Puede haber un vínculo entre el clima y el riesgo de sufrir un derrame, dijeron recientemente los investigadores que analizaron tendencias climáticas y registros hospitalarios de millones de estadounidenses.

Al parecer, el clima frío, la alta humedad y las grandes oscilaciones diarias de temperatura llevan a más personas al hospital por derrames. El estudio encontró que a medida que aumenta la temperatura, el riesgo se reduce 3 % por cada 5 grados.

“Quizá algunos de estos factores meteorológicos son un detonante”, dijo Judith Lichtman, una investigadora especializada en derrames de la Universidad de Yale que dirigió el estudio. Con el cambio climático global y las condiciones meteorológicas extremas como las de la inusual tormenta invernal en el sur de Estados Unidos, “esto podría ser cada vez más importante”, dijo.

Lichtman y sus colegas de las universidades de Harvard y Duke divulgaron los resultados de su estudio durante la Conferencia Internacional de Apoplejía de la Asociación Estadounidense del Corazón en San Diego. Se trata de la investigación más grande y más detallada sobre esta cuestión.

Cada año, unos 800 000 estadounidenses sufren un derrame cerebral. La mayoría se deben a la formación de coágulos que bloquean un vaso sanguíneo en el cerebro, y la hipertensión arterial es un factor de riesgo importante.

Algunos estudios anteriores encontraron una tendencia estacional en las tasas de episodios cerebrovasculares, y hay razones biológicas para pensar que están relacionados, dijo un experto independiente, el doctor Andrew Stemer, neurólogo de la Universidad de Georgetown.

Los vasos sanguíneos se contraen en el clima frío, lo que puede aumentar la presión arterial, dijo. El clima extremo puede desencadenar una reacción de estrés en el cuerpo, haciendo que se liberen sustancias “que no solo aumentan el trabajo del corazón”, sino que hacen la sangre más pegajosa y más propensa a coagularse, dijo Stemer.

En el clima frío “el cuerpo toma medidas drásticas, hay estrés cardiovascular”, dijo el doctor Larry Goldstein, especialista en accidentes cerebrovasculares de Duke que trabajó en el estudio.

El nuevo estudio, que analizó las hospitalizaciones por derrames y no solo las muertes, halló que las temperaturas más bajas, los grandes cambios diarios de temperatura y los puntos de condensación más altos (humedad) estaban vinculados a mayores tasas de hospitalización por accidentes cerebrovasculares.
febrero 21/2014 (PL)

Tomado del Boletín de Prensa Latina: Copyright 2012 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

febrero 27, 2014 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Cardiología, Enfermedades Cardiovasculares, Neurología | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    febrero 2014
    L M X J V S D
    « ene   mar »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    2425262728  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración