anticuerpo experimental1Una nueva investigación en monos sugiere que AT-1501 podría reducir o incluso eliminar la necesidad de medicamentos contra el rechazo de por vida. Ahora se está probando en ensayos en humanos.

Un anticuerpo fabricado en laboratorio podría algún día hacer que los trasplantes de órganos sean menos difíciles, sugiere una investigación reciente. En experimentos con primates no humanos, el anticuerpo parecía ser seguro y eficaz para prevenir el rechazo de riñones y células pancreáticas trasplantadas. Los científicos esperan que este tratamiento pueda reducir o incluso eliminar la necesidad de medicamentos contra el rechazo de por vida con ciertos tipos de trasplantes.

El anticuerpo se nombra tegoprubart, también anteriormente conocido como AT-1501. Es un fármaco experimental que fue desarrollado inicialmente como un tratamiento potencial para la esclerosis lateral amiotrófica, o ALS. Fue creada por investigadores del ALS Therapy Development Institute (ALS TDI), una biotecnología sin fines de lucro, y ahora se está desarrollando a través de una asociación con la empresa Eledon Pharmaceuticals, Inc.

Si bien el tegoprubart todavía se está probando en ensayos en humanos en etapa avanzada para la ELA (con resultados prometedores Hasta ahora), los científicos también han comenzado a explorar si puede ayudar también a los pacientes trasplantados. El fármaco se dirige a una molécula producida por algunas células T, suprimiendo efectivamente un tipo específico de respuesta inmune que se observa comúnmente en la ELA. Esta misma respuesta inmune también parece desempeñar un papel papel en cómo el cuerpo rechaza los órganos donados.

Esta nueva investigación fue publicado A finales del mes pasado en la revista Science Translational Medicine. Científicos de la Universidad de Miami y la Universidad de Duke probaron AT-1501 en monos que recibieron dos tipos diferentes de trasplantes: trasplantes de riñón y trasplantes de células de los islotes. Las células de los islotes provienen del páncreas y producen insulina. Los trasplantes son un procedimiento experimental que se está desarrollando como tratamiento para la diabetes tipo 1 (las personas con esta afección no pueden crear su propia insulina debido a la destrucción de sus células de los islotes).

En ambos escenarios, descubrieron los investigadores, AT-1501 pareció mejorar la seguridad y eficacia de estos trasplantes. El medicamento pudo prevenir el rechazo agudo de riñones trasplantados por sólo, sin la necesidad de más medicamentos inmunosupresores. No sucedió lo mismo para los islotes Trasplantes de células, pero el fármaco pareció mejorar la supervivencia de estas células cuando se toma en combinación con la terapia antirrechazo estándar, y con menos efectos secundarios de lo habitual, como infecciones.

Otro hallazgo clave fue la falta de problemas de coagulación observados después del tratamiento. Ese es un efecto secundario que se observó con un anticuerpo experimental más antiguo: uno eso condujo a problemas de seguridad inesperados y posiblemente incluso a algunas muertes en los primeros ensayos en humanos. Las consecuencias posteriores han retrasado el desarrollo clínico de estos anticuerpos como tratamiento para trasplantes durante décadas, pero parece que los científicos finalmente podrían haber encontrado una versión verdaderamente segura de esta clase de drogas.

“Estos datos respaldan al AT-1501 como un agente seguro y eficaz para promover la supervivencia y el funcionamiento de los trasplantes de islotes y de riñón y nos permiten avanzar hacia los ensayos clínicos de inmediato”, afirmó el autor del estudio, Allan Kirk, presidente del Departamento de Cirugía de Duke, en un declaración de la universidad. “Este enfoque menos tóxico se ha seguido durante más de 20 años, y creo que finalmente estamos en un cambio punto. Esto podría ser un gran avance para las personas que necesitan trasplantes de órganos”.

Eledon Pharmaceuticals ya ha comenzado a realizar pequeños ensayos en humanos de tegoprubart para pacientes trasplantados. A principios de abril, reportado los resultados iniciales de su estudio de Fase Ib, que no encontró rechazo agudo ni problemas de seguridad relacionados en un grupo de 12 pacientes tratados trasplantes de riñón. Además de la ELA y el trasplante de órganos, el medicamento también se está estudiando como tratamiento para enfermedad de berger, una condición autoinmune que daña los riñones.

Referencia

Anwar IJ, Berman DM, DeLaura I, Gao Q, Willman MA, Miller A, et al. The anti-CD40L monoclonal antibody AT-1501 promotes islet and kidney allograft survival and function in nonhuman primates. Sci Transl Med. 2023;15(11): eadf6376. doi: 10.1126/scitranslmed.adf6376.   https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/37647390/

Fuente:( GIZMODO) Tomado- Ciencia    © 2023 G/O Media

 

septiembre 16, 2023 | gleidishurtado | Filed under: Trasplantes | Etiquetas: , , , , |

trasplante_celulas_pulmonPor primera vez, los investigadores han demostrado que es posible reparar el tejido pulmonar dañado en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) utilizando las propias células pulmonares de los pacientes.

En el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea, celebrado en Milán (Italia), han anunciado que 17 pacientes que participaron en un ensayo clínico de fase I pudieron respirar mejor, caminar más y tener una mejor calidad de vida tras recibir el tratamiento experimental.

La EPOC mata cada año a unos tres millones de personas en todo el mundo. Se trata de una enfermedad respiratoria grave que provoca daños progresivos en el tejido pulmonar. El tejido afectado no puede repararse con los tratamientos actuales, sólo aliviarse con medicamentos que ensanchan las vías respiratorias para mejorar el flujo de aire, conocidos como broncodilatadores.

Para encontrar nuevos tratamientos de la EPOC, los investigadores han estado estudiando las células madre, capaces de diferenciarse en cualquier célula del organismo, y las células progenitoras, descendientes de las células madre y que sólo pueden diferenciarse en células pertenecientes al mismo tejido u órgano y que el organismo utiliza normalmente para reparar y sustituir el tejido dañado. Sin embargo, hasta la fecha los resultados han sido contradictorios, sobre todo en el caso de las células madre.

El profesor Wei Zuo, de la Facultad de Medicina de la Universidad Tongji de Shanghai (China) y científico jefe de Regend Therapeutics Ltd en China, y sus colegas han estado investigando si un tipo de células denominadas células progenitoras pulmonares P63+ podrían regenerar el tejido pulmonar dañado por la EPOC.

«La medicina regenerativa basada en células madre y progenitoras puede ser la mayor esperanza, si no la única, para curar la EPOC –ha explicado en el congreso–. Las células progenitoras P63+ son conocidas por su capacidad para regenerar los tejidos de las vías respiratorias, y anteriormente nosotros y otros científicos hemos demostrado en experimentos con animales que pueden reparar el tejido epitelial dañado de los alvéolos, los diminutos sacos de aire de los pulmones que desempeñan un papel crucial en el intercambio de gases entre el aire respirado y el suministro de sangre a los pulmones».

En este primer ensayo clínico de fase I, los investigadores se propusieron investigar la eficacia y seguridad de tomar células progenitoras P63+ de los pulmones de 20 pacientes con EPOC, utilizarlas para cultivar millones más en el laboratorio, antes de trasplantarlas de nuevo a los pulmones de los pacientes.

«En nuestro ensayo, el 35 % de los pacientes padecían EPOC grave y el 53 % EPOC extremadamente grave. Normalmente, muchos pacientes con EPOC tan grave mueren con bastante rapidez si su enfermedad avanza –señala–. Utilizamos un catéter diminuto que contiene un cepillo para recoger las células progenitoras de las propias vías respiratorias de los pacientes. Clonamos las células para crear hasta mil millones más y luego las trasplantamos a los pulmones de los pacientes por broncoscopia para reparar el tejido pulmonar dañado».

De los 20 pacientes, 17 recibieron este tratamiento y tres no lo recibieron y constituyeron el grupo de control. Se les evaluó a las 24 semanas del tratamiento para valorar su tolerancia y eficacia.

Todos los pacientes toleraron bien el tratamiento celular. Al cabo de 12 semanas, la mediana (media) de la capacidad de difusión pulmonar (DLCO), que evalúa la capacidad de intercambio de aire entre los pulmones y el torrente sanguíneo, pasó del 30% antes del tratamiento al 39,7%, y siguió aumentando hasta el 40,3 % a las 24 semanas en los pacientes tratados.

La mediana de la distancia recorrida en una prueba de caminata de seis minutos (6MWD) aumentó de 410 metros antes del tratamiento a 447 metros a las 24 semanas. La puntuación media en una prueba de calidad de vida (Cuestionario Respiratorio de St. George o SGRQ) se redujo en siete puntos, lo que indica una mejoría. En dos pacientes con enfisema leve, un tipo de daño pulmonar que normalmente es permanente y progresivo, el tratamiento reparó el daño pulmonar.

«Descubrimos que el trasplante de células progenitoras P63+ no sólo mejoraba la función pulmonar de los pacientes con EPOC, sino que también aliviaba sus síntomas, como la falta de aire, la pérdida de capacidad para hacer ejercicio y la tos persistente –subraya el doctor Zuo–. Esto significa que los pacientes podían llevar una vida mejor y, por lo general, con mayor esperanza de vida».

«Si el enfisema progresa, aumenta el riesgo de muerte –recuerda–. En este ensayo, descubrimos que el trasplante de células progenitoras P63+ podía reparar el enfisema leve, haciendo desaparecer el daño pulmonar. Sin embargo, aún no podemos reparar el enfisema grave».

Los investigadores están planeando un ensayo de fase II del tratamiento, que evaluará su eficacia en un grupo mayor de pacientes. El ensayo ha sido aprobado por la Administración Nacional de Productos Médicos (NMPA) de China, el equivalente chino de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) estadounidense. Esto significa que el tratamiento aún no está a disposición general de los pacientes con EPOC y sus médicos.

«Sin embargo, con la participación de más médicos y pacientes en nuestro ensayo clínico, podremos desarrollar el tratamiento más rápidamente para que pueda beneficiar antes a los pacientes», asegura Zuo.

«También se está probando una estrategia terapéutica similar en pacientes con enfermedades fibróticas pulmonares letales, incluida la fibrosis pulmonar idiopática –añade–. Vamos a probar la eficacia del tratamiento en grupos más amplios de personas con más enfermedades pulmonares. Esperamos desarrollar el tratamiento para uso clínico en unos dos o tres años».

El profesor Omar Usmani, del Imperial College de Londres (Reino Unido), jefe del grupo de enfermedades de las vías respiratorias, asma, EPOC y tos crónica de la Sociedad Respiratoria Europea. asegura que los resultados de este ensayo clínico de fase I son alentadores.

«La EPOC necesita desesperadamente tratamientos nuevos y más eficaces, por lo que si estos resultados pueden confirmarse en ensayos clínicos posteriores será muy emocionante –reconoce–, y también es muy alentador que dos pacientes con enfisema hayan respondido tan bien».

«Una limitación de este estudio es que la captación de las células progenitoras cuando se trasplantaron a los pacientes no está controlada –precisa–. Por tanto, no sabemos si los pulmones de algunos pacientes respondieron mejor al trasplante que los de otros. Esperamos que esta información pueda ponerse de manifiesto en futuros estudios».

Referencia

Wang Y, Meng Z, Liu M, Zhou Y, Chen D, Zhao Y, et al. Autologous transplantation of P63+ lung progenitor cells for chronic obstructive pulmonary disease therapy. Abstract no: OA4297

https://k4.ersnet.org/prod/v2/Front/Program/Session?e=379&session=16493

13/09/2023

Fuente: (IMMedico) Tomado- Atención Primaria Neumología    © 2023 Copyright: Publimas Digital

 

tecnologiaMediante un implante ultrafino se puede hacer un continuo seguimiento y llegar a detectar irregularidades de temperatura asociadas con la inflamación y otras respuestas corporales que surgen con el rechazo del trasplante.

Para personas que viven con un riñón trasplantado, monitorear la salud de su órgano supone un viaje continuo. La forma más sencilla de controlar la salud de los riñones es midiendo ciertos marcadores en la sangre. Al realizar un seguimiento de los niveles de creatinina y nitrógeno ureico en sangre del paciente, los médicos pueden obtener información sobre la función renal. Pero los niveles de creatinina y nitrógeno ureico en sangre pueden fluctuar por razones no relacionadas con el rechazo de órganos, por lo que el seguimiento de estos biomarcadores no es sensible ni específico. Ello conduce, en ocasiones, a falsos negativos o positivos.

Al respecto, investigadores de la Universidad Northwestern (EEUU) han desarrollado el primer dispositivo electrónico para monitorear continuamente la salud de los órganos trasplantados en tiempo real, cuyos resultados se han publicado en ´Science´.

Ubicado directamente sobre un riñón trasplantado, el implante suave y ultrafino puede detectar irregularidades de temperatura asociadas con la inflamación y otras respuestas corporales que surgen con el rechazo del trasplante. Seguidamente, alerta al paciente o al médico transmitiendo datos de forma inalámbrica a un teléfono inteligente o tableta cercana.

Los responsables del dispositivo lo probaron en un modelo animal pequeño con riñones trasplantados y descubrieron que el dispositivo detectaba señales de advertencia de rechazo hasta tres semanas antes que los métodos de seguimiento actuales. Este tiempo adicional podría permitir a los médicos intervenir antes, mejorar los resultados y el bienestar de los pacientes, además de aumentar las probabilidades de preservar los órganos donados, que son cada vez más valiosos debido a la creciente demanda en medio de una crisis de escasez de órganos.

«El seguimiento en tiempo real de la salud del órgano trasplantado del paciente es un paso fundamental hacia la dosificación y la medicina personalizadas», afirmó John A. Rogers, pionero de la bioelectrónica que dirigió el desarrollo del dispositivo.

Características del sensor

El nuevo dispositivo no sólo detecta signos de rechazo antes que otros métodos, sino que también ofrece un seguimiento continuo en tiempo real. Inmediatamente después de las cirugías de trasplante, es posible que los pacientes se realicen análisis de sangre más de una vez por semana. Pero, con el tiempo, los análisis de sangre se vuelven menos frecuentes.

Con sólo 0,3 centímetros de ancho, 0,7 centímetros de largo y 220 micrones de grosor, su medida equivale, aproximadamente, al ancho de un cabello. Para fijarlo al riñón, Rogers y su equipo aprovecharon la biología natural del órgano. Todo el riñón está encapsulado por una capa fibrosa, llamada cápsula renal, que protege al órgano del daño. El equipo diseñó el sensor para que encaje justo debajo de la capa de la cápsula, donde descansa cómodamente contra el riñón.

«La cápsula mantiene el dispositivo en buen contacto térmico con el riñón subyacente», indicó Rogers. «Los cuerpos se mueven, por lo que hay mucho movimiento con el que lidiar. Incluso el propio riñón se mueve. Y es tejido blando sin buenos puntos de anclaje para suturas. Fueron desafíos de ingeniería enormes, pero este dispositivo es una interfaz suave y perfecta que evita el riesgo de dañar el órgano».

El dispositivo contiene, asimismo, un termómetro altamente sensible, que puede detectar variaciones de temperatura increíblemente leves (0,004 grados Celsius) en el riñón, y sólo en el riñón. (El sensor también mide el flujo sanguíneo, aunque los investigadores encontraron que la temperatura era un mejor indicador de rechazo).

Tras el éxito del ensayo con animales pequeños, los investigadores ahora están probando el sistema en un modelo animal más grande.

Referencia

Madhvapathy SR, Jing Wang J,  Wang H,   Patel M ,  Chang A ,  Zheng X , et al. Implantable bioelectronic systems for early detection of kidney transplant rejection. Science. 2023; 381,1105-1112(2023).DOI:10.1126/science.adh7726

https://www.science.org/doi/10.1126/science.adh7726
08/09/2023

Fuente: (IMMedico) Tomado- Hepatología   © 2023 Copyright: Publimas Digital

La bacteria Clostridioides difficile es un patógeno oportunista que, sobre todo en individuos vulnerables, aprovecha cualquier alteración en la microbiota intestinal para hacerse fuerte y proliferar. La infección por este microbio puede provocar inflamación y un tipo grave de diarrea difícil de combatir que es capaz de ocasionar la muerte del paciente.

Existen diferentes estrategias para combatir esta infección, aunque la más efectiva podría ser el trasplante de heces, a juzgar por una revisión de estudios que publica esta semana Cochrane Review.

Según este análisis, que repasó los datos de seis ensayos clínicos en los que participaron 320 adultos, este abordaje que ya es una realidad en los hospitales españoles es más efectivo que el tratamiento con antibióticos para el control de C.difficile.

En concreto, el trabajo puso de manifiesto que el 77% de los pacientes que recibieron un trasplante de microbiota intestinal no experimentó ninguna reinfección en un periodo de ocho semanas, un porcentaje que se redujo al 40% en el grupo que solo recibió antibióticos.

Una de las principales causas de infección por C.difficile es la disbiosis intestinal, un trastorno que se produce cuando las bacterias ‘buenas’ que habitualmente colonizan nuestro intestino pierden presencia y poder. Esta pérdida puede producirse, por ejemplo, por el consumo de antibióticos.

La bacteria aprovecha esa circunstancia para colonizar el intestino y empezar a destruirlo, lo que provoca una diarrea que puede ir acompañada de dolor tipo cólico, fiebre, vómitos, deshidratación y puede llegar a provocar la muerte. Las personas más afectadas por este problema son aquellas de edad avanzada, que se encuentran ingresadas en un hospital y con varios problemas de salud, aunque puede darse también en colectivos no vulnerables.

El tratamiento estándar de la infección incluye la prescripción de antibióticos, si bien esta indicación en ocasiones puede exacerbar la disbiosis, contribuyendo a crear un círculo vicioso.

¿Qué es el trasplante fecal?

El trasplante fecal ha ido ganando terreno como alternativa para reestablecer una microbiota saludable y combatir la acción de la bacteria patógena. El objetivo del trasplante es utilizar la microbiota saludable de un donante para recolonizar el intestino del paciente afectado y restablecer el balance entre los microorganismos que viven habitualmente en el intestino. El procedimiento puede realizarse por diferentes vías: mediante cápsulas preparadas que se toman por vía oral, a través de un enema o con infusión de preparaciones líquidas también por vía rectal, entre otras.

Además de una mayor efectividad para controlar la infección, la revisión de estudios también mostró la existencia de menos efectos secundarios en el trasplante fecal en comparación con la terapia estándar con antibióticos.

Una segunda revisión publicada en Cochrane esta semana también ha analizado la utilidad del trasplante de heces frente a otros trastornos: las enfermedades inflamatorias intestinales, entre las que figuran problemas como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn. Los datos de este trabajo también mostraron resultados prometedores frente a la colitis, si bien el trabajo señala que las conclusiones no son lo suficientemente robustas. En el caso de la enfermedad de Crohn es necesario tener más datos antes de saber si la estrategia puede ser efectiva.

Abril 25/2023 (Diario Médico) - Tomado de Aparato Digestivo – Publicación Copyright Junio 2018 Unidad Editorial Revistas, S.L.U.

Demuestran que es posible sacar el órgano enfermo y meter el nuevo a través de una incisión de 8 centímetros en la parte inferior del esternón.

Una incisión de ocho centímetros en la parte inferior del esternón y justo por encima del diafragma ha permitido al Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona resolver una dificultad técnica por el cual, hasta ahora, ningún equipo quirúrgico del mundo había podido realizar un trasplante de pulmón totalmente robótico.

Este centro, que también fue pionero nacional en 1990 en realizar un trasplante de pulmón con éxito y que en la actualidad practica una intervención de este tipo cada dos días, ha hecho todo un trasplante unipulmonar (no los dos 2) con el robot Da Vinci a un primer paciente, un hombre de 65 años con fibrosis pulmonar, con ese innovador acceso para poder sacar el órgano enfermo e introducir el nuevo (de donante) sin tener que realizar la convencional y muy invasiva gran apertura en el pecho, separando costillas y abriendo el tórax.

La intervención se realizó el 28 de febrero y el paciente fue dado de alta hace más de una semana, por lo que se ha hecho público hoy el caso, en rueda de prensa, teniendo ya también resultados positivos del seguimiento y recuperación del enfermo.

Albert Jáuregui, jefe del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar del Hospital Universitario Vall d’Hebron, ha explicado a Diario Médico que su equipo y los del Servicio de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor, Cirugía Cardíaca y Enfermería de trasplantes están muy contentos de haber logrado otro hito para los pacientes que requieren un trasplante pulmonar, la mayoría de los cuales, con el tiempo (ahora falta más experiencia), podrán evitar la invasiva técnica que se usaba hasta ahora, y para el propio centro, que también realizó en 1992 el primer trasplante bilateral de pulmón con éxito en España y en 1998, el primero infantil de este tipo.

Hoy el Vall d’Hebron es con distancia el hospital que más trasplantes de pulmón realiza al año (unos 100) entre los 7 españoles que disponen de un programa específico, que realizan de media unos 40. “A más intervenciones, mejores resultados; y los nuestros son excepcionales”, asegura Jáuregui. En los últimos años, explica, ha mejorado mucho la donación –“España es un lujo en ésto”- pero lo más importante, la cirugía, apenas ha variado desde la década de los noventa; “no acabábamos de entender por qué tantos años después seguimos ofreciendo a pacientes tan delicados una cirugía tan agresiva”.

En cáncer de pulmón sí que se usa la cirugía robótica a nivel mundial, que es algo que ha mejorado la supervivencia de los afectados y permite “una recuperación espectacular”. “Nos preguntábamos por qué utilizábamos la robótica a pacientes con tumor en el pulmón y a los que necesitan un trasplante, que tienen una calidad de vida muy mala, teníamos que abrirles el pecho como el capó de un coche. La técnica convencional va bien pero los pacientes tienen mucho dolor y les cuesta mucho recuperarse”, sigue relatando Jáuregui. También veían con cierta envidia la rápida implantación de la cirugía robótica en trasplante de riñón, que es bastante más pequeño que el pulmón.

Pero el problema no era fácil de resolver: “No sabíamos por dónde sacar el pulmón viejo y entrar el nuevo”. Hace un año cirujanos del Hospital Cedars-Sinai de los Ángeles, en Estados Unidos, anunciaron que habían hecho el primer trasplante pulmonar con robot y el equipo de Barcelona pensó “se nos han adelantado”, pero consideraron que era importante tener en cuenta cómo lo habían hecho los estadounidenses para incorporarlo a su programa. Contactaron con el equipo del Cedars-Sinai, primero telemáticamente y después en una cita presencial que tuvo lugar en París, Francia. “Fueron muy amables pero vimos que en realidad seguían haciendo el mismo corte entre las costillas y usaban el robot solo en un momento concreto de la intervención (en el de suturar el pulmón nuevo en la vía aérea y en los grandes vasos), que no en toda. Es decir, que seguía siendo lo mismo: abrir el tórax, que es justo lo que nosotros no queríamos seguir haciendo”, indica Jáuregui.

Iñigo Royo aportó «la pieza que faltaba»

Volvieron a su laboratorio para buscar la manera de resolverlo y “tuvimos la suerte de que a Iñigo Royo Crespo, un especialista del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar del Vall d’Hebron que ahora ejerce en Zaragoza (en el Hospital Universitario Miguel Servet/Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa), se le ocurrió explorar una vía de acceso que se utiliza para operar el cáncer de pulmón y el timo: la cirugía subxifoide”. Esta es justo “la pieza que nos faltaba”, subraya Jáuregui.

Con la idea clara sobre cómo había que hacerlo el equipo empezó a probarlo durante meses en simulación, con pulmones de plástico que eran intervenidos con el robot Da Vinci. Y de ahí pasaron a la cirugía experimental, que realizaron en el Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón de Cáceres, una institución multidisciplinar dedicada a la investigación, formación e innovación en el ámbito sanitario. “Hasta allí fuimos todo el equipo y hasta desplazamos un robot Da Vinci para poder experimentar trasplantando ovejas, que son el modelo animal de pulmón más parecido al humano, y comprobar que nuestra idea funcionaba bien”, dice Jáuregui.

Volvieron a Barcelona entusiasmados y se pusieron en contacto con la dirección del Vall d’Hebron, la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y la Organización Catalana de Trasplantes (Ocatt) para recabar su autorización. Una vez lograda empezaron a analizar qué pacientes de los que tenían en lista de espera podían beneficiarse y empezaron a ofrecerles la nueva técnica. “Estaban muy emocionados porque son pacientes que ante una cirugía tan agresiva tienen mucho miedo al dolor; les dimos un rayo de esperanza”, afirma Jáuregui.

El día de la intervención, que duró doce horas entre que el paciente empezó a ser preparado a que comenzó el postoperatorio en la UCI, lo recuerda como una “una situación muy extraña” para todo el equipo, que es muy experto. “Es curioso cómo un equipo tan enorme de gente hizo suya la idea y confió en que podíamos mejorar la calidad de vida de los operados. La intervención fue una fiesta mucho mayor que cuando conseguimos demostrar en Cáceres que la idea funcionaba”.

El equipo del Vall d’Hebron se dispone a operar a más pacientes de esta forma, y a prepararse para realizar el primer trasplante bipulmonar con ella, pero también a divulgar el método; “es importante que no quede solo aquí”. La primera parada, además de la rueda de prensa de hoy, será el XX Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Laparoscópica y Robótica, que se celebrará en Bilbao esta misma semana (20 y 21 de abril).

La clave: la xifoide

Los cirujanos del Vall d’Hebron, para hacer el trasplante de pulmón totalmente con robot, realizan manualmente una incisión de ocho centímetros en la piel por debajo de la xifoide, una pequeña extensión cartilaginosa de la parte inferior del esternón, y por encima del diafragma, y en el agujero abierto colocan un separador de partes blandas, que es un utensilio de plástico que permite mantener la incisión abierta y limpia durante la operación para sacar y meter los pulmones. La piel es muy elástica, con lo que los ocho centímetros son suficientes para que pasen uno o dos pulmones (previamente desinflados), a diferencia de la incisión entre dos costillas habitual en los trasplantes, que no es elástica, ha informado el equipo en la rueda de prensa.

A partir de ese punto, se introducen cuatro brazos del robot Da Vinci por cuatro pequeños orificios (de 8 a 12 milímetros de ancho) que se hacen en diferentes partes del tórax. El cirujano torácico se sienta en la consola y mueve los brazos mediante cuatro palancas de control: una palanca mueve un brazo que separa delicadamente el corazón del pulmón, para que no dificulte la operación de salida y entrada de los pulmones; dos brazos llevan los utensilios quirúrgicos como bisturís y pinzas, y el último brazo incorpora una cámara que permite al cirujano tener una visión en 3 dimensiones del interior del cuerpo.

Así, una vez separado el pulmón del corazón, mediante los brazos robóticos, el pulmón enfermo se extrae por la herida subxifoide. Y por la misma incisión se introduce el pulmón nuevo, que se une al cuerpo utilizando los brazos robóticos.

Complicaciones en el primer caso

El paciente, llamado Xavier, según ha indicado el equipo en la rueda de prensa, salió de la intervención con el corazón malfuncionante, por lo que durante unos días necesitó circulación extracorpórea (ECMO). Cuando se la quitaron porque su corazón ya respondía, se despertó con sensación de no tener dolor. Luego, a causa del tratamiento inmunosupresor (para que su organismo no rechace el órgano del donante), sufrió una infección, pero esto suele ser relativamente habitual en trasplantados. La rehabilitación fue bastante rápida.

Él mismo ha explicado en la rueda de prensa, a la que ha asistido el consejero de Salud de la Generalitat, Manel Balcells, que siempre ha trabajado entre máquinas y confió plenamente en el equipo del Vall d’Hebron, por lo que no tuvo miedo por someterse a esta intervención pionera. Lo hizo, además, cuando podía aún pasar uno o dos años más sin trasplante puesto que no necesitaba oxigenoterapia.

Abril 17/2023 (Diario Médico) – Tomado de Transplantes – Innovación Quirúrgica. Copyright Junio 2018 Unidad Editorial Revistas, S.L.U.

La pérdida de audición puede aumentar el riesgo de padecer demencia, pero el uso de prótesis auditivas reduce el riesgo de forma similar al de las personas sin pérdida de audición, según el estudio publicado este jueves en The Lancet.

Los investigadores realizaron un seguimiento a más de 437.000 personas de una cohorte del Biobanco del Reino Unido, una gran base de datos biomédica y de investigación que realiza un seguimiento a largo plazo de los residentes. Analizaron el riesgo de demencia de cada persona, el uso autodeclarado de prótesis auditivas y los historiales médicos para ver si la persona desarrollaba demencia, según el estudio.

«Cada vez hay más pruebas de que la pérdida de audición puede ser el factor de riesgo modificable más importante de demencia en la mediana edad», afirma en un comunicado Dongshan Zhu, autor del estudio y profesor de la Universidad de Shandong (China). «Nuestro estudio proporciona las mejores pruebas hasta la fecha para sugerir que las prótesis auditivas podrían ser un tratamiento mínimamente invasivo y rentable para mitigar el impacto potencial de la pérdida de audición en la demencia».

En la investigación se tuvieron en cuenta otros factores, como la soledad, el aislamiento social y la depresión, pero se descubrió que la pérdida de audición no tratada seguía estando estrechamente relacionada con la demencia.

«El artículo también explora algunas de las posibles razones por las que las prótesis auditivas pueden funcionar, tendiendo a (favorecer) la idea de que son eficaces porque reducen el esfuerzo cognitivo que supone oír y/o reducen los efectos de la privación sensorial si no se puede oír», afirma en un comunicado Tom Dening, profesor de investigación sobre la demencia en la Universidad de Nottingham (Reino Unido). Dening no participó en la investigación.

Un proyecto de la revista Lancet de 2020 sobre prevención, intervención y atención de la demencia sugirió que la pérdida de audición podría estar asociada a alrededor del 8% de los casos de demencia, pero este estudio descubrió que el uso de prótesis auditivas reducía el riesgo a niveles similares a los de las personas sin pérdida de audición, según el estudio.

Los resultados respaldan los hallazgos de un metaanálisis publicado en diciembre en JAMA Neurology, según el cual las personas con pérdida de audición que utilizaban dispositivos de ayuda obtenían un 3% más de rendimiento en las puntuaciones cognitivas a corto plazo.

Bajo uso de los audífonos

Dening, quien dice haber empezado a utilizar dispositivos de ayuda auditiva recientemente, dice que espera que estos descubrimientos le ayuden a atender mejor a sus pacientes.

«Necesitamos utilizar estudios como éste para animar al público a no avergonzarse de los problemas de audición», dice, «y a buscar una evaluación y un tratamiento cuanto antes».

Tanto con la pérdida de audición como con la demencia, actuar antes es mejor, dice Lise Hamlin, directora de política pública de la Asociación Americana de la Pérdida de Audición.

«La adopción temprana de dispositivos de ayuda auditiva podría ayudar a las personas a conservar sus puestos de trabajo, comunicarse mejor en casa con familiares y amigos y… permanecer (en) sus comunidades activas», afirma.

Muchos adultos necesitan prótesis auditivas, pero no son suficientes los que los utilizan, dice la Dra. Karina De Sousa, investigadora postdoctoral del departamento de patología del habla y el lenguaje y audiología de la Universidad de Pretoria en Sudáfrica. Es la autora principal de un nuevo estudio sobre disposotivos de ayuda auditiva.

«Un estudio reciente demuestra que sólo el 15% de los adultos estadounidenses con pérdida de audición utilizan prótesis auditivas», explica De Sousa. «Hay muchas razones posibles por las que la gente opta por no ponerse audífonos, pero uno de los problemas ha sido la accesibilidad y asequibilidad de los dispositivos».

Más opciones accesibles

Pero el estudio de De Sousa ofrece la esperanza de una mayor accesibilidad.

Este pequeño estudio preliminar, publicado este jueves en la revista JAMA, «Otolaryngology – Head & Neck Surgery», descubrió que los audífonos de autoajuste sin receta médica podrían ser una opción tan buena para algunas personas como los adaptados por un audiólogo.

Los resultados siguen a la decisión de agosto de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) de permitir a las personas con pérdida de audición de leve a moderada comprar prótesis auditivas por Internet o sin receta médica.

¿Cómo puedes reducir el riesgo de padecer demencia? 0:45

«El establecimiento de una categoría de audífonos OTC (de venta libre) por parte de la FDA abre un nuevo abanico de opciones para las personas con pérdida de audición», añadió De Sousa en un correo electrónico.

La Asociación Americana de la Pérdida de Audición (Hearing Loss Association of America) sigue apoyando las múltiples vías para tratar la pérdida de audición, afirma Hamlin.

Algunas personas pueden encontrar un dispositivo de ayuda auditiva de venta libre que les funcione, pero otras pueden necesitar la ayuda de un profesional sanitario, añadió.

«Estos dispositivos son muy nuevos», afirma Hamlin. «Es estupendo oír que al menos este dispositivo probado (en el estudio) proporciona tal beneficio».

Aun así, aconseja a la gente que primero haga los deberes y tenga en cuenta sus necesidades específicas, y les anima a utilizar los recursos en línea de su organización –que pueden ayudar a determinar si se necesita una prótesis auditiva, qué buscar en uno y qué preguntas hacer al médico– antes de hacer una compra.

«Hay que recordar que las prótesis auditivas de venta libre no son una opción válida para todos», añade De Sousa. «Si no cumple los criterios especificados para llevar un audífono OTC, le recomiendo que busque la ayuda de un audioprotesista cualificado».

Abril 14/2023 (CNN) – Tomado de la selección de noticias de Salud Mental. Copyright 2023 Cable News Network. A Warner Bros. Discovery Company.

abril 14, 2023 | Lic. Jessica Arias Ramos | Filed under: Ciencia y Tecnología, Otorrinolaringología, Trasplantes | Etiquetas: , , |

  • Noticias por fecha

    septiembre 2023
    L M X J V S D
    « ago    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración