animal de marGrandes cosas pueden venir en paquetes pequeños, aunque un poco repulsivos. Científicos de Filipinas han detallado ahora los secretos moleculares de Stichopus cf. horrens, una especie de pepino de mar que tiene más que un parecido algo repulsivo. Sus hallazgos indican que estos animales contienen varios compuestos que podrían tener posibles beneficios médicos en humanos, incluidos agentes anticancerígenos.

Horrens es un pepino de mar nativo del Sudeste Asiático que es bien conocido tanto por los investigadores marinos como por los lugareños por sus características únicas. Estos invertebrados se desprenden rápidamente de su superficie externa cuando algo los toca, como mecanismo de defensa, por ejemplo. Al igual que otros pepinos de mar, también son altamente apreciados y vendidos en algunos países, como alimento o medicina tradicional.

A pesar de su popularidad, estos pepinos de mar no han sido estudiados tan de cerca como otras especies, particularmente en lo que respecta a su metabolómica: la suma total de la composición química de un animal, incluidos sus subproductos metabólicos. La autora del estudio, Eizadora Yu, y sus colegas se asociaron con otros investigadores del Instituto de Ciencias Marinas, parte de la Universidad de Filipinas, para hacer precisamente eso.

“Lo que hicimos en este estudio fue identificar los compuestos encontrados en la pared del cuerpo y las vísceras (órganos internos) de S. horrens. En un análisis básico de la S. horrens metaboloma”, le dijo Yu a Gizmodo en un correo electrónico. “Lo que encontramos es que S. horrens contiene muchos compuestos bioactivos que han sido informados previamente por otros investigadores”.

Se cree que algunos de estos compuestos reportados tienen actividad anticancerígena; otros podrían estimular el crecimiento de neuritas (las proyecciones que se extienden desde una neurona y la ayudan a comunicarse con otras células cerebrales). El equipo también descubrió muchos compuestos previamente no documentados que podrían tener todo tipo de usos.

Los hallazgos se han publicado el pasado miércoles en la revista PLOS-One, no significa que la gente deba apresurarse a almacenar cargas de S. horrens para tratar su cáncer. Incluso si estos compuestos tienen legítimamente propiedades anticancerígenas, existen muchas sustancias químicas que pueden matar las células del cáncer en un tubo de ensayo, pero finalmente se sabe que son demasiado ineficaces o peligrosas para usarlas en seres humanos vivos.

Pero esta investigación significa que los científicos ahora pueden comenzar a extraer y purificar estos compuestos de S. horrens para estudiarlos y averiguarlo con seguridad, dice Yu. Algunos de los autores del equipo ya han estado trabajando en formas de hacer crecer estos pepinos fuera de la naturaleza, lo que debería garantizar un suministro sostenible de ellos para futuras investigaciones. Otros investigadores de su equipo están comenzando a estudiar compuestos que tal vez no tengan ninguna aplicación práctica para los humanos, pero que podrían explicar cómo el pepino se defiende de los depredadores.

Ver más información:  Torreno VPM, Molino RJEJ, Junio HA, Yu ET. Comprehensive metabolomics of Philippine Stichopus cf. horrens reveals diverse classes of valuable small molecules for biomedical applications. PLoS ONE[Internet].2023[citado 7 dic 2023]; 18(12): e0294535. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0294535

8 diciembre 2023| Fuente:  Gizmodo | Tomado de | Ciencia

virus viruela del monoNuevas pruebas sugieren que el virus estaba evolucionando y propagándose entre las personas mucho antes de que se convirtiera en una epidemia global en 2022.

Una nueva investigación puede cambiar la narrativa sobre cómo la mpox, antes conocida como viruela de los monos, se ha convertido en un problema humano. Los investigadores encontraron evidencia que del virus han estado circulando entre humanos desde al menos 2016, años antes de que causara una epidemia global sorpresa en 2022. Aunque se informó los casos de la enfermedad viral se han ralentizado considerablemente desde entonces, los hallazgos sugieren que será incluso más difícil de lo esperado erradicar la enfermedad completamente.

Primero nos dimos cuenta de viruela del simio en la década de 1950, cuando causó un brote aislado entre monos de laboratorio que habían sido transportados desde África a Dinamarca. En la década de 1970, Se documentaron los primeros casos humanos conocidos. El virus de la viruela del mono es un pariente cercano de la viruela y, al igual que el virus extinto, la infección tiende a causar erupciones cutáneas y enfermedades similares a la gripe en sus víctimas.

La viruela del mono, ahora llamada oficialmente mox, ha sido considerada durante mucho tiempo una enfermedad zoonótica, una que se propaga principalmente de animales (probablemente roedores, no monos) a humanos y rara vez se transmite entre personas. Pero esa percepción cambió a principios de 2022, cuando el virus comenzó a causar brotes generalizados de persona a persona fuera de África.

Estos brotes abarcados En todo el mundo, con más de 90.000 casos en 115 países documentados desde enero de 2022. El virus se puede propagar a través de cualquier tipo de contacto directo. pero estos casos se han transmitido en gran medida sexualmente entre hombres homosexuales y bisexuales. Afortunadamente, las cepas que se propagaron ampliamente pertenecían a clados menos fatales del virus, aunque ha habido al menos 157 muertes atribuidas a la epidemia.

Todavía no está claro exactamente cómo la mpox logró liberarse de sus confines conocidos y propagarse por todo el mundo. Pero un equipo de investigadores del La Universidad de Edimburgo y otros lugares dicen que han podido descubrir uno de los aspectos importantes detrás de su surgimiento: su reciente evolución. viaje antes de 2022.

Al igual que estudios anteriores, los investigadores descubrieron que las primeras cepas epidémicas de viruela del mono en 2022 pertenecen al mismo linaje de cepas documentadas en 2018. que se originó en Nigeria, una de las áreas de África donde la transmisión zoonótica de la enfermedad es endémica. Pero estas cepas posteriores tienen muchas de diferencias genéticas en la versión 2018. Una posible explicación a esta divergencia es que, entre esos años, uno o más de estas cepas mutaron rápidamente dentro de los humanos y estas mutaciones permitieron que el virus se adaptara y se propagara más fácilmente entre las personas a partir de entonces.

Sin embargo, según los autores del estudio, este escenario no tiene mucho sentido, según lo que sabemos sobre la tasa de evolución de otros, virus similares. El equipo identificó que casi todas estas mutaciones afectaron la forma en que el virus respondería a una enzima antiviral que nuestras células producen llamado APOBEC3. Argumentan que estos cambios son en realidad el resultado de que el virus se adapta gradualmente a nosotros, lo que sugiere que la transmisión humana sostenida de mpox ha estado sucediendo por mucho más tiempo del que pensábamos. Al utilizar estas mutaciones relacionadas con APOBEC3 como una ventana al pasado, los investigadores Ahora estimamos que algunas cepas de mpox se han estado propagando entre los humanos desde al menos 2016.

“Estas observaciones de transmisión sostenida de MPXV presentan un cambio fundamental hacia el paradigma percibido de la epidemiología de MPXV como una zoonosis”, escribió el equipo en su papel, publicado jueves en Ciencias.

Los hallazgos, suponiendo que estén validados por otras investigaciones, no deberían simplemente cambiar nuestra forma de pensar sobre el pasado de mpox, sino también sobre su futuro. dicen los autores. Todavía existen otros linajes del virus, por lo que es posible que también se estén propagando o algún día propagarse entre humanos. Y aunque la epidemia actual se ha calmado sustancialmente, gracias en parte a las campañas de vacunación y concientización en comunidades de alto riesgo, está no ido.

Para deshacerse realmente de la mox se requerirá mucha más vigilancia de la que se practica actualmente, afirman los autores.

“Es fundamental que la salud pública mundial proporcione casos de MPXV en países que históricamente se consideran que tienen igual atención y preocupación para las especies endémicas de reservorios. a personas en otros lugares», escribieron. «La vigilancia debe ser global si se quiere eliminar el MPXV de la población humana y luego prevenirlo. de resurgir».

Referencia

Ótoole A, Neher R, Ndodo N, Borges V, Gannon B, Gomes JP, et al. APOBEC3 deaminase editing in mpox virus as evidence for sustained human transmission since at least 2016. Sicence[Internet]. 2023[citado 4 nov 2023];3;382(6670):595-600. doi: 10.1126/science.adg8116.

6 noviembre 2023 | Fuente: GIZMODO| Tomado de Ciencia

noviembre 6, 2023 | gleidishurtado | Filed under: Enfermedades infecciosas | Etiquetas: , , , , , |

murcielago2Los murciélagos tienen una capacidad extraordinaria para evitar el cáncer y controlar infecciones, y los investigadores ahora creen que podrían saber por qué.

Adaptaciones genéticas específicas causadas por la rápida evolución han hecho que los murciélagos sean extremadamente resistentes al cáncer, informan los investigadores en la edición del 20 de septiembre de la revista Genome Biology and Evolution.

«Al generar estos nuevos genomas de murciélagos y compararlos con otros mamíferos, seguimos encontrando nuevas adaptaciones extraordinarias en genes antivirales y anticancerígenos», afirmó el autor principal Armin Scheben, investigador postdoctoral en el Laboratorio Cold Spring Harbor en Woodbury, Nueva York.

«Estas investigaciones son el primer paso para traducir la investigación sobre la biología única de los murciélagos en conocimientos relevantes para comprender y tratar el envejecimiento y las enfermedades, como el cáncer, en humanos», afirmó Scheben en un comunicado de prensa de la revista.

Los murciélagos son excepcionales entre los mamíferos, dijeron los investigadores en las notas de respaldo. No sólo pueden volar, sino que también tienen una larga vida, bajas tasas de cáncer y sistemas inmunológicos robustos.

De hecho, sus sistemas inmunológicos son una de las razones por las que los murciélagos tienden a servir como vector viral de enfermedades como el virus COVID, dijeron los investigadores. Debido a que pueden tolerar infecciones, sirven como anfitriones perfectos para la propagación de virus.

Para este estudio, los investigadores secuenciaron los genomas de dos especies de murciélagos: el murciélago frugívoro de Jamaica y el murciélago bigotudo mesoamericano. Luego llevaron a cabo un análisis genómico comparativo integral con una colección diversa de murciélagos y otros mamíferos.

Su análisis genético reveló adaptaciones específicas en seis proteínas relacionadas con la reparación del ADN y 46 proteínas supresoras del cáncer en murciélagos.

Además, los investigadores encontraron que los murciélagos tenían el doble de estos genes relacionados con el cáncer en comparación con otros mamíferos.

Estas características hacen de los murciélagos un animal interesante para investigar, porque pueden tener implicaciones para la salud humana, dijeron los investigadores.

Los investigadores podrían prevenir los saltos de enfermedades entre especies de animales a personas si comprenden mejor los mecanismos del sistema inmunológico de los murciélagos.

Los análisis genéticos comparativos de los murciélagos con otros mamíferos más susceptibles al cáncer también podrían eventualmente arrojar nueva información sobre las causas del cáncer y los vínculos entre el cáncer y la inmunidad.

Referencia

Scheben A, Mendivil Ramos O, Krame Mr, Goodwin S, Oppenhei S, Becker DJ, et al.  Long-Read Sequencing Reveals Rapid Evolution of Immunity- and Cancer-Related Genes in Bats. Genome Biology and Evolution. 2023; Volume 15, Issue 9 https://doi.org/10.1093/gbe/evad148

https://academic.oup.com/gbe/article/15/9/evad148/7259420?login=true

20/09/2023

Fuente: (HealthDay)     Tomado   Cáncer Condiciones  Salud General     

Es una línea de investigación en la aún lejana posibilidad de generar órganos humanos en otros animales para trasplantes.

RIÓNUn equipo de científicos desarrolló, por primera vez, embriones de cerdo cuyos riñones contenían un-50–60 % de células humanas y que, tras 28 días de gestación en ese animal, mostraban una estructura normal para su fase de desarrollo.

Los llamados embriones quimera contienen células de dos especies, en este caso de humano y cerdo, y es una línea de investigación en la aún lejana posibilidad de generar órganos humanos en otros animales para trasplantes.

Investigadores chinos publican estos resultados en la revista Cell Stem Cell, la cual señala que es la primera vez que se logra cultivar un “órgano sólido humanizado” en otra especie, aunque sí se han usado métodos similares para generar tejidos humanos como sangre o músculo esquelético en cerdos.

El equipo, encabezado por los Institutos de Biomedicina y Salud de Guangzhou (China), creó con éxito esos embriones quiméricos y los transfirió a cerdas, donde los riñones humanizados en desarrollo presentaban una estructura y una formación de túbulos normales al cabo de 28 días.

Los embriones quimera contienen células de dos especies, en este caso de humano y cerdo

Los investigadores se centraron en los riñones porque son uno de los primeros órganos en desarrollarse y también son los más trasplantados en medicina humana.

Hasta ahora se habían producido órganos de rata en ratones y viceversa, pero los intentos de cultivar órganos humanos en cerdos no habían tenido éxito.

El equipo chino probó un enfoque que mejora la integración de las células humanas, explicó a la revista Liangxue La, coordinador del estudio.

El primer paso fue crear un “nicho” dentro del embrión porcino para que las células humanas no tuvieran que competir con las de cerdo.

Para ello, usaron la herramienta de edición genética CRISPR, con la que diseñaron un embrión unicelular porcino al que le faltaban dos genes necesarios para el desarrollo renal.

Después, diseñaron células madre pluripotentes humanas (que tienen el potencial de convertirse en cualquier tipo de célula) para hacerlas más susceptibles a la integración.

Antes de implantar los embriones en desarrollo a las cerdas, los investigadores cultivaron las quimeras en condiciones optimizadas para proporcionar nutrientes y señales únicas tanto a las células humanas como a las porcinas, ya que suelen tener necesidades dispares.

Los investigadores transfirieron 1 820 embriones a 13 animales y al cabo de un periodo de entre 25 o 28 días, interrumpieron la gestación y extrajeron los embriones para evaluar si las quimeras habían logrado producir riñones humanizados.

Se analizaron cinco embriones quiméricos (dos de 25 días de implantación y tres de 28 días) en los que los riñones humanizados eran “estructuralmente normales para su fase de desarrollo y estaban compuestos por un 50-60 % de células humanas”, agrega la nota.

“Si se crea un nicho en el embrión porcino, las células humanas van a parar de forma natural a esos espacios»

Los riñones estaban en la etapa de mesonefros (la segunda etapa del desarrollo renal); habían formado túbulos y brotes de células que eventualmente se convertirían en uréteres que conectarían el riñón con la vejiga.

El equipo investigó además si había células humanas en otros tejidos de los embriones, lo que podría tener implicaciones éticas, sobre todo si se encontraban abundantes células humanas en tejidos neurales o de la línea germinal y los cerdos llegaran a término.

Sin embargo, las células humanas se localizaban, sobre todo, en los riñones, mientras que el resto del embrión estaba compuesto por células porcinas.

“Si se crea un nicho en el embrión porcino, las células humanas van a parar de forma natural a esos espacios», explicó el autor principal, Zhen Dai, del Instituto de Biomedicina y Salud de Guangzhou.

El investigador aseguró que vieron “muy pocas” células neuronales humanas en el cerebro y la médula espinal y “ninguna” en la cresta genital, lo que indica que “las células madre pluripotentes humanas no se diferenciaron en células germinales”.

Este trabajo aporta “avances importantes en una de las vías que más interés ha suscitado a lo largo de los últimos años” para desarrollar un modelo de producción de órganos aptos para trasplante mediante el uso de cerdos como animal vehicular, en opinión del nefrólogo español Rafael Matesanz, ajeno al estudio.

El creador de la Organización Nacional de Trasplantes, citado por Science Media Centre (una plataforma que ofrece fuentes científicas a los periodistas), recordó las investigaciones pioneras del científico español Juan Carlos Izpisúa, que demostró la posibilidad de hibridación entre dos especies.

El equipo de investigadores chinos quiere ahora permitir que los riñones humanizados se desarrollen durante más tiempo y trabajan para generar otros órganos humanos en cerdos, como el corazón y el páncreas.

Aunque el objetivo a largo plazo es optimizar esta tecnología para el trasplante de órganos humanos, el equipo reconoce que el trabajo será complejo y podría llevar muchos años.

Cultivar un órgano humanizado plenamente funcional en un cerdo requeriría algunos pasos adicionales porque los órganos se componen de múltiples tipos de células y tejidos.

En este estudio, los investigadores crearon un nicho solo para un subconjunto de células, lo que significa que los riñones tenían células vasculares derivadas de cerdos, y esto podría provocar el rechazo del órgano si se utilizaran en un escenario de trasplante, por lo que aún hace falta mucha investigación.

Por el momento, esta tecnología, según el también firmante Miguel Esteban del Instituto de Biomedicina y Salud de Guangzhou, “proporciona una ventana para estudiar el desarrollo humano» y las enfermedades del desarrollo.

Referencia

Wang J,  Xie W, Li N,  Li W, Zhishuai Zhang Z, et al. Generation of a humanized mesonephros in pigs from induced pluripotent stem cells via embryo complementation. Cell Stem Cell 30, 1235–1245 September 7, 2023. https://doi.org/10.1016/j.stem.2023.08.003

https://www.cell.com/cell-stem-cell/fulltext/S1934-5909(23)00286-2

07/09/2023

Fuente: (huffpost). Salud Ciencias   ​PRISA MEDIA, S.A.U. Todos los derechos reservados.

septiembre 9, 2023 | gleidishurtado | Filed under: Ciencia, Embriología | Etiquetas: , , , , , , |

Investigadores dirigidos por Hiroshi Ohno en el Centro RIKEN de Ciencias Médicas Integrativas (IMS) en Japón han descubierto un tipo de bacteria intestinal que podría ayudar a mejorar la resistencia a la insulina y, por tanto, proteger contra el desarrollo de la obesidad y la diabetes tipo 2. El estudio, publicado el 30 de agosto en la revista científica Nature, implicó un análisis genético y metabólico de microbiomas fecales humanos y luego corroboró experimentos en ratones obesos.

microbiota intestinal1La resistencia a la insulina es la fisiopatología principal que subyace al síndrome metabólico y a la diabetes tipo 2. Estudios metagenómicos anteriores han descrito las características de la microbiota intestinal y su papel en la metabolización de los principales nutrientes en la resistencia a la insulina. En particular, se ha propuesto que el metabolismo de los carbohidratos de los comensales contribuye con hasta el 10 % de la extracción total de energía del huésped desempeñando así un papel en la patogénesis de la obesidad y la prediabetes. Sin embargo, el mecanismo subyacente sigue sin estar claro. Aquí investigamos esta relación utilizando una estrategia multiómica integral en humanos.

Combinamos la metabolómica fecal con la metagenómica, la metabolómica del huésped y los datos de transcriptómica para perfilar la participación del microbioma en la resistencia a la insulina. Estos datos revelan que los carbohidratos fecales, particularmente los monosacáridos accesibles al huésped, aumentan en individuos con resistencia a la insulina y están asociados con el metabolismo microbiano de los carbohidratos y las citocinas inflamatorias del huésped. Identificamos bacterias intestinales asociadas con la resistencia a la insulina y la sensibilidad a la insulina que muestran un patrón distinto de metabolismo de los carbohidratos y demostramos que las bacterias asociadas con la sensibilidad a la insulina mejoran los fenotipos de resistencia a la insulina del huésped en un modelo de ratón. Nuestro estudio, que proporciona una visión integral de las relaciones huésped-microorganismo en la resistencia a la insulina, revela el impacto del metabolismo de los carbohidratos en la microbiota, lo que sugiere un posible objetivo terapéutico para mejorar la resistencia a la insulina.

Comentarios

La insulina es una hormona liberada por el páncreas en respuesta al azúcar en sangre. Normalmente, ayuda a que la glucosa llegue a los músculos y al hígado para que puedan utilizar la energía. Cuando alguien desarrolla resistencia a la insulina, significa que la insulina no puede hacer su trabajo y, como resultado, permanece más azúcar en la sangre y el páncreas continúa produciendo más insulina. La resistencia a la insulina puede provocar obesidad, prediabetes y diabetes tipo 2 en toda regla.

Nuestros intestinos contienen billones de bacterias, muchas de las cuales descomponen los carbohidratos que comemos cuando, de otro modo, no serían digeridos. Si bien muchos han propuesto que este fenómeno está relacionado con la obesidad y la prediabetes, los hechos aún no están claros porque hay muchas bacterias diferentes y faltan datos metabólicos. Ohno y su equipo en RIKEN IMS abordaron esta carencia con su estudio integral y, en el proceso, descubrieron un tipo de bacteria que podría ayudar a reducir la resistencia a la insulina.

En primer lugar, examinaron tantos metabolitos como pudieron detectar en las heces proporcionadas por más de 300 adultos en sus controles médicos habituales. Compararon este metaboloma con los niveles de resistencia a la insulina obtenidos de las mismas personas. «Descubrimos que una mayor resistencia a la insulina se asociaba con un exceso de carbohidratos en la materia fecal», dice Ohno, «especialmente monosacáridos como glucosa, fructosa, galactosa y manosa».

A continuación, caracterizaron la microbiota intestinal de los participantes del estudio y su relación con la resistencia a la insulina y los carbohidratos fecales. Los intestinos de las personas con mayor resistencia a la insulina contenían más bacterias del orden taxonómico Lachnospiraceae que de otros órdenes. Además, los microbiomas que incluían Lachnospiraceae se asociaron con un exceso de carbohidratos fecales. Así, una microbiota intestinal dominada por Lachnospiraceae se relacionó tanto con la resistencia a la insulina como con las heces con exceso de monosacáridos. Al mismo tiempo, la resistencia a la insulina y los niveles de monosacáridos fueron más bajos en los participantes cuyos intestinos contenían más bacterias de tipo Bacteroidales que otros tipos.

Luego, el equipo se propuso observar el efecto directo de las bacterias sobre el metabolismo en cultivos y luego en ratones. En cultivo, las bacterias Bacteroidales consumieron los mismos tipos de monosacáridos que se encontraron en las heces de personas con alta resistencia a la insulina, siendo la especie Alistipes indistinctus la que consumió la mayor variedad. En ratones obesos, el equipo observó cómo el tratamiento con diferentes bacterias afectaba los niveles de azúcar en sangre. Descubrieron que A. indistinctus reducía el azúcar en sangre y reducía la resistencia a la insulina y la cantidad de carbohidratos disponibles para los ratones.

Estos resultados fueron compatibles con los hallazgos de pacientes humanos y tienen implicaciones para el diagnóstico y el tratamiento. Como explica Ohno, “debido a su asociación con la resistencia a la insulina, la presencia de la bacteria intestinal Lachnospiraceae podría ser un buen biomarcador de la prediabetes. Asimismo, el tratamiento con probióticos que contienen A. indistinctus podría mejorar la intolerancia a la glucosa en personas con prediabetes”.

Aunque la mayoría de los probióticos de venta libre actualmente no contienen las bacterias identificadas en este estudio, Ohno recomienda precaución en caso de que estén disponibles. «Estos hallazgos deben verificarse en ensayos clínicos en humanos antes de que podamos recomendar cualquier probiótico como tratamiento para la resistencia a la insulina».

Referencia. Takeuchi T, Kubota T, Nakanishi Y, Tsugawa Y, Suda W, Jun Kwon AT, et al. Gut microbial carbohydrate metabolism contributes to insulin resistance. Nature (2023). https://doi.org/10.1038/s41586-023-06466-x   https://www.nature.com/articles/s41586-023-06466-x

03/09/2023(IntraMed) Tomado-Noticias médicas Copyright 1997-2023

gusano mujerEl hallazgo del gusano, que suele afectar a serpientes y pitones, se trata del primer caso documentado en humanos. La paciente tuvo diarrea, depresión y pérdida de memoria, pero mejoró desde la extracción del parásito.

Un equipo de médicos ha extraído exitosa y sorpresivamente un gusano parasitario vivo de 8 centímetros desde el cerebro de una mujer en un hospital de Canberra, Australia, según se detalla en un estudio del inusual caso publicado recientemente por la revista Emerging Infectious Diseases.

Durante el año pasado, la neurocirujana Hari Priya Bandi estaba investigando los misteriosos síntomas de la mujer de 64 años, quien sufría de diarrea, tos seca, dolor abdominal, sudoración nocturna, pérdida de la memoria y depresión, entre otros. En conversación con DW, Bandi recordó el momento y la confusión cuando encontró el parásito.

«Usé pinzas para sujetar tumores y saqué algo que definitivamente no esperaba: un cordel lineal y serpenteante. Y el médico asistente dijo: ‘¿Es una arteria?’, porque eso es lo que parecía. Pero yo le dije: ‘No es una arteria. No estamos cerca de ninguna arteria’. Y me di cuenta de que se movía e inmediatamente dije, ‘por favor, ¡sácalo de mis pinzas!’. Así que lo pusimos rápidamente en un recipiente de patología y era un gusano que se movía vigorosamente», contó.

Causas y síntomas producidos por el gusano

La criatura encontrada en el cerebro de la mujer se trataba de una la larva de un gusano parasitario autóctono de Australia, llamado Ophidascaris robertsi, el cual normalmente se encuentra presente en serpientes o en pitones, pero que hasta ahora no se conocía ningún caso en humanos.

La neurocirujana explicó a DW que el gusano probablemente se movía por la cabeza, lo que explicaría por qué la paciente tenía síntomas tan extraños: «Al principio tenía muchos síntomas pulmonares, hepáticos y abdominales, pero a principios del año pasado empezó a tener más síntomas depresivos, no se sentía ella misma y estaba fuera de control».

Los médicos buscaban un posible tumor o cáncer

El médico infectólogo Sanjaya Senanayake, coautor de la publicación reciente, señaló que estaba de turno en el hospital en junio del año pasado, cuando le informaron sobre el caso. En un principio se pensaba que la paciente podía tener un tumor o cáncer: «Esta paciente había sido tratada por una enfermedad misteriosa que, en última instancia, pensamos que era una afección inmunológica porque no habíamos sido capaces de encontrar un parásito y, de la nada, apareció este gran bulto en la parte frontal de su cerebro», destacó Senanayake.

La mujer se encuentra mejor y recuperándose

Los neurocirujanos contaron que la paciente recuperó la consciencia tras la extracción del gusano y sin ninguna consecuencia negativa: «Estaba muy agradecida por tener una respuesta a lo que le había estado causando problemas durante tanto tiempo», declaró Bandi al medio The Canberra Times.

Luego de seis meses de observación tras la extracción del gusano, los síntomas neuropsiquiátricos de la paciente habían mejorado, pero algunos persistían. La mujer fue enviada a casa poco después de la operación con medicamentos antiparasitarios y no había vuelto al hospital desde entonces: «Ha evolucionado bien, pero obviamente, al tratarse de una nueva infección, la estamos vigilando de cerca», declaró Senanayake a la cadena de televisión Ten Network.

¿Cómo llegó el gusano a su cabeza?

Los huevos de los gusanos suelen desprenderse en los excrementos de las serpientes, que contaminan la hierba que comen los pequeños mamíferos. El ciclo vital de estos parásitos continúa cuando otras serpientes se comen a los mamíferos.

La mujer vive cerca de un hábitat de pitones alfombra (Morelia spilota) y solía recoger una vegetación autóctona llamada warrigal greens o espinaca de Nueva Zelanda (Tetragonia tetragonoides) para cocinar. Aunque no tuvo contacto directo con las serpientes, la hipótesis de los científicos es que consumió los huevos de la vegetación o de sus manos contaminadas.

 Referencia

Hossain M, Kennedy KJ, Wilson HL, Spratt D, Koehler A, Gasser RB, et al. Human Neural Larva Migrans Caused by Ophidascaris robertsi Ascarid. Emerg Infect Dis. 2023;29(9):1900-1903. https://doi.org/10.3201/eid2909.230351

https://wwwnc.cdc.gov/eid/article/29/9/23-0351_article

29 08/2023 (DW.com) Tomado – Ciencia Australia © 2023 Deutsche Welle

  • Noticias por fecha

    febrero 2024
    L M X J V S D
    « ene    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    26272829  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración