disfuncion cognitivaLa  prolongada es un deterioro común post-Covid 19.

Los efectos a largo plazo de la COVID-19 sobre la función cognitiva se han convertido en un área de creciente preocupación. Este artículo proporciona una descripción general de las características, factores de riesgo, posibles mecanismos y estrategias de manejo de la disfunción cognitiva en la condición post-COVID-19 (PCC).

La disfunción cognitiva prolongada es uno de los deterioros más comunes en la condición post-COVID-19 (PCC), afecta entre el 17% y el 28% de los individuos más de 12 semanas después de la infección y persiste en algunos casos durante varios años.

Las disfunciones cognitivas pueden manifestarse como una amplia gama de síntomas que incluyen deterioro de la memoria, déficit de atención, disfunción ejecutiva y velocidad de procesamiento reducida.

Los factores de riesgo para desarrollar PCC, con o sin deterioro cognitivo, incluyen la edad avanzada, las condiciones médicas preexistentes y la gravedad de la enfermedad aguda. Los mecanismos subyacentes aún no están claros, pero los contribuyentes propuestos incluyen neuroinflamación, hipoxia, daño vascular y reactivación del virus latente, sin excluir la posibilidad de una invasión viral directa del sistema nervioso central, lo que ilustra una patología viral compleja.

Síntomas cognitivos

Las funciones de atención permiten la capacidad de procesar información de nuestro entorno y se consideran de naturaleza jerárquica. La atención focalizada y la atención sostenida se consideran funciones de atención fundamentales. Los niveles más altos de atención dependen de funciones ejecutivas y abarcan atención alterna, selectiva y dividida. A pesar de su nombre, la memoria de trabajo también se considera una función de la atención y desempeña un papel importante en la codificación de la memoria y la recuperación de información almacenada en la memoria a largo plazo.

Dado que las funciones de atención sirven como procesos y subsistemas cognitivos fundamentales para otras funciones cognitivas, son cruciales para gestionar nuestra vida cotidiana. Las funciones de atención deterioradas, incluso en los casos de deficiencias leves, afectan directamente el rendimiento tanto en las tareas cotidianas como en la vida laboral.

Las funciones de atención se asocian frecuentemente con la velocidad de procesamiento. Desde una perspectiva neuroanatómica, el tálamo desempeña un papel crucial como centro de redes que respaldan procesos relacionados con la atención, el procesamiento de información, la memoria y las funciones ejecutivas. Sin embargo, en los estudios realizados hasta el momento sobre la COVID-19 no se ha determinado cuál de las funciones de atención se ve más afectada en el PCC, ni en qué medida otras disfunciones cognitivas son independientes o están vinculadas a funciones de atención disminuidas.

Las deficiencias en la atención, la memoria de trabajo y las funciones ejecutivas a menudo tienen efectos secundarios en las pruebas que evalúan la codificación y recuperación de la memoria. En consecuencia, la memoria episódica puede verse afectada indirectamente por el tipo de daño neurológico causado por enfermedades virales, principalmente a través de reducciones en la atención y la velocidad de procesamiento necesarias para la codificación. En el contexto del PCC, aún no está completamente establecido si los resultados observados en las pruebas de memoria se deben a dificultades primarias en el almacenamiento de la memoria o si son efectos secundarios resultantes de un deterioro de la atención y/o de la memoria de trabajo.

Fatiga

La fatiga es un síntoma destacado tanto en el COVID-19 agudo como en el PCC. Las tasas de prevalencia de fatiga post-COVID oscilan entre el 32 % y el 46 % en diferentes estudios y en el metanálisis de seguimientos de 1 año entre el 18 % y el 39 %. Sin embargo, la fatiga es un síntoma multifactorial y vagamente definido presente en diversas afecciones, incluidos trastornos neurológicos, dolor crónico y depresión. También se ha informado de fatiga posinfecciosa después de otras epidemias virales.

En la mayoría de los estudios, la fatiga se informa subjetivamente mediante escalas de autoevaluación diseñadas para capturar un nivel bajo de energía que no es proporcional al nivel de actividad del individuo y que no se alivia con el descanso o el sueño normales. Actualmente, no existe una escala de fatiga validada específicamente para la fatiga post-COVID.

Como COVID-19 es una afección nueva, no es evidente si la fatiga experimentada en el PCC es equivalente y comparte los mismos mecanismos subyacentes que la fatiga en las afecciones neurológicas. En condiciones neurológicas, la disminución de la atención, la disminución de la velocidad de procesamiento y la fatigabilidad se han relacionado con la experiencia de fatiga, pero también han mostrado correlaciones significativas con la depresión y los trastornos del sueño.

Abordaje

Como la variación individual de los deterioros cognitivos es grande, se requiere un examen neuropsicológico y un enfoque multidimensional centrado en la persona. Según la Organización Mundial de la Salud, la evidencia limitada sobre los deterioros cognitivos relacionados con la COVID-19 requiere la implementación de intervenciones de rehabilitación a partir de prácticas establecidas para condiciones similares.

Se recomienda psicoeducación y entrenamiento en habilidades compensatorias. Podrían ser útiles los productos de asistencia y las modificaciones ambientales adaptadas a las necesidades individuales.

En disfunciones específicas de la atención y la memoria de trabajo, el entrenamiento cognitivo (cuidadosamente controlado en cuanto a su intensidad) podría ser eficaz para las personas que no sufren malestar post-esfuerzo.

Es crucial realizar más investigaciones para intervenciones basadas en evidencia específicas para los deterioros cognitivos relacionados con la COVID-19.

Conclusiones

La disfunción cognitiva prolongada es un deterioro común que afecta a las personas con PCC. Los factores de riesgo del PCC en general incluyen el sexo femenino, la edad, las condiciones médicas preexistentes y la gravedad de la enfermedad aguda.

Los mecanismos propuestos que contribuyen al PCC y los deterioros cognitivos incluyen neuroinflamación, hipoxia, daño vascular, reactivación viral latente e invasión viral directa del sistema nervioso central.

El manejo de la disfunción cognitiva en el PCC requiere un enfoque multidimensional que incluya un examen neuropsicológico y rehabilitación individualizada. Aunque la evidencia específica sobre los deterioros cognitivos relacionados con la COVID-19 es limitada, se pueden implementar intervenciones basadas en prácticas establecidas para otras afecciones neurológicas. La OMS recomienda educación, entrenamiento de habilidades, ejercicios cognitivos, productos de asistencia y modificaciones ambientales.

Se recomienda un entrenamiento funcional con un cuidadoso control de la intensidad para las personas que no padecen PEM. Es esencial realizar más investigaciones para intervenciones basadas en evidencia específicas para los deterioros cognitivos relacionados con la COVID-19.

Referencia

Möller M, Borg K, Janson C, Lerm M, Normark J, Niward K, et al.  Cognitive dysfunction in post-COVID-19 condition: Mechanisms, management, and rehabilitation. J Intern Med [Internet]. 2023[citado 31 oct 2023]; ;294(5):563-581. doi: 10.1111/joim.13720.

1 noviembre 2023| Fuente: IntraMed |Tomado de Noticias biomédicas

noviembre 1, 2023 | gleidishurtado | Filed under: aspectos cognitivos, COVID-19, Disfunción Cognitiva, Neurología | Etiquetas: , , |

El estreñimiento crónico puede estar asociado con el empeoramiento de la función cognitiva, según muestran nuevos datos de tres estudios prospectivos de cohortes con más de 100.000 adultos.[1]

En comparación con las personas que defecan una vez al día, los adultos con estreñimiento que defecan cada tres días o más tenían una cognición significativamente peor que correspondía a tres años adicionales de envejecimiento cognitivo cronológico, hallaron los investigadores.

estreñimiento

«Debemos estar atentos a los síntomas de la función intestinal anormal, especialmente el estreñimiento, en las personas mayores, ya que estos síntomas pueden sugerir un mayor riesgo de deterioro cognitivo en el futuro», dijo a Medscape Noticias Médicas la investigadora del estudio, Dra. Chaoran Ma, Ph. D., ex fellow de investigación del Brigham and Women’s Hospital y la Harvard Medical School y actual profesora asistente de la University of Massachusetts Amherst, en Amherst, Estados Unidos.

Los hallazgos se presentaron en la Alzheimer’s Association International Conference (AAIC) de 2023.[1]

¿Prevenir el estreñimiento mejora la salud del cerebro?

Se estima que 16% de la población mundial sufre de estreñimiento. El problema es más común en los adultos mayores, debido a factores relacionados con la edad, como la falta de fibra dietética y ejercicio, y el uso de medicamentos contra el estreñimiento para tratar otras afecciones médicas.

El estreñimiento crónico, definido como defecar cada tres días o más, se ha asociado con problemas de salud a largo plazo, como inflamación, desequilibrios hormonales, ansiedad y depresión.

Sin embargo, pocos estudios han investigado las variaciones en la motilidad intestinal y la función cognitiva.

«Nuestro estudio proporciona la primera evidencia de su tipo que examinó un amplio espectro de la frecuencia de las deposiciones, especialmente un análisis del extremo más frecuente, en relación con la función cognitiva», expuso la Dra. Ma.

El análisis involucró datos de 112.753 mujeres y hombres del Nurses’ Health Study (de 30 a 55 años), el Nurses’ Health Study II (de 25 a 42 años) y el Health Professionals Follow-up Study (de 40 a 75 años).

Los datos sobre la frecuencia de las deposiciones de los participantes se recopilaron entre 2012 y 2013, y las autoevaluaciones de la función cognitiva se obtuvieron entre 2014 y 2017. Un subgrupo de 12.696 participantes completó una batería de pruebas neuropsicológicas estándar para una evaluación cognitiva objetiva entre 2014 y 2018.

 

Los resultados muestran que la frecuencia de las deposiciones se asoció con la función cognitiva objetiva general, y la memoria de aprendizaje y trabajo, con una forma de respuesta a la dosis en forma de J inversa (ambas p para la no linealidad <0,05).

En comparación con los adultos que defecaban una vez al día, los que solo defecaban cada tres días o más tenían una cognición significativamente peor, equivalente a tres años de envejecimiento adicional (intervalo de confianza [IC] de 95%: 1,2 a 4,7).

Los investigadores también observaron relaciones similares de dosis-respuesta en forma de J de la frecuencia de las deposiciones con las probabilidades de deterioro cognitivo subjetivo y la probabilidad de tener más quejas cognitivas subjetivas con el tiempo.

En comparación con las evacuaciones intestinales una vez al día, defecar cada tres días o más se asoció con una mayor probabilidad de deterioro cognitivo subjetivo (odds ratio, 1,73; IC 95 %: 1,60 a 1,86).

Estas relaciones fueron generalmente consistentes en las tres cohortes y subgrupos.

Estos resultados enfatizan la importancia de que los médicos discutan la salud intestinal, especialmente el estreñimiento, con sus pacientes mayores», dijo en una declaración de la conferencia el investigador principal, Dr. Dong Wang, Sc. D., de la Harvard Medical School y el Brigham and Women’s Hospital, en Boston, Estados Unidos.

«Las intervenciones para prevenir el estreñimiento y mejorar la salud intestinal incluyen adoptar dietas saludables con alimentos ricos en fibra y polifenoles, como frutas, verduras y granos integrales; tomar suplementos de fibra, beber mucha agua todos los días y hacer actividad física regular», añadió el Dr. Wang.

Los investigadores también exploraron el papel del microbioma intestinal en la asociación entre la frecuencia de las deposiciones y la función cognitiva en un subgrupo de 515 mujeres y hombres.

Descubrieron que la frecuencia de las deposiciones y la cognición subjetiva se asociaron significativamente con la variación general del microbioma intestinal (ambas p < 0,005) y especies microbianas específicas.

«Esta investigación proporciona evidencia adicional de un vínculo entre el microbioma y la función gastrointestinal con la función cognitiva», aseguró la Dra. Ma a Medscape Noticias Médicas.

Sistemas interconectados

Al comentar el estudio en una declaración de la conferencia, la Dra. Heather M. Snyder, Ph. D., vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Alzheimer’s Association, señaló que «nuestros sistemas corporales están todos interconectados. Cuando un sistema funciona mal, afecta a otros sistemas. Cuando esa disfunción no se aborda, puede crear una cascada de consecuencias para el resto del cuerpo».

Sin embargo, la Dra. Snyder advirtió que «hay muchas preguntas sin respuesta sobre la conexión entre la salud de nuestro sistema digestivo y nuestra función cognitiva a largo plazo. Responder a estas preguntas podría descubrir novedosos abordajes terapéuticos y de reducción de riesgos para el Alzheimer y otras demencias».

En una entrevista con Medscape Noticias Médicas, el Dr. Percy Griffin, Ph. D., director de participación científica en la Alzheimer’s Association, señaló que el estudio US Study to Protect Brain Health Through Lifestyle Intervention to Reduce Risk (US POINTER) está evaluando el impacto de las intervenciones conductuales en el eje intestino-cerebro.

«Queremos comprender mejor cómo la práctica de hábitos más saludables puede afectar a los microorganismos en el intestino y cómo los cambios en las bacterias intestinales se relacionan con la salud del cerebro», finalizó el Dr. Griffin.

agosto 04, 2023 |Medcenter Medscape

agosto 4, 2023 | borrell | Filed under: Disfunción Cognitiva, Estreñimiento | Etiquetas: |

  • Noticias por fecha

    febrero 2024
    L M X J V S D
    « ene    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    26272829  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración