El contacto con el agua, junto con determinadas conductas, como el uso de bastoncillos o tapones para los oídos, obligan a que las otitis externas sean una de las consultas más frecuentes en verano, según advirtió la especialista en otorrinolaringología del Hospital Casa de Salud de Valencia, Dra. Amparo Platero, quien añade que por esta razón la afección se conoce también como otitis de piscina o de verano.

Se trata de la inflamación del conducto externo del oído y esta inflamación “debe tratarse cuanto antes, pues hay que tener en cuenta que puede extenderse a las zonas vecinas y aumentar su gravedad”, resalta esta especialista. La humedad propia de las playas y piscinas o incluso, la producida por el propio sudor del oído, es la primera causa de esta infección.

La Dra. Platero alerta, además, de que “todavía es mucho peor manipular el oído, con bastoncillos por ejemplo, pues se producen escoriaciones que son la puerta de entrada para Pseudomonas.

La especialista señala que “no se puede evitar estar en contacto con el agua, pero lo que hay que evitar es la manipulación del oído”. Por ello, advirtió sobre el riesgo que supone el uso de tapones para el agua. “El conducto del oído no es recto sino acodado y por eso, a no ser que los tapones estén hechos a medida, no evitan la entrada del agua, al contrario, obstaculizan su salida y facilitan la infección”, dijo.

No existe un perfil de persona con riesgo de padecer este tipo de otitis, pero debe tenerse en cuenta que “los niños suelen estar más en contacto con el agua, al igual que los que realizan deportes acuáticos”, apuntó.

Dolor, picor, supuración y una sensación de taponamiento son los síntomas de esta patología. Su duración depende de la gravedad pero “este tipo de otitis hay que tratarlas el tiempo que toque porque si no se curan bien y se vuelve a estar en contacto con el agua, la recaída es más que segura”. Aunque sí es cierto, añadió, que “la mayoría de otitis pueden curarse con un tratamiento tópico, gotas que llevan antibióticos y antiinflamatorios, y en casos más graves, por vía oral”.

Esta especialista destaca que “si existe algún indicio de enfermedad en el oído, es muy importante tratarla antes de entrar en contacto con el agua, más si cabe en los niños con predisposición a contraer infecciones”.

Marzo 2 / 2015 (JANO)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración