No se queje si sus adolescentes son dormilones ya que, al menos según un estudio sobre moscas que publica la revista “Science”, las siestas largas son cruciales para el desarrollo cerebral y la capacidad para aparearse.

La investigación la dirigió Mathhew Kayser, del Departamento de Psiquiatría en la Escuela Perelman de Medicina de la Universidad de Pensilvania, y se enfocó en el hecho de que las moscas “Drosophila” jóvenes duermen más que las mayores y son más remolonas para despertarse.

Hasta ahora el papel que el sueño tan profundo desempeña en su desarrollo no se conocía como tampoco los mecanismos que lo mantienen.

“El exceso de sueño resulta de una inhibición disminuida de una región (cerebral) que promueve el sueño causada por un circuito de dopamina específico”, señalaron los autores.

Las hipótesis que han circulado por medio siglo sostienen que el sueño en las etapas tempranas del desarrollo es importante para la formación de patrones en el cerebro y la etapa dormilona en la juventud temprana es común en especies múltiples.

“Los estudios sobre humanos han demostrado que la falta de sueño durante los periodos críticos del desarrollo pueden tener consecuencias graves y duraderas”, explicó el artículo.

Los científicos hicieron su investigación con moscas “Drosophila” porque éstas “comparten muchas características del sueño en los humanos” y encontraron que la necesidad de dormir es especialmente alta en las moscas jóvenes.

Kayser y sus colaboradores realizaron una serie de experimentos que les llevó a la teoría de que la señal de dopamina es menos activa en los organismos jóvenes, lo cual a su vez permite que la región cerebral que promueve el sueño -el cuerpo dorsal con forma de abanico- sea hiperactiva.

Para probar su teoría, los científicos activaron esa región en moscas jóvenes y maduras durante las primeras doce horas del día, que es el periodo cuando los dos grupos de edad muestran las diferencias mayores en sus patrones de sueño.

En las moscas jóvenes el estímulo de esa área cerebral no tuvo mucho efecto, pero en las moscas maduras causó un incremento notable del tiempo de siesta.

Los investigadores observaron luego si el sueño resultaba en cambios en las funciones a escala mayor, enfocándose en la búsqueda de apareamiento, una actividad que se creía ya programada firmemente en los circuitos del cerebro.

La excitación de las neuronas de dopamina durante el primer día de la vida de la mosca -cuando esas neuronas deberían estar en reposo- causó problemas a las moscas más jóvenes en la búsqueda de apareamiento más adelante en la vida.

Como resultado, las moscas que tuvieron sueño disminuido durante su juventud se aparearon con menos frecuencia cuando eran adultas.

Los investigadores señalaron que la dopamina puede influir también los cambios en el desarrollo de otras especies vinculados con el sueño.
abril 24/2014 (EFE)

Tomado del Boletín de Prensa Latina: Copyright 2012 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

No está disponible el resumen

Sleep Tight, Fly. Science 18 April 2014: 233. [DOI:10.1126/science.344.6181.233-b]
abril 24, 2014 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Neurología, Pediatría | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    abril 2014
    L M X J V S D
    « mar   may »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración