La disfagia orofaríngea es una enfermedad de la que existe poco conocimiento a pesar de su alta prevalencia, sobre todo en pacientes de más de 70 años ingresados en centros hospitalarios.

La disfagia orofaríngea se caracteriza por dos circunstancias opuestas. Por un lado, tiene una prevalencia elevada, y aproximadamente la mitad de los pacientes con enfermedades neurológicas y la mitad de las personas de más de 70 años ingresadas por cualquier proceso agudo en un hospital general la presentan. “A pesar de esta elevadísima prevalencia, es muy poco conocida y no se maneja igual en todos los centros”, alertó Pere Clavé, adjunto del Departamento de Cirugía del Hospital de Mataró y responsable del laboratorio de fisiología digestiva del centro, que coordinó la V edición del Curso Intensivo Teórico-Práctico sobre Disfagia Orofaríngea.

Al ser una enfermedad infradiagnosticada, cobran importancia los métodos clínicos de cribado y diagnóstico, que pueden llevarse a cabo en la cabecera de la cama del paciente. También son relevantes otros métodos complementarios de diagnóstico, como la videofluoroscopia y la videolaringoscopia. Otro aspecto crucial es que la disfagia orofaríngea cuenta con un código ICD, por lo que debe codificarse la enfermedad en el diagnóstico de alta de los pacientes.

“Si se conoce la enfermedad y las herramientas adecuadas, no es difícil de diagnosticar, aunque debe aprenderse cómo hacerlo. Pero no es más difícil que diagnosticar una diabetes mellitus y las complicaciones en ambas enfermedades son igual de graves. Y la prevalencia de ambas es similar”, advirtió Clavé.

La principal complicación de la disfagia orofaríngea es la malnutrición: aproximadamente la mitad de los pacientes la sufren, ya que afecta a la capacidad de transporte de alimentos. “Explicamos a los médicos cómo adaptar la dieta y cómo establecer un tratamiento nutricional que permita manejar a los pacientes. Porque la adaptación de la alimentación es básica para el abordaje de esta”, recalcó.

La segunda gran complicación, y que suele causar la muerte del paciente, es de tipo respiratorio, habitualmente la neumonía aspirativa. Se produce sobre todo en aquellos con enfermedades neurodegenerativas, pacientes ancianos y los que están en residencias o con enfermedad de Alzheimer. Habitualmente la muerte se produce debido a una neumonía causada por la combinación de disfagia y colonización orofaríngea.

Las bases del tratamiento se fundamentan en tres pilares. El primero es la adaptación de la dieta, con una serie de consensos a nivel internacional que definen qué nivel de viscosidades deben tomar los pacientes y las características de la ingesta. El segundo es la rehabilitación, especialmente la neurorrehabilitación, ya que se consigue mejorar la función deglutoria en los pacientes. Por último los nuevos tratamientos que permiten la estimulación sensorial oral y faríngea y faciliten la activación de la respuesta motora.
noviembre 27/2011 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    noviembre 2011
    L M X J V S D
    « oct   dic »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración