Un estudio muestra que los individuos que trabajan en casa, están en paro o no realizan ningún tipo de actividad física no ven disminuida la probabilidad de desarrollar esta dolencia.

 Investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo, Suecia  han descubierto que la actividad física solo puede asociarse a un menor riesgo de insuficiencia cardiaca en hombres cuando es moderada y se limita a caminar o ir en bicicleta, según los datos publicados en Heart Failure,    la revista del Colegio Americano de Cardiología.

 En este trabajo, los investigadores realizaron un seguimiento a un total de 33 012 hombres entre 1998 y 2012, para ver si la aparición de este evento cardiovascular podía asociarse a la actividad física. En general, los hombres que tenían los niveles más bajos y más altos de actividad física tenían un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca, un 47  y 51 % respectivamente en comparación con quienes tenían una actividad moderada.

 Además, al analizar los diferentes tipos de actividad física vieron que caminar e ir en bicicleta durante 20 minutos al día era lo que se asociaba a una mayor reducción del riesgo. Al inscribirse en el estudio, los participantes completaron un cuestionario en el que precisaban su nivel de actividad en el trabajo, en casa, el tiempo que dedicaban a caminar o montar en bicicleta, y el ejercicio realizado desde que tenían 30 años.

 De este modo, a cada tipo de actividad física asignaron una puntuación para medir su intensidad. Así, caminar o ir en bicicleta apenas 20 minutos al día se asoció con un descenso del riesgo de un 21 %, lo que representó la mayor diferencia en términos de supervivencia.

 La actividad que se hace en el presente, más importante que la pasada

 En cambio, aquellos que trabajaban en casa, estaban en paro o no realizaban ningún tipo de actividad física no veían reducido el riesgo de insuficiencia cardíaca, algo que tampoco sucedió con aquellos que a los 30 estaban físicamente activos pero se habían vuelto sedentarios con el paso de los años.

“Vemos cómo la actividad física que se realiza en el presente, aunque sea moderada, puede ser más importante para evitar la insuficiencia cardíaca que la realizada en el pasado”, ha explicado Andrea Bellavia, uno de los autores del estudio.

 Aunque el estudio muestra la relación entre un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca y una actividad física elevada, los autores aseguran que esta asociación no está del todo justificada pero que, en todo caso, podría atribuirse al riesgo que pueden suponer algunas prácticas como carreras de fondo o pruebas de esfuerzo.

 “La relación en forma de U entre los niveles de ejercicio y la probabilidad de insuficiencia cardíaca posterior es un hallazgo que estimulará nuevas investigaciones en el campo de la prevención”, ha añadido Christopher O’Connor, editor jefe de Heart Failure.

 agosto 13 / 2015 (JANO)

agosto 15, 2015 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Cardiología, Enfermedades, Enfermedades Cardiovasculares, Especialidades, Medicina, Medicina Interna | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración