La descripción del Alzheimer se realizó hace cien años, sin embargo, hoy en día aún se desconoce que origina esta enfermedad, misterio que el Banco Nacional de Cerebros contribuye a develar.

Así, los cerebros donados de personas fallecidas, son la materia prima de este centro que cuenta con tecnología de última generación a nivel nacional y es coordinado por José Luna Muñoz.

 “A cien años de que se hizo la descripción de esta enfermedad nos falta ver el origen” comenta el especialista, al tiempo que apunta una de las principales dificultades es que no se puede estudiar en animales, porque estas enfermedades neurodegenerativas son exclusivas del ser humano.

 Es en este momento en que son necesarios los ratones transgénicos a los que se les meten secuencias de DNA para que sobreexpresen las proteínas que están involucradas en la enfermedad de Alzheimer.

 “En lo que nos ayuda el ratón es que nosotros lo podemos sacrificar a diferentes etapas de vida del animal y vamos a poder ver su evolución y progresión, y así nos damos una idea de cómo se está comportando en el cerebro humano”, dijo en entrevista con Notimex.

A esto se suma otra dificultad, “obviamente en el cerebro humano no podemos evaluar a través del tiempo (el proceso de la enfermedad) porque no podemos obtener tejido cerebral del paciente en vida, sino que todo esto son estudios post mortem”.

 Haciendo frente a estos retos con tecnología de punta y un equipo de investigadores del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Luna Muñoz adelanta uno de los avances que se estudian.

 “Lo que se ha relacionado más con la demencia son las marañas neurofibrilares, como si fueran una cantidad de hilos que se van formando dentro de la célula que al final la van a secuestrar y la va aislar de las demás neuronas.

 Nosotros estamos proponiendo que realmente tanto las marañas como las placas son mecanismos de protección del cerebro y esto conlleva para que realmente esta degeneración sea muy lenta”  Degeneración que puede llegar a durar en una persona con esta afección hasta 20 años, donde los síntomas clínicos pueden comenzar con pequeños olvidos o incluso se han sugerido alteraciones en la percepción de olores, detalla el especialista.

 El centro, que cuenta hoy en día con 250 cerebros ya en custodia, lleva a cabo sus estudios seccionado los cerebros por la mitad.

 Luego cada uno de los hemisferios los cortamos con rebanadas de más o menos un centímetro de espesor y esos son los que mantenemos (en recipientes herméticos) en el fijador, para después poder obtener las muestras que se requieran, explica.

 Por ejemplo, del área denominada “Hipocampo” que “es la zona que se encarga de los recuerdos y en Alzheimer esta es la primera zona que se altera o se modifica por la acumulación de estas estructuras patológicas”.

 Para esto se realizan nuevos cortes a la muestra “que son de 50 micras esto es, un milímetro dividido en 20 partes, lo teñimos con marcadores fluorescentes y esto es lo que ponemos en el microscopio y a través de un rayo láser de diferentes longitudes de onda detectamos los marcadores”.

 Pero profundizar en el origen de esta enfermedad no es el único interés del Centro, sino que “estamos tratando de buscar un método de diagnostico temprano, para la detección de Alzheimer y compararla con otros tipos de demencias”, adelantó Luna Muñoz.

 Para los pacientes, esto sería de gran beneficio ya que cuando se detectan los primeros síntomas “a nivel celular el mecanismo de degeneración fue echado a andar 20 años atrás y si lo podemos detectar se pueden aplicar fármacos efectivos que eviten la degeneración”.

 Por lo que para continuar con estos avances, “realmente nos hacen falta son más cerebros de personas que fallecen con alteraciones neurológicas porque la mayoría de estos cerebros son sin alteraciones; necesitamos que aquellos familiares que tienen sus pacientes con esta enfermedad que cuando fallezcan también nos donen estos cerebros”.

 De manera que aquellos que estén interesados, el especialista puso a su disposición el teléfono  al correo electrónico jluna@cinvestav.mx donde “pueden preguntar más a fondo como es todo el trámite que hay que hacer”, puntualizó.

 febrero 1 / 2015 (Notimex).-

Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2014 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina” S.A.

 

febrero 4, 2015 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Enfermedad de Alzheimer, Enfermedades neurodegenerativas, Neurología | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    febrero 2015
    L M X J V S D
    « ene   mar »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    232425262728  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración