El aneurisma aórtico abdominal (AAA) es una enfermedad asintomática, que puede evolucionar hasta la rotura de la aorta y cuya detección precoz no resulta fácil. De ahí el interés de un estudio que señala los anticuerpos anti-HDL como un biomarcador útil en el diagnóstico y pronóstico de la enfermedad.

aneurisma aórtico abdominalSegún este estudio, los pacientes con AAA presentaron niveles de anticuerpos anti-HDL que fueron algo más del doble que en el grupo control, un dato que se considera muy significativo, según Javier Rodríguez Carrio, investigador de la Universidad de Oviedo y primer firmante del artículo, publicado en Journal of Clinical Medicine, y llevado a cabo en colaboración con el Centro de Investigaciones en Red (CIBER) de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) en el Instituto de  Investigaciones Sanitarias Jiménez Díaz, el Centro de Investigaciones en Red (CIBER ( de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) en el Instituto de Investigaciones Biomédicas  (IIB) Sant Pau, y el Instituto Nacional Francés de Investigación en Salud y Medicina (InstitutoINSERM), de París, sobre una cohorte de pacientes danesa.

El aneurisma aórtico abdominal es una enfermedad vascular, más prevalente en varones, sobre todo, entre 40 y 50 años, que se caracteriza por la dilatación de la aorta abdominal “hasta un punto crítico donde puede producirse la rotura y como consecuencia desencadenar una hemorragia que puede resultar fatal”.

La cuestión es que durante el aumento del diámetro de la aorta la enfermedad resulta prácticamente asintomática y, por tanto, difícil de diagnosticar si no hay una concurrencia de factores de riesgo y, cuando los hay, son necesarias técnicas de imagen no siempre fácilmente accesibles. “Y con todo siguen existiendo una serie de casos que se mantienen ocultos hasta que se produce un desenlace fatal o con consecuencias clínicas muy severas”, indica Javier Rodríguez Carrio.

El engrosamiento de la aorta se produce por el depósito en sus paredes de lipoproteínas transportadoras de colesterol y también de células del sistema inmunitario que actúan, a su vez, modificando y oxidando las lipoproteínas. “El colesterol oxidado promueve la actividad de esas células que incorporan colesterol continuamente y promueven la inflamación, es decir, se genera un bucle en el que las células se activan cada vez más vez actúan más y son más inflamatorias”, explica este investigador.

El HDL inhibe la acción de estas células, evitando los depósitos y la oxidación del colesterol, así como la actividad inflamatoria de las células del sistema inmunitario.

Aunque previamente se habían asociado niveles bajos de HDL al desarrollo de AAA, no se conocían las causas exactas de esta disminución

Lo que ahora se ha visto es que en los pacientes con AAA los niveles de HDL están disminuidos y elevados los niveles de anticuerpos anti-HDL. Los anticuerpos anti-HDL, no se producen en personas sanas y actúan frente al colesterol HDL. Estos anticuerpos son específicos y “reconocen las lipoproteínas HDL capturándolo, disminuyendo sus niveles e impidiendo su acción antiinflamatoria y antioxidante “.

La presencia de estos anticuerpos en enfermedades autoinmunes es suficientemente conocida. Sin embargo, hasta ahora no se había establecido vinculación con enfermedades no autoinmunes.

Para el desarrollo de esta investigación de carácter internacional se utilizó una cohorte danesa de pacientes con AAA muy bien caracterizada correspondiente al estudio VIVA, con 488 casos y 184 controles.

Hemos visto que los anticuerpos anti-HDL están mucho más elevados en los pacientes con aneurisma aórtico abdominal, con independencia de otros factores de riesgo, con datos que señalan niveles de más del doble frente al grupo control”, indica Javier Rodríguez Carrio.

A la vista de este estudio los anticuerpos anti-HDL se perfilan como un factor de riesgo nuevo a tener en cuenta en el manejo del AAA.

Vimos una asociación negativa con los niveles de HDL, de modo que los pacientes con más anticuerpos tenían niveles más reducidos de lipoproteínas HDL y encontramos una asociación positiva entre el nivel de estos anticuerpos y el diámetro de la aorta, que es la variable clínica más importante del aneurisma de aorta. Los pacientes con niveles elevados de anticuerpos presentaban también un diámetro mayor y cuanto mayor más riesgo de rotura y de complicaciones severas”.

Un hecho relevante es que para el desarrollo de la investigación se procedió a la detección de los anticuerpos en suero, pero también se realizó su medición en el propio aneurisma, extraído para investigación después de cirugía, “y confirmamos niveles elevados de anticuerpos en el propio aneurisma, no solo a nivel circulante, es decir, a nivel local, con lo que parece que los anticuerpos se producen en el lugar de la lesión”.

Esto tiene su importancia porque de alguna forma puede suponer un cambio de paradigma en la consideración de la enfermedad de modo que los mecanismos autoinmunes parecen tener también un papel en esta enfermedad vascular, tradicionalmente atribuida a factores de riesgo clásicos como la hipertensión, la diabetes o el tabaquismo.

Javier Fernández Carrio destaca que la determinación de los niveles de anticuerpos anti-HDL puede realizarse a través de un procedimiento sencillo, accesible, fiable y reproducible que ha dado lugar a una patente internacional de la Universidad de Oviedo.

febrero 05/2020 (Diario Médico)

febrero 6, 2020 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Cardiología, Cirugía, Enfermedades Cardiovasculares, Enfermedades Hematológicas, Farmacología | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    febrero 2020
    L M X J V S D
    « ene    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    242526272829  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración