Una subida de histamina sostenida en el tiempo provoca una gran variedad de síntomas, como dolor de cabeza, dolores musculares o articulares, cansancio e intolerancia a los esfuerzos, trastornos en la memoria, vértigos, alteraciones digestivas que van desde el estreñimiento a las diarreas, trastornos en la regulación de la temperatura con frío persistente o calor, entre otros síntomas, según un estudio, en vías de publicación, de un equipo de investigadores del Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz de Sevilla, que ha denominado a esta enfermedad síndrome de hipersensibilidad central o el síndrome de histaminosis crónica (SHC).

Los 4000 pacientes estudiados presentan, además de una desregulación del sistema nervioso central, inmunológico y neuroendocrino, una hipersensibilidad a estímulos como la luz, los ruidos, los olores, el estrés o los productos químicos, que pueden excitar estos síntomas de tal manera que se produce una liberación de histamina, entre otras sustancias proinflamatorias.

“Cuando los niveles de histamina se elevan de forma sostenida en el tiempo, hablamos de histaminosis crónica”, han informado el internista Manuel Blanco y el alergólogo Oscar Cáceres, especialistas del citado hospital sevillano, que ha abierto una nueva línea de investigación médica para el tratamiento de las migrañas, los desórdenes digestivos, la fibromialgia y la fatiga crónica.

“Creemos que estas enfermedades forman parte del mismo cuadro de hipersensibilidad central. No son dolencias diferentes sino que se denominan de una forma u otra dependiendo del síntoma que predomina, pero todas tienen síntomas en común: el que tiene dolores de cabeza también suele acusar problemas digestivos y cansancio; y viceversa”, han señalado los doctores, que consideran “infradiagnosticadas e infravaloradas” estas enfermedades.

“La prevalencia actual en la población es del 5% aproximadamente, aunque creemos que es mucho más alta ya que muchas personas sufren dolores leves pero no acuden al médico”, han añadido.

“El tratamiento consiste aplicar una terapia multidisciplinar y en función de los síntomas que predominan, se hace más hincapié en un tratamiento u otro. Por ejemplo, si el problema es alimentario, buscamos los alimentos que le hacen daño al paciente y evitamos la exposición a ellos y en algunos casos los sometemos a inmunoterapia. Si la carga de histamina es muy alta, utilizamos tratamiento farmacológicos para bloquear los receptores de la histamina”, han asegurado los expertos.

De los 4000 pacientes tratados, el 85% de ellos con fibromialgia y enfermedad digestiva han mejorado notablemente y el 70% de los pacientes con dolor de cabeza crónico han presentado una mejoría franca; asimismo se han estabilizado el 90% de los síntomas acompañantes.
noviembre 8/2011 (Jano.es)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    noviembre 2011
    L M X J V S D
    « oct   dic »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración