Un estudio del hospital St. Michael, en Canadá, prueba que las conmociones cerebrales tienen consecuencias en el organismo años después de producirse.

Un estudio realizado por miembros del hospital St. Michael, en Canadá, muestra que atletas universitarios que han sufrido una conmoción cerebral presentan variaciones en la talla, la circulación de la sangre y en sus conexiones cerebrales, incluso meses o años después.

El estudio, que se publica en Journal of Neurotrama, analizó a atletas universitarios, tanto hombres como mujeres, que practicaban deportes con y sin contacto. Se tuvieron en cuenta datos de 43 deportistas, 21 de los cuales habían sufrido una conmoción cerebral.

En los atletas que habían sufrido una conmoción, se apreció la contracción del lóbulo central, parte del cerebro clave en la toma de decisiones, el control de los impulsos y en la habilidad de mantener una conversación fluida. Además, el tamaño del cerebro de los atletas que habían sufrido una conmoción era entre un 10 y un 20 por ciento menor que el resto.

Además, los investigadores también detectaron cambios en la materia blanca cerebral y entre un 25 y un 35 por ciento menos de circulación sanguínea en algunas áreas cerebrales, principalmente en el lóbulo central. Al parecer esta región es la que más sufre con los golpes que se producen en el cráneo.

“Las contusiones cerebrales se consideran en el deporte como una lesión de corto plazo, pero este estudio prueba que las conmociones pueden tener consecuencias en la salud también a largo plazo, incluido el riesgo de sufrir depresión o problemas cognitivos”, concluye Nathan Churchill, autor principal del estudio e investigador del hospital St. Michael.
julio 28/2016 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración