Un estudio sugiere que el urato podría retrasar la progresión de la enfermedad en sus primeras etapas, antes de que se observen los síntomas.

Los hombres que tienen niveles altos de urato, también conocido como ácido úrico, en la sangre pueden ser menos propensos a desarrollar la enfermedad de Parkinson, según concluye un estudio que se publica en Neurology, la revista de la Academia Americana de Neurología.

El urato se forma cuando otras sustancias químicas, llamadas purinas, se descomponen en el cuerpo. Las purinas se encuentran en los alimentos, y algunas purinas son los componentes básicos del ADN. Estudios han sugerido que el urato puede desempeñar un papel protector en las células cerebrales.

“Estos resultados sugieren que el urato podría proteger contra el párkinson o retrasar la progresión de la enfermedad en sus primeras etapas antes de que se observen los síntomas –afirma el autor del estudio, Xiang Gao, de la Universidad Estatal de Pennsylvania en University Park y miembro de la Academia Americana de Neurología–. Los hallazgos apoyan más investigación sobre si elevar el nivel de ácido úrico en las personas con principios de párkinson puede retardar la enfermedad”.

Gao considera que la idea es interesante, ya que los niveles de urato se pueden subir fácilmente y económicamente, además de que también debe hacerse con cautela, ya que niveles excesivamente altos de urato pueden causar cálculos renales y gota.

El estudio evaluó a 90.214 participantes en tres grandes estudios en curso. Los exámenes de sangre evaluaron el nivel de urato de participantes. Un total de 388 personas que desarrollaron la enfermedad de Parkinson después del inicio de los estudios se compararon con 1.267 individuos sin la enfermedad. Los investigadores también combinaron sus resultados con los datos de tres estudios previos sobre el tema para realizar un meta-análisis.

Los hombres con el menor nivel de urato presentaban niveles de menos de 4.9 miligramos por decilitro y aquellos con los niveles más altos tenían 6,3-9,0 mg/dL, con los niveles normales que pueden variar desde 3,5 a 7,2 mg/dL.

Los hombres que presentaban los niveles más altos de urato eran casi un 40% menos propenso a desarrollar la enfermedad de Parkinson que los de los niveles más bajos.

Entre los hombres con la enfermedad de Parkinson, 45 hombres presentaban el nivel más alto de ácido úrico y 58 estaban en el menor nivel de urato, mientras que entre los hombres sanos, 111 estaban en el grupo con el mayor nivel de ácido úrico y 107 en el grupo con el nivel más bajo. Los investigadores ajustaron otros factores que podrían afectar el riesgo de enfermedad de Parkinson, como la edad, el tabaquismo y el consumo de cafeína. No hubo relación entre el nivel de ácido úrico en las mujeres y si desarrollaron la enfermedad de Parkinson.

Gao señala que el estudio no prueba que los altos niveles de urato protejan contra la enfermedad de Parkinson; sólo muestra una asociación consistente con un efecto de menor riesgo. También señala que se necesitan más investigaciones para comprender las diferencias de sexo en la relación entre el ácido úrico y la enfermedad de Parkinson.

enero 19/ 2016 (JANO)

enero 20, 2016 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Enfermedades del Sist. Nervioso, Reumatología | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración