remolacha1Un suplemento de zumo de remolacha reduce la presión arterial y mejora la capacidad de ejercicio en personas con EPOC.

Un tratamiento de 12 semanas con un suplemento diario de zumo de remolacha para personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) redujo la presión arterial y mejoró la distancia que los pacientes podían caminar en seis minutos, según un estudio publicado en el ´European Respiratory Journal´.

La EPOC, que incluye la bronquitis crónica y el enfisema, es una enfermedad pulmonar grave que afecta a unos 400 millones de personas en todo el mundo. Provoca dificultades respiratorias y limita gravemente la capacidad de actividad física de las personas. También aumenta el riesgo de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

La nueva investigación comparó un suplemento de zumo de remolacha concentrado con alto contenido en nitratos con un placebo de zumo de remolacha con el mismo aspecto y sabor, pero sin nitratos.

El estudio fue realizado por investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido), dirigidos por el profesor Nicholas Hopkinson. «Existen algunas pruebas de que el zumo de remolacha como fuente de suplementos de nitrato podría ser utilizado por los atletas para mejorar su rendimiento, así como algunos estudios a corto plazo sobre la presión arterial», explica.

«Unos niveles más altos de nitrato en la sangre pueden aumentar la disponibilidad de óxido nítrico, una sustancia química que ayuda a relajar los vasos sanguíneos –prosigue–. También aumenta la eficacia de los músculos, lo que significa que necesitan menos oxígeno para realizar el mismo trabajo».

En el nuevo estudio participaron 81 personas con EPOC que recibían tratamiento en el Hospital Royal Brompton de Londres (Reino Unido) y cuya presión arterial sistólica era superior a 130 milímetros de mercurio (mmHg). La presión arterial sistólica es el nivel más alto que alcanza la tensión arterial cuando late el corazón, y el intervalo ideal oscila entre 90 y 120 mmHg. Además de controlar la tensión arterial de los pacientes, los investigadores evaluaron la distancia que podían caminar en seis minutos al principio y al final del estudio.

Los participantes fueron asignados aleatoriamente a recibir durante 12 meses el suplemento de remolacha rico en nitratos (70 mililitros de zumo de remolacha concentrado que contenían 400 miligramos de nitrato una vez al día) o el placebo.

Los investigadores descubrieron que los que tomaron el suplemento rico en nitratos experimentaron una reducción media de la presión arterial sistólica de 4,5 mmHg en comparación con los que tomaron el placebo. También se observó un aumento medio de unos 30 metros en la distancia que los pacientes podían caminar en seis minutos en el caso de los que tomaban el zumo de remolacha rico en nitratos.

Según el profesor Hopkinson, «al final del estudio, comprobamos que la presión arterial de las personas que tomaban la bebida de zumo de remolacha rica en nitratos era más baja y sus vasos sanguíneos se volvían menos rígidos. El zumo también aumentó la distancia que las personas con EPOC podían caminar en seis minutos en comparación con el placebo».

«Se trata de uno de los estudios de mayor duración realizados hasta ahora en este campo –resalta–. Los resultados son muy prometedores, pero deberán confirmarse en estudios más amplios y a más largo plazo.»

El profesor Apostolos Bossios, del Instituto Karolinska y el Hospital Universitario Karolinska de Estocolmo (Suecia), que dirige la asamblea de enfermedades de las vías respiratorias de la Sociedad Respiratoria Europea y no participó en la investigación, recuerda que «la EPOC no tiene cura, por lo que existe una necesidad acuciante de ayudar a los pacientes a vivir lo mejor posible con esta enfermedad y reducir su riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares».

«En general, los pacientes que participaron en este ensayo consideraron aceptable el suplemento de zumo de remolacha y observaron beneficios en la presión arterial y la movilidad –indica–. Esto sugiere que pueden notar mejoras en la vida cotidiana y que deberían tener un menor riesgo de cardiopatía e ictus, pero tendremos que estudiar a los pacientes durante más tiempo para confirmar si es así».

Ver artículo: Webb AJ. Every beet you take: lowering systolic blood pressure and improving vascular function/exercise capacity via the dietary nitrate–nitrite–NO pathway in patients with COPD. European Respiratory Journal[Internet]. 2024[citado 2 mar 2024] 2302238. DOI: 10.1183/13993003.02238-2023

20 diciembre 2023| IMMédico| Tomado de | Noticia

Un grupo de investigadores de Costa Rica, Colombia, México y España sintetizó la evidencia existente acerca de los papeles del ejercicio y la microbiota intestinal en la neurodegeneración y encontró lo siguiente:[1]

  • La microbiota intestinal afecta los cambios metabólicos en enfermedades neurológicas, mientras que el ejercicio beneficia la salud cerebral y la función cognitiva, posiblemente retrasando trastornos neurológicos graves.

ejercicio degeneratico1¿Por qué es importante este estudio?

A pesar de la asignación de recursos significativos para estudiar la influencia de la relación entre el ejercicio y la microbiota intestinal en enfermedades neurológicas, aún persiste incertidumbre en cuanto a la conexión específica entre la microbiota intestinal y el ejercicio en el contexto de la salud cerebral. El propósito de este estudio fue aclarar esta interacción y promover un enfoque integral en la atención médica.

Metodología

Se realizó una revisión narrativa que abarcó el periodo de 2013 a 2023.

Resultados principales

  • El ejercicio físico reduce la inflamación y mejora la respuesta inmune. Al hacer ejercicio se producen exerquinas, que mejoran la salud cardiovascular, el metabolismo, la respuesta inmunológica y el bienestar neurológico. Además, se aumenta la producción de interleucinas antiinflamatorias (p. ej, interleucina-10) y se reduce la producción de interleucinas proinflamatorias (p. ej., interleucina-6), disminuyendo así la inflamación en el cuerpo y mejorando la respuesta inmunológica.
  • El ejercicio físico modula la microbiota intestinal a través del lactato, influyendo en la diversidad y composición bacteriana. La actividad física regular aumenta firmicutes y actinobacteria, junto con bacterias productoras de butirato y enzimas antioxidantes, mientras reduce las bacterias proinflamatorias promoviendo la salud intestinal. Estos beneficios se extienden a personas con enfermedades crónicas, disminuyendo la inflamación sistémica y los síntomas de la enfermedad.

El ejercicio puede aumentar la expresión de transportadores de lactato en el músculo y el intestino mejorando la absorción de productos metabólicos beneficiosos, como los ácidos grasos de cadena corta producidos por las bacterias intestinales.

El ejercicio físico como neuromodulador: el entrenamiento de resistencia aumenta las endorfinas y endocannabinoides, reduciendo ansiedad, trastornos del sueño y depresión, mientras que eleva los niveles de serotonina y dopamina, mejorando la cognición y retrasando respuestas neurodegenerativas. El ejercicio cardiovascular mejora las habilidades cognitivas y neurológicas en adultos sanos y con limitaciones cognitivas.

  • El papel de la microbiota en el deterioro cognitivo: se ha encontrado una correlación entre la desregulación de la microbiota intestinal y diversos trastornos neurodegenerativos, como enfermedad de Parkinsonenfermedad de Alzheimer y esclerosis múltiple.
  • El ejercicio físico tiene lugar en los síntomas motores, el equilibrio y la calidad de vida en pacientes con enfermedad de Parkinson. A la par, en Alzheimer resulta benéfico en deterioro neurocognitivo leve y el ejercicio cardiovascular puede r
  • educir prevalencia, morbilidad y mortalidad y disminuir la velocidad de deterioro cognitivo. A largo plazo los programas de ejercicio pueden prevenir los factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer, mejorar el flujo sanguíneo, aumentar el volumen del hipocampo y mejorar la neurogénesis. En la esclerosis múltiple se han utilizado diversas modalidades de ejercicio (p. ej., cardiovascular, de fuerza y de intervalos) y se ha demostrado que pueden ayudar a mitigar el deterioro en la movilidad al caminar y reducir la progresión de la enfermedad. Además el ejercicio físico puede prevenir el deterioro cognitivo, que predice la discapacidad física posterior en esclerosis múltiple. El papel del ejercicio en el tratamiento de la esclerosis lateral amiotrófica es controversial, pero cuando se implementa tempranamente en la enfermedad puede ayudar a mejorar la función motora y aumentar la independencia.
  • Limitaciones

El estudio presenta ciertas limitaciones en términos de exhaustividad y la selección de artículos al no seguir la metodología de una revisión sistemática.

Conclusiones

Se destaca la importancia de incluir estrategias multimodales que incluyan ejercicio, dieta, higiene del sueño y terapia psicológica como parte integral de las estrategias de tratamiento y gestión de enfermedades degenerativas.

Asimismo, los hallazgos resaltan la necesidad de investigaciones futuras en este campo. Además, los profesionales de la salud pueden considerar prescribir programas de ejercicio personalizados para sus pacientes, teniendo en cuenta sus necesidades y capacidades individuales.

Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

 Referencia

 Rojas-Valverde D, Bonilla DA, Gómez-Miranda LM, Calleja-Núñez JJ, Arias N, Martínez Guardado I. Examining the Interaction between Exercise, Gut Microbiota, and Neurodegeneration: Future Research Directions. Biomedicines. 2023;11(8):2267. Dio: 10.3390/biomedicines11082267. PMID: 37626763.

https://www.mdpi.com/2227-9059/11/8/2267

11/09/2023

Fuente:( Medscape,com) Tomado de  Noticias y Perspectivas     Copyright © 1994-2023 by WebMD 

La pandemia de la covid también ha pasado su factura a los niños y adolescentes españoles. Los menores entre 8 y 16 años son ahora más infelices y un tercio de ellos tiene sobrepeso. Así se desprende del Estudio PASOS 2022 de la Gasol Foundation, cuyos datos preliminares acaba de presentar este experto en salud pública y doctor en biomedicina, que ha sido su investigador principal. Read more

Una investigación de la Universidad Politécnica de Madrid y el Hospital Universitario de Torrejón establece que la práctica de ejercicio físico moderado por parte de la madre mejora la respuesta del corazón del feto y favorece una mejor recuperación del peso tras el parto. Read more

octubre 26, 2022 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Ginecología y Obstetricia, Investigaciones, Salud materno-infantil | Etiquetas: , , , , |

Un estudio analiza una molécula que se libera con el ejercicio y suprime el apetito en ratones; ayudará a entender el proceso fisiológico de la interacción de ejercicio y hambre. Read more

junio 24, 2022 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Endocrinología, Endocrinopatías, Farmacología, Fisiología, Investigaciones | Etiquetas: , , , , , |

Los niños asmáticos tienen menos probabilidades de responder a la medicación con esteroides inhalados si tienen sobrepeso u obesidad, lo que provoca ataques de asma más frecuentes, según una investigación presentada en el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea. Read more

  • Noticias por fecha

    marzo 2024
    L M X J V S D
    « feb    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración