Investigadores del Centro de Cáncer Kimmel de Johns Hopkins, en Baltimore, Estados Unidos, dicen haber empleado células inmunes obtenidas de la médula ósea del paciente para tratar el mieloma múltiple.

Los resultados de este ensayo, realizado con un tipo particular de células T que se dirigen al tumor, conocidas como linfocitos infiltrantes de la médula ósea (MIL), se detallan en Science Translational Medicine.

“Lo que hemos aprendido en este pequeño ensayo es que un gran número de linfocitos infiltrantes de la médula ósea activos pueden atacar selectivamente y matar las células de mieloma”, resume el inmunólogo de Johns Hopkins Ivan Borrello, director del estudio clínico.

Los linfocitos infiltrantes de la médula ósea   son los soldados de infantería del sistema inmune y atacan células extrañas, como bacterias o virus, explica Borrello. Pero en su estado normal, están inactivas y son escasas en número para tener un efecto medible sobre el cáncer. Un trabajo anterior de Borrello y sus colegas mostró que MIL activados podrían atacar selectivamente y matar las células de mieloma tomadas de enfermos y cultivadas en laboratorio.

En el nuevo ensayo, los investigadores reclutaron a 25 enfermos con mieloma múltiple recién diagnosticado o recidivante (3 de los enfermos recayeron antes de que pudieran recibir la terapia de MIL). Los científicos recogieron MIL de la médula ósea de cada paciente, las cultivaron en el laboratorio para ampliar su número, las activaron con perlas microscópicas recubiertas con anticuerpos activadores inmunes y las inyectaron por vía intravenosa a cada uno de los 22 enfermos .

Tres días antes de las inyecciones, los enfermos recibieron dosis altas de quimioterapia y un trasplante de células madre, los tratamientos estándar para el mieloma múltiple. Un año después de recibir la terapia de MIL, 13 de los 22 enfermos presentaron al menos una respuesta parcial a la terapia, lo que significa que su cáncer se había reducido en al menos un 50 %, de los que 7 experimentaron una reducción del 90 % en el volumen de las células tumorales y vivieron en promedio 25, 1 meses sin progresión del cáncer. En total, 15 enfermos sumaron un promedio de  11, 8 meses libres de progresión.

Ninguno de los participantes presentó graves efectos secundarios y la supervivencia global fue de 31, 5 meses para los enfermos que experimentaron una reducción de la enfermedad al menos del 90 %. El tiempo medio de seguimiento es actualmente de más de 6 años.

En los tumores no sanguíneos, como el melanoma, sólo alrededor de la mitad de los enfermos tiene células T que pueden ser recopiladas y sólo alrededor de la mitad de esas células recolectadas se puede cultivar. “Por lo general, las células inmunes de tumores sólidos, llamadas linfocitos infiltrantes de tumor, se pueden cosechar y cultivar en sólo alrededor del 25 % de los enfermos que podrían candidados para la terapia. Pero en nuestro ensayo clínico, fuimos capaces de cosechar y cultivar MIL de los 22 enfermos “, destaca Kimberly Noonan, investigadora asociada en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Gracias a este trabajo, los científicos determinaron cuántos de los linfocitos infiltrantes de la médula ósea cultivadas en el laboratorio se dirigen específicamente al tumor del enfermo , y vieron que los enfermos cuya médula ósea antes del tratamiento contenía un gran número de ciertas células inmunes conocidas como células de memoria centrales, tuvieron una mejor respuesta a la terapia linfocitos infiltrantes de la médula ósea

Los enfermos que iniciaron el tratamiento con signos de respuesta inmunitaria hiperactiva no responden tan bien.

junio 02 / 2015 (JANO)

 

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración