevenir la pérdida de memoria en los adultos mayores de mayor riesgo’, subrayaron los investigadores de la Universidad de California San Francisco y Kaiser Permanente Washington, Estados Unidos. Enfocar de manera diferente a cada individuo, tratarlos de manera personalizada sería más eficaz para lograr una mejoría cognitiva o prevenir la demencia, insistieron los científicos citados por la revista JAMA Internal Medicine.

A diferencia de los medicamentos antiamiloides, los programas de reducción de riesgos basados actividad física, compromiso social, control de la presión arterial y la diabetes suelen ser menos costosos. Estos, además, ni tienen criterios estrictos de elegibilidad ni requieren un seguimiento exhaustivo para detectar efectos secundarios, explicaron los expertos.

Ver más información: Yaffe K, Vittinghoff E, Dublin S, Peltz CB, Fleckenstein LE, Rosenberg DE, et al. Effect of Personalized Risk-Reduction Strategies on Cognition and Dementia Risk Profile Among Older Adults: The SMARRT Randomized Clinical Trial. JAMA Intern Med[Internet].2023[citado 2 dic 2023]. doi:10.1001/jamainternmed.2023.6279.

4 diciembre 2023|Fuente: Prensa Latina |Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

deterioro cognitivo1La fibrilación auricular (FA) se asoció con un aumento del 45 % en el riesgo de deterioro cognitivo leve.

Aspectos destacados

¿Cuál es la cuestión clínica que se aborda?
Investigamos el riesgo de deterioro cognitivo leve después del diagnóstico de FA en el Reino Unido.

¿Cuál es el principal hallazgo?

Nuestro estudio mostró que la fibrilación auricular (FA) se asoció con un aumento del 45 % en el riesgo de deterioro cognitivo leve y que los factores de riesgo cardiovascular y la multicomorbilidad parecen asociarse con este resultado.

Introducción

El deterioro cognitivo leve (DCL) es una etapa temprana del deterioro de la función cognitiva que es mayor que el observado en el envejecimiento saludable, pero de gravedad insuficiente para cumplir los criterios de demencia. Las causas del deterioro cognitivo leve son heterogéneas y, si bien el deterioro cognitivo leve puede ser reversible en algunos individuos, puede reflejar procesos patológicos tempranos asociados a la demencia, con una tasa de conversión anual de ≈20 %.

Los factores asociados con el desarrollo o la protección contra el deterioro cognitivo leve en pacientes con fibrilación auricular (FA) y el posterior desarrollo de demencia no se han dilucidado completamente.

Investigamos la asociación de la FA con el deterioro cognitivo leve y la demencia posterior utilizando datos de registros médicos electrónicos primarios (EHR) del Reino Unido recopilados de forma rutinaria.

Utilizamos la historia clínica electrónica (HCE) vinculada con sede en el Reino Unido de 4,3 millones de personas entre el 1 de enero de 1998 y el 31 de mayo de 2016. Se incluyeron todas las personas con FA incidente y la fecha índice se definió como la fecha del primer diagnóstico de FA registrado.

Para cada caso, seleccionamos al azar a 1 individuo libre de FA como control de la cohorte del estudio que fue emparejado con el sexo y la edad en el momento del diagnóstico del individuo con FA incidente.

La FA se definió como I48 de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades, 10.ª revisión (CIE-10) y los términos correspondientes de la versión 2 de lectura del Clinical Practice Research Datalink.

El resultado primario del estudio fue la incidencia de deterioro cognitivo leve, definido como los códigos ICD-10 G31.8 y F06.7 y los términos de lectura correspondientes.

El seguimiento cesó con la muerte, el fin del registro en la práctica, el cese de la contribución de datos al CPRD o el final del período de estudio.

Estudiamos la asociación entre la fibrilación auricular (FA) y el deterioro cognitivo leve (DCL)  en subgrupos relevantes, incluida la edad en el momento del diagnóstico de FA, el sexo, las categorías socioeconómicas, el accidente cerebrovascular y el tratamiento con digoxina, anticoagulantes orales y tratamiento con amiodarona.
Investigamos la asociación entre FA y DCL en el modelo de riesgos proporcionales de Cox controlado por riesgo competitivo. Los acontecimientos contradictorios (p. ej., la muerte) se trataron como observaciones censuradas. Se realizó un ajuste por edad, sexo, año calendario al ingresar al estudio, nivel socioeconómico, tabaquismo, hipertensión, diabetes, obesidad, hipercolesterolemia, pérdida de audición, enfermedad de la tiroides, depresión, enfermedad cardíaca aterosclerótica, enfermedad arterial periférica, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular, cáncer, enfermedad renal crónica, enfermedad hepática y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Aplicamos el mismo método para estudiar la incidencia posterior de demencia en los participantes que desarrollaron DCL.

Analizamos datos de 4 309 245 personas elegibles en el Reino Unido e identificamos 233 833 (5,4 %) personas con FA incidente y un total de 233 747 sin FA. La edad media fue de 74,2 años tanto en pacientes con FA como en pacientes sin FA.

Durante una mediana de 5,3 años de seguimiento, hubo un total de 4 269 casos incidentes de deterioro cognitivo leve tanto en pacientes con FA como sin FA. Las personas con FA tenían un mayor riesgo de DCL que las personas sin FA, con un HR ajustado de 1,45 (IC del 95 %: 1,35-1,56).

Además de la FA, factores de riesgo como la edad avanzada, el sexo femenino, la mayor privación socioeconómica, los antecedentes clínicos de depresión, los accidentes cerebrovasculares y la multimorbilidad se asociaron con un mayor riesgo de DCL (cociente de riesgo que oscila entre 1,08 (edad en años) y 1,44 (antecedentes de depresión al inicio del estudio), todos P < 0,001).

Figura 1 Población de estudio y factores de riesgo de incidencia de demencia tras un diagnóstico de deterioro cognitivo leve. (Izquierda) Características de los participantes con FA y controles emparejados por edad y sexo; (derecha) FC ajustada asociada con cada factor de riesgo para la incidencia de demencia después del diagnóstico de deterioro cognitivo leve. FA = fibrilación auricular; EPOC = enfermedad pulmonar obstructiva crónica; IMD = Índice de Privaciones Múltiples.

Los análisis mostraron resultados similares en la población estratificada por edad en el momento del diagnóstico de FA, sexo, privación socioeconómica e historial de accidente cerebrovascular. Los pacientes con FA incidente que recibieron tratamiento con digoxina no experimentaron un mayor riesgo de deterioro cognitivo leve (HR: 0,97; IC del 95 %: 0,53-1,78).

De manera similar, mientras que el riesgo de DCL fue mayor en los pacientes con FA que no recibieron tratamiento con anticoagulantes orales y tratamiento con amiodarona, los pacientes con FA que recibieron tratamiento con anticoagulantes orales y tratamiento con amiodarona no tuvieron riesgo de DCL.

Entre las personas que desarrollaron deterioro cognitivo leve, hubo 1.117 diagnósticos de demencia durante o después del diagnóstico de deterioro cognitivo leve durante el período de estudio. Las personas con FA también se asociaron con un mayor riesgo de demencia entre aquellos que desarrollaron DCL (HR con ajuste múltiple: 1,25 (IC del 95 %: 1,09-1,42). Los factores de riesgo asociados con el riesgo posterior de demencia fueron el sexo, el tabaquismo, el asma, la enfermedad renal crónica, y multicomorbilidad.

Nuestro estudio demostró que la FA se asoció con un aumento del 45 % en el riesgo de DCL en una cohorte representativa a nivel nacional del mundo real.

Los resultados mostraron que la edad, una mayor privación sociodemográfica y la historia clínica de accidente cerebrovascular se asociaron con un mayor riesgo de deterioro cognitivo leve, pero no modificaron la asociación entre FA y deterioro cognitivo leve. Tanto la FA como el deterioro cognitivo leve se diagnosticaron con frecuencia en personas mayores de 74 años cuando había multicomorbilidad, y encontramos que la diabetes, la hipercolesterolemia, la depresión y la enfermedad arterial periférica también se asocian con un riesgo elevado de deterioro cognitivo leve.

La progresión del deterioro cognitivo leve a la demencia parece estar, al menos parcialmente, mediada por factores de riesgo cardiovascular y la presencia de múltiples comorbilidades. Los infartos cerebrales silenciosos son frecuentes en la población con FA y previamente se han asociado con disfunción cognitiva.

Es necesario reconocer algunas limitaciones: como ocurre con todos los estudios de historias clínicas electrónicas, la posible falta de granularidad de los datos y nivel de detalle en el conjunto de datos es una limitación potencial. También es necesario tener en cuenta el riesgo de factores de riesgo o comorbilidades no medidos. Esperamos haber minimizado este problema con una caracterización detallada de la muestra y la presentación de 16 comorbilidades frecuentemente asociadas. La falta de notificación del deterioro cognitivo, debido a la sutileza/inespecificidad de los síntomas y al uso subóptimo de las pruebas cognitivas, es un problema para la investigación en este campo, también identificado para la HCE. 5 Sin embargo, la CIE-10 se ha utilizado previamente en estudios de deterioro cognitivo leve con un rendimiento aceptable.

Finalmente, no se observó un aumento en el riesgo de deterioro cognitivo leve en personas con FA que recibían tratamiento con digoxina o amiodarona, siendo el riesgo en estos pacientes comparable al de sus pares sin FA. Sin embargo, el diseño observacional de este estudio y el intervalo de confianza muy amplio para estos subgrupos de pacientes (que representan sólo el 10%-20% de la muestra de FA) no nos permiten hacer inferencias sólidas sobre la causalidad, un posible papel protector de estos medicamentos o factores de confusión no medidos.

Nuestros hallazgos enfatizan la asociación de multicomorbilidad y factores de riesgo cardiovascular con el desarrollo de deterioro cognitivo leve por FA y la progresión a demencia en la población con FA. Estos datos respaldan la hipótesis anterior de la atención integrada de la FA (que combina anticoagulación, síntomas y manejo de la comorbilidad) como una forma de prevenir el deterioro cognitivo y la progresión a la demencia, destacando la necesidad de un ensayo clínico confirmatorio.

Ver más información:  Sheng-Chia C, Rossor M, Torralbo A, Ytsma C, Fitzpatrick NK,  Denaxas S, Providencia R. Cognitive Impairment and Dementia in Atrial Fibrillation: A Population Study of 4.3 Million Individuals. JACC: Advances[Internet,].2023[citado 26 nov 2023];2(9):100655. https://doi.org/10.1016/j.jacadv.2023.100655

27 noviembre 2023 |Fuente: IntraMed| Tomado de |Noticias médicas

(Debe de estar registrado en IntraMed)

noviembre 27, 2023 | gleidishurtado | Filed under: Demencia, Deterioro cognitivo, Riesgo a la Salud | Etiquetas: , , |

  • Noticias por fecha

    febrero 2024
    L M X J V S D
    « ene    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    26272829  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración