Un estudio que se publica en la “Journal of the American College of Cardiology” muestra que el ejercicio regular puede reducir las consecuencias cardiovasculares adversas de la depresión.
El ejercicio regular puede reducir las consecuencias cardiovasculares adversas de la depresión.

Los síntomas leves de la depresión se han relacionado con indicadores prematuros de enfermedad cardiaca, según la investigación. No obstante, el estudio observa que el ejercicio regular puede reducir las consecuencias cardiovasculares adversas de la depresión.

La depresión ha estado relacionada con un aumento del riesgo de enfermedad cardiaca y otras dolencias físicas, y está comúnmente asociada con peores resultados en pacientes con enfermedad cardiaca y otras enfermedades. Además, hasta el 20 por ciento de las personas hospitalizadas tras un infarto muestran síntomas depresivos, mientras que los pacientes con una enfermedad cardiaca tienen tres veces más riesgo de desarrollar depresión en comparación con la población general.

Los investigadores del Hospital de Emory, en Atlanta, se centraron en la relación entre síntomas depresivos y enfermedad cardiaca. Analizaron los datos de 965 personas sin enfermedad cardiaca ni diagnóstico previo de un trastorno afectivo, psicótico o ansioso. Usaron cuestionarios para evaluar la depresión y los niveles de actividad física en los pacientes. Además, analizaron varios indicadores tempranos de enfermedad cardiaca.

Observaron que la rigidez arterial y la inflamación (indicadores previos de la enfermedad cardiaca) acompañaban al empeoramiento de los síntomas depresivos y que fueron más frecuentes en personas inactivas. Los indicadores fueron menos frecuentes en pacientes que realizan actividad física de forma regular.

“Los resultados ponen de manifiesto la relación entre el empeoramiento de la depresión y el riesgo cardiovascular y apoyan la evaluación rutinaria de la depresión en pacientes con riesgo de enfermedades cardiacas. La investigación también demuestra los efectos positivos del ejercicio para todos los pacientes, incluyendo aquellos con síntomas depresivos”, explica Arshed A. Quyyumi, autor del estudio y codirector del Instituto Clínico de Investigación Cardiovascular de Emory, en Atlanta. “Hay muchos pacientes con enfermedad cardiaca que también experimentaron depresión, por lo que hay que investigar si animándoles a hacer ejercicio reducirá el riesgo de resultados adversos”.
enero 13/2016 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración