Algunas vacunas atenuadas (sarampión, BCG y polio oral) han exhibido cierta capacidad para proteger también frente a otros patógenos mediante mecanismos aún poco conocidos. Se especula con que haya un efecto de entrenamiento de la inmunidad innata, y con que se produzca una reactividad cruzada, fenómeno inmunológico complejo por el que antígenos distintos son vistos como similares por el sistema inmunológico.

vacunas-completasSin embargo, el posible papel protector de las vacunas infantiles clásicas (incluyendo los distintos tipos de vacunas con tétanos, difteria y tosferina) frente al coronavirus SARS-CoV-2 no es más que una mera hipótesis, no sustentada por ninguna evidencia, advierten desde la Asociación Española de Pediatría (AEP).

La sociedad científica sale así al paso de un reciente estudio, publicado en Frontiers in Immunology, llevado a cabo por el bioquímico de la Universidad Complutense Pedro A. Reche, donde se analiza la posibilidad de que la vacuna contra la difteria, tétanos y tosferina (DTP) proteja de alguna forma frente a SARS-CoV-2. La conclusión final del trabajo es que la reactividad cruzada de los antígenos de las vacunas de difteria y tétanos con o sin tosferina con el SARS-CoV-2 apoyaría su papel protector.

Como comenta Ángel Hernández, del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, “esta investigación es puramente teórica, se trata de un estudio in silico. Si bien plantea una hipótesis interesante, que puede seguir investigándose, se encuentra en una fase preliminar”, con nulo impacto en la vida real.

El especialista expone que el trabajo “encuentra coincidencias mediante herramientas bioinformáticas de las secuencias de aminoácidos (péptidos) contenidas en las vacunas infantiles con los péptidos codificados por el genoma de 18 virus y 7 bacterias (patógenos humanos comunes) y los péptidos codificados por el genoma del SARS-CoV-2. “Pero son coincidencias sobre el papel, porque los aminoácidos en la vida real no se encuentran de una forma lineal sino como parte de complejos de proteínas que pueden condicionar su actividad”. Aún queda un largo trecho investigador, pues “las coincidencias halladas habría que estudiarlas in vitro y después en modelo experimental in vivo, como primer paso para plantear la posibilidad de que la reactividad cruzada tenga el efecto protector deseado”.

Las vacunas DTP, en cualquiera de sus variedades (como la Tdpa y Td), recuerda Hernández, no cuentan con pruebas de que proporcionen ninguna protección frente al SARS-CoV-2. Aunque se demostrara la presencia de reactividad cruzada, eso no comporta necesariamente protección alguna, pues “la protección frente a una infección depende de varias vías de defensa del sistema inmune”.

La reactividad cruzada podría comportar que algunos anticuerpos producidos por un antígeno puedan funcionar frente a otro antígeno, pero eso solo es una parte de la defensa inmune, que además de la generación de anticuerpos tiene otras estrategias defensivas como las basadas en la inmunidad celular. “Con el SARS-CoV-2 aún no sabemos exactamente cuáles son las vías por las que el sistema inmune nos defiende”.

Para Hernández, lanzar el mensaje de que la vacuna DTP podría ejercer algún efecto protector en la COVID puede favorecer la sobredemanda esta vacuna, poniendo en peligro un suministro para su uso correcto, especialmente para el de la prevención de la tosferina en lactantes pequeños mediante la vacunación de las mujeres en el último trimestre de cada gestación; además, también podría crear una falsa sensación de seguridad ante el nuevo coronavirus.

De hecho, apunta que una vez difundida esta investigación en medios de comunicación generales, desde la AEP han detectado un aumento del interés sobre esta inmunización. “Consideramos que se han creado expectativas más allá de lo razonable”.

Al contrario de la idea sugerida en este y otros trabajos, no se sabe todavía si las inmunizaciones frente a otros patógenos alcanzan cierta protección frente al SARS-CoV-2. “Suponemos que los diversos antígenos pueden tener un efecto de entrenamiento de la inmunidad, pero es un concepto teórico que no se puede trasladar a la vida real con cada una de las vacunas”, explica.

Entre las investigaciones que exploran la eventual protección de algunas vacunas infantiles actuales frente a la covid,  desde la AEP destacan un estudio retrospectivo en formato preprint, que relaciona registros vacunales (haber recibido vacunaciones en los 1, 2 y 5 años previos) y la incidencia de la COVID-19 a nivel poblacional.

También los ensayos que se están llevando a cabo con la vacuna de la tuberculosis BCG (22 registrados en ClinicalTrials.gov, 13 de ellos en fase de reclutamiento de participantes).

noviembre 20/2020 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    noviembre 2020
    L M X J V S D
    « oct   dic »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración