Un trabajo ha proporcionado la primera evidencia de que ratones de avanzada edad y con enfermedad de Alzheimer (EA) presentan alteraciones sustanciales en los pequeños vasos sanguíneos periféricos, que son muy importantes para nutrir a los diferentes órganos y tejidos y para regular la presión sanguínea.


Blood-FlowEn concreto, el estudio demuestra que el sexo de los ratones es un factor determinante. Así, las hembras mostraron alteraciones vasculares más pronunciadas que los machos, lo que sugiere que las mujeres de avanzada edad y con EA podrían sufrir mayores disfunciones cardiovasculares, con una distribución anómala del flujo sanguíneo periférico.

Los investigadores han evaluado también el comportamiento de los animales para determinar su nivel de afectación cognitiva y emocional, lo que ha permitido hallar que existe una fuerte relación entre los parámetros vasculares analizados (estructura, elasticidad, función) y diferentes patrones de conducta ansiosa en los ratones con EA, pero también en los que tienen envejecimiento normal. Según los autores, las correlaciones de comportamiento proponen la existencia de relaciones directas o indirectas entre la conducta y la función de arterias periféricas. Estas interacciones podrían explicar las anomalías del sistema neuroinmunoendocrino. El estudio fue publicado por J Alzheimers Dis 2018.
mayo 14/2018 (neurologia.com)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

    mayo 2018
    L M X J V S D
    « abr   jun »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración