” En un impactante ejemplo de la manera como la impresión en tres dimensiones podría ser adaptada a la atención médica, doctores convirtieron plástico pulverizado en pequeños dispositivos que salvaron la vida de tres bebés varones al mantener abierta su defectuosa vía respiratoria, y los implantes incluso se expanden conforme crece el pequeño.

Estas experimentales prótesis para vías respiratorias de hecho cambian de forma con el tiempo, agregando lo que los investigadores llaman una cuarta dimensión que es crucial para niños en crecimiento, ya que los implantes primero se expanden y posteriormente, cuando ya no son necesarios, se disuelven sin ocasionar ningún daño.

“Estamos utilizando luz láser para transformar polvo en dispositivos médicos que cambian la forma en que se desarrolla el cuerpo”, dijo el líder investigador, doctor Glenn Green, un otorrinolaringólogo pediatra de la Universidad de Michigan. “Es un concepto que hubiera sido imposible  hace no muchos años”.

El equipo del doctor Green se volvió noticia en 2013 con el éxito inicial en el tratamiento del primer bebé, Kaiba Gionfriddo.

En fecha reciente, los investigadores publicaron resultados prometedores con otros dos pequeños, más exámenes de larga duración que muestran que Kaibaya con  3 años de edad, parece estar curado ahora que la férula que alguna vez le ayudó a respirar se está disolviendo justo a tiempo.

A continuación, el equipo está trabajando con la Administración de Alimentos y Medicinas para iniciar un ensayo clínico para probar los dispositivos impresos en 3D en 30 niños con un problema similar.

Expertos independientes calificaron el trabajo como emocionante.

“Fascinante”, dijo el doctor Piers Barker, de la Universidad de Duke, quien encabeza la investigación en impresión 3D para cardiología pediátrica.

“Lo promisorio de la impresión 3D es que uno puede realmente comenzar a personalizar potencialmente casi cada intervención médica”, señaló el doctor Barker. Pero “este enfoque a una estructura que permite crecimiento; es la primera vez.”

Los médicos recurren cada vez más a la tecnología de impresión en tres dimensiones.

Ya han intentado crear huesos artificiales a la medida, orejas y modelos de corazones hipertróficos para que los cirujanos puedan practicar una cirugía antes de abrir a un paciente.

Algunos científicos incluso intentan imprimir órganos con una mezcla de células humanas y un armazón biodegradable. Ese trabajo tomará muchos años más de investigación.

mayo 3 / 2015  (AP)

Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015 Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

 

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración