Las personas que tuvieron bronquitis al menos una vez antes de los siete años tienen más probabilidades de desarrollar problemas pulmonares en la edad adulta, según una nueva investigación presentada en el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea.

NEUMONIALas enfermedades pulmonares que padecen a los 53 años de media suelen ser asma y neumonía en lugar de bronquitis crónica, aclara la doctora Jennifer Perret, investigadora de la Unidad de Alergias y Salud Pulmonar de la Universidad de Melbourne, en Australia.

Los hallazgos provienen del Estudio Longitudinal de Salud de Tasmania, que siguió a 8 583 personas que nacieron en Tasmania en 1961 y comenzaron la escuela en 1968. Cuando los participantes se unieron al estudio cuando eran niños, los investigadores estudiaron su función pulmonar usando un espirómetro para medir la cantidad de aire podían exhalar con fuerza en un segundo y exhalar el volumen total de aire.

Sus padres completaron un cuestionario que preguntaba si los niños habían sufrido asma o bronquitis a la edad de siete años. La bronquitis infantil se definió como una “tos suelta, como estertor o en el pecho”.

Los participantes fueron seguidos durante un promedio de 46 años. En 2004, 5  729 de los participantes respondieron a una nueva encuesta. Entre 2012 y 2016, 3 609 participantes completaron otro cuestionario y 2.629 se sometieron a un examen clínico que incluía una espirometría antes y después de usar un inhalador para aliviar el asma (broncodilatador) para abrir las vías respiratorias, con el fin de evaluar la diferencia en la función pulmonar.

Los investigadores clasificaron a 3 085 participantes en cuatro grupos: el grupo de referencia de aquellos que nunca habían sufrido de bronquitis antes de los siete años (1 616 participantes, 53 %), el grupo no recurrente que tuvo entre uno y cinco episodios (873, 28  %) que duraron menos de un mes, el grupo recurrente que tuvo al menos seis episodios (555, 18 %) que duraron menos de un mes, y el grupo recurrente prolongado que tuvo seis o más episodios (41, 1,3 %) que duraron un promedio de un mes o más.

En el grupo de referencia que tenía padres que no recordaban antecedentes de bronquitis infantil, la prevalencia de bronquitis crónica en los dos años anteriores o asma actual en el último año cuando los participantes alcanzaron la edad promedio de 53 años fue del 5 % y 8.5 % respectivamente; y la prevalencia de haber tenido alguna vez neumonía o asma diagnosticada por un médico fue del 14 % y el 19 % respectivamente.

En comparación con el grupo de referencia, las personas que tuvieron episodios de bronquitis no recurrentes, recurrentes o recurrentes prolongados en la infancia tenían un riesgo de neumonía 1,4, 2 y 3,2 veces mayor, respectivamente, cuando alcanzaron la edad promedio,  de 53; un riesgo 1,3, 2,7 y 6,4 veces mayor de padecer asma alguna vez, respectivamente; y un riesgo 1,3, 2 y 4,5 veces mayor de padecer asma actualmente, respectivamente.

Los datos mostraron que aproximadamente 14 de cada 100 personas en el grupo de referencia que no tuvieron bronquitis en la niñez fueron diagnosticadas con neumonía a la mediana edad, nueve de cada 100 sufrían de asma crónica actual y 19 de cada cien tenían un diagnóstico de asma en la mediana edad.

En comparación, entre los que sufrieron bronquitis no recurrente, recurrente o recurrente prolongada cuando eran niños, los investigadores estimaron que aproximadamente 19, 25 y 35 de cada 100, respectivamente, serían diagnosticados con neumonía a la mediana edad de 11, 16 y 29 de cada 100, respectivamente, sufrirían de asma crónica, y 33, 50 y 70 de cada 100, respectivamente, alguna vez habrían tenido asma diagnosticada por un médico.

Sin embargo, las estimaciones para aquellos que tuvieron bronquitis recurrente prolongada cuando eran niños deben interpretarse con cautela debido al pequeño número en este grupo.

El doctor Perret explica que “las asociaciones con el asma y la neumonía se fortalecieron con el aumento de la gravedad de la bronquitis infantil. Sin embargo, no hubo un vínculo estadísticamente significativo entre la bronquitis infantil y la bronquitis crónica en la mediana edad. Este fue un hallazgo inesperado y un estudio adicional sería informativo. Actualmente estamos explorando estas asociaciones”, añade.

l vínculo entre la bronquitis infantil y la función pulmonar en la mediana edad también fue menos claro. Cuando los investigadores observaron qué tan bien funcionaban los pulmones sin la ayuda de un inhalador para aliviar el asma en la mediana edad, encontraron que la asociación entre la bronquitis infantil y una peor función pulmonar se hacía más fuerte cuanto más a menudo una persona había sufrido de bronquitis cuando era niño.

 “Sin embargo, hubo muy pocas personas que habían tenido bronquitis recurrente prolongada en la infancia para estimar con seguridad las asociaciones de este subgrupo. Investigaremos si esta y las otras asociaciones todavía están presentes después de excluir a las personas que también tenían antecedentes de asma infantil o sibilancias”, añade el doctor Perret.

En este sentido, considera que estos hallazgos “refuerzan la evidencia de que la enfermedad pulmonar en adultos puede originarse en la primera infancia y que la bronquitis infantil puede afectar negativamente la salud pulmonar en la mediana edad. Este trabajo no incluye datos de la adolescencia y la edad adulta temprana, lo que podría proporcionar más información que estamos investigando”, prosigue.

 “Ya hemos visto que los niños con bronquitis bacteriana prolongada tienen un mayor riesgo de enfermedad pulmonar infecciosa crónica grave después de dos a cinco años, por lo que estudios como el nuestro son importantes para documentar la posibilidad de que los niños sintomáticos desarrollen afecciones pulmonares como asma y empeoramiento pulmonar funcional en la vida posterior”, asegura.

 Chris Brightling, presidente del Consejo Científico de la Sociedad Respiratoria Europea y profesor de medicina respiratoria en la Universidad de Leicester, que no participó en la investigación, destaca que “es un estudio bien realizado y de larga duración que proporciona información importante sobre cómo las enfermedades infantiles pueden tener consecuencias a largo plazo. Estos hallazgos pueden permitir a los médicos identificar a los pacientes que pueden necesitar un control más cuidadoso e intervenciones más tempranas para mantenerlos en buenas condiciones salud”.

septiembre 07/2020 (Europa Press). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    septiembre 2020
    L M X J V S D
    « ago    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración