Los avances en el terreno de la nanociencia pueden contribuir a anticipar el diagnóstico del cáncer, en particular mediante la utilización de nanobiosensores, como el que se está desarrollando para la detección del cáncer de colon, a través de la búsqueda de varios tipos de autoanticuerpos, lo que puede adelantar varios años el diagnóstico de este tipo de tumor.

Se lleva a cabo a través de varios tipos de autoanticuerpos. Mejorará los programas de cribado y reducirá algunas colonoscopias.
Así lo ha avanzado Laura Lechuga, profesora de investigación del CSIC y responsable del Grupo de Nanobiosensores y Aplicaciones Bioanalíticas del Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología.

La localización de autoanticuerpos que se generan en respuesta a antígenos segregados por las células adelanta la detección tumoral en varios años
“La contribución de la nanomedicina se produce a través de diversas áreas como la utilización de nanopartículas para la destrucción selectiva de células cancerosas o la mejora en la resolución de las técnicas de imagen, expresó Lechuga.

Otra línea de progreso es la relacionada con el diseño de nanobiosensores, una de las líneas de investigación de su laboratorio, para desarrollar biosensores ópticos en los que se depositan receptores específicos frente a determinados biomarcadores como anticuerpos, antígenos o micro-ARN. “Esta técnica nos permite identificar un proceso tumoral en menos tiempo y en estadio temprano; de hecho, buscamos que sea efectivo en tiempo real, con menos coste y lectura directa, sin necesidad de marcadores fluorescentes frente a procedimientos convencionales”.

Precisamente su laboratorio está trabajando en el desarrollo de un biosensor para el diagnóstico precoz del cáncer de colon, a través de la localización en suero de cuatro tipos de autoanticuerpos que se generan en respuesta a antígenos segregados por las células cancerosas y que ” permitiría adelantar varios años la detección de esta enfermedad, sin necesidad de realización de colonoscopia, con la posibilidad de mejorar los programas de cribado en población más vulnerable”.

Otra línea está relacionada con biomarcadores de micro-ARN en cáncer de próstata y de vejiga, pero “aplicables en otros tipos de tumores o enfermedades. Basta con que los clínicos nos digan qué biomarcadores tenemos que buscar, en qué fluido y en qué cantidades”. Estos biomarcadores de ARN o proteicos podrían ser útiles no solo en el diagnóstico sino también en el seguimiento de los pacientes, “para ver si el tratamiento ha sido efectivo o no y en qué medida”.

La detección y cuantificación de bacterias de manera directa y en un tiempo mínimo es otra de las líneas maestras, así como la “determinación de su posible resistencia a antibióticos”.

También a las técnicas de hipertermia para aumentar la temperatura de las nanopartículas que previamente han penetrado en las células cancerosas por estar estas más irrigadas, generando un campo magnético o acústico, y provocando un calentamiento local de las nanopartículas por la vibración ocasionada, propiciando así una destrucción selectiva de las células tumorales que previamente las habían captado. Esta técnica  tiene resultados prometedores sobre todo para tumores sólidos,  refirió  Lechuga.

diciembre 5 / 2014  (Diario Médico)

diciembre 5, 2014 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Gastroenterología | Etiquetas: , , , , , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    diciembre 2014
    L M X J V S D
    « nov   ene »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración