Un equipo de investigadores de la Universidad de Emory, Estados Unidos, y la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), España, probó en ratones un fármaco que reduce el miedo provocado por vivencias traumáticas y que podría ser eficaz para tratar a personas con estrés postraumático, pánico y fobias.
Los autores del estudio publicado en la American Journal of Psychiatry, comprobaron que una sola dosis inyectada de 7,8-dihidroxiflavona, un derivado de los flavonoides que potencia nuevos aprendizajes emocionales, ayudó a reducir en los roedores el miedo asociado a un estímulo aversivo, informó la UAB en una nota de prensa.
Los ratones expuestos a una situación traumática muestran una memoria más persistente del miedo condicionado -asocian un estímulo sonoro con un estímulo aversivo- y presentan falta de habilidad para inhibir ese temor.
Es un fenómeno similar al que se da en personas que sufren trastornos por estrés postraumático (TEP), una afección que se caracteriza por ansiedad provocada por una situación altamente dramática, como un asalto violento, un desastre natural o un abuso físico.
La dosis de 7,8-dihidroxiflavona hace que este miedo condicionado se extinga de forma más rápida, porque activa los receptores TrkB del cerebro, probablemente de la amígdala, fundamentales para el aprendizaje y la memoria emocional.
Los flavonoides están presentes en la dieta, en alimentos como el vino tinto, los cítricos, los cereales, el té y el chocolate (con más del 70% de cacao), entre otros.
La “administración crónica” de alimentos ricos en flavonoides en animales de laboratorio demostró efectos neuroprotectores en roedores longevos, pero la activación de los receptores TrkB que producen es probablemente baja comparada con la 7,8-dihidroxiflavona.
Los receptores TrkB del cerebro se activan en los mamíferos por la proteína BDNF. Existen diversas afecciones, como la depresión o los trastornos de ansiedad, en que esta proteína presenta alteraciones en sus funciones. Desafortunadamente, indican las mismas fuentes, su administración como un fármaco está limitada porque la mayor parte de cantidad inyectada no atraviesa la barrera hematoencefálica y no puede actuar en el cerebro.
Estudios recientes demostraron que la 7,8-dihidroxiflavona es el primer fármaco que imita las acciones del BDNF y entra en el cerebro de una manera mucho más eficaz que la propia proteína, pudiendo presentar acciones terapéuticas en modelos animales con alzhéimer, infarto cerebral, párkinson y depresión.
Los investigadores creen conveniente estudiar el efecto combinado de la 7,8-dihidroxiflavona con psicoterapia, administrándola en sesiones para tratar el miedo en trastornos de ansiedad, incluso a las pocas horas de ocurrir la experiencia traumática.
Dirigidos por el doctor Kerry Ressler, de la Universidad de Emory, en el estudio participaron el doctor Antonio Armario, investigador del Instituto de Neurociencias de la UAB, y el doctor Raúl Andero, actualmente investigador de la Universidad de Emory.
Barcelona, enero 12/2011 (EFE)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración