Especialistas consideran a leche materna como la primera vacuna que la madre ofrece a su hijo en la formación de un sistema inmunológico y fortalecimiento de las defensas del recién nacido.

El director del Hospital Regional Reynosa de Petróleos Mexicanos (Pemex), José Islas Martínez, resaltó la importancia de alimentar por lo menos durante los primeros seis meses de vida a sus bebe.

El galeno indicó que a lo largo de todo el año, personal del hospital exhorta a las madres a amamantar a su recién nacidos, por ser un practica que arroja beneficios tanto al menor como a la madre.

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, mencionó que la leche materna contiene los nutrientes necesarios para el desarrollo y crecimiento del bebé, ya que es la única leche que transmite defensas que protegen al niño contra las infecciones más frecuentes de la infancia y no produce alergias.

Resaltó que el amamantar contribuye a la recuperación de la madre después del parto, fortalece una relación efectiva más estrecha madre-hijo, mayor coeficiente intelectual y previene obesidad.

El director del hospital de Pemex dijo que a través de pláticas y talleres informativos orientan a las mamas a que amamanten a sus hijos; además de hacerles ver las ventajas que esta práctica conlleva.

“A través de una serie de pláticas, conferencias, así como la distribución de trípticos y folletos, el Hospital Regional Reynosa de Pemex informa a sus derechohabientes, público en general, embarazadas y grupo de estimulación temprana, sobre los beneficios que obtienen los niños recién nacidos a través de la lactancia materna”, dijo.

Señaló que se recomienda que por lo menos él bebe se alimente de leche materna durante los primeros seis meses de vida, pero añadió que resulta benéfico si este periodo se puede ampliar.

Dijo que el alimentar al bebe con leche materna contribuye a la recuperación de la madre después del parto, fortalece una relación efectiva más estrecha madre-hijo, mayor coeficiente intelectual y previene obesidad.

Destacó que el acto de amantar a los recién nacidos no se limita a un proceso de alimentación, sino que vas más allá y arroja beneficios tanto para la madre como para el hijo.

“El proceso de amamantar es de gran beneficio para ambos, desde varios puntos, entre este el físico, emocional y psicológico, ya que él bebe, además de alimentarse, entra en contacto con su madre, a quien huele y reconoce aun a las pocas horas de nacido”, comentó.

Explicó que el líquido que vierten las mujeres durante los primeros días de lactancia, conocido como calostro, ayuda a los bebes a evitar infección, además de que les proporciona una especie de vacuna que los inmuniza y los fortalece.

Señaló que está comprobado que aquellos niños que son amamantados por sus madres crecen con más defensas, son más sanos, menos enfermizos y se desarrollan sin problemas de salud.

Expresó el galeno que físicamente la mujer está lista para alimentar a su bebé en cuanto se desprende la placenta después del parto, por lo que puede alimentar al recién nacido durante sus primas horas de nacido.

Explicó que los nonatos saben succionar, proceso que facilita la producción de leche en las glándulas mamarias de las madres.

Refirió José Islas que el Hospital Regional de Pemex en Reynosa fomenta y exhorta a las madres a alimentar con leche materna a sus hijos, con el fin de contar con una población sana y fortalecer el vínculo afectivo para favorecer el desarrollo físico, mental y emocional del bebé.

agosto 10 /2015 (Notimex)

Tomado del Boletín de Prensa Latina: Copyright 2015 Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración