Un medicamento utilizado para tratar la depresión y la ansiedad puede mejorar una afección cardiaca relacionada con el estrés en personas con enfermedad coronaria estable, según han descubierto investigadores del Centro Médico de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte (Estados Unidos).

En comparación con los que recibieron placebo, las personas que tomaron el antidepresivo escitalopram (comercializado como “Lexapro” por Lundbeck) tuvieron más de dos veces y media menos de probabilidades de sufrir isquemia miocárdica inducida por el estrés mental (MSIMI), una afección cardiaca provocada por este tipo de estrés, según los resultados del estudio, publicados en Journal of the American Medical Association ( doi: 10.1001/jama.2013.5566.)

Los investigadores entienden que sus hallazgos se suman a la actual comprensión de cómo las emociones negativas afectan a la salud cardiovascular. En la isquemia del miocardio, el músculo del corazón no recibe suficiente flujo sanguíneo o la oferta no se ajusta a las necesidades del músculo cardiaco, por lo que estos pacientes con frecuencia no presentan síntomas evidentes, pero las investigaciones han demostrado que el estrés emocional puede desencadenar estas enfermedades del corazón.

“La isquemia miocárdica inducida por el estrés mental es una enfermedad grave, ya que los pacientes con esta afección suelen tener problemas cardiacos peores”, dijo el autor principal, Wei Jiang, profesor asociado de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento y Medicina Interna en Duke. “Este estudio demostró por primera vez que es tratable con un medicamento de emoción-modulación”, añade.

MSIMI se diagnostica sobre la base de ciertos cambios en el corazón: nuevo movimiento anómalo de la pared, reducción de la cantidad de sangre que se bombea desde el ventrículo izquierdo, cambios isquémicos en las pruebas de electrocardiograma o una combinación de estos síntomas. Aunque puede ser grave, se sabe poco sobre cómo tratarla y estudios previos sobre las intervenciones para MSIMI no han sido concluyentes.

“Para avanzar en nuestra comprensión de la mejora de la salud cardiovascular, creemos que la investigación continua entre la intersección de la salud mental y la enfermedad cardiovascular debe ser una prioridad”, dijo el autor principal Christopher O’Connor, director del Centro del Corazón Duke y director de la División de Cardiología.

Para entender mejor la forma de mitigar los efectos cardiovasculares negativos provocados por el estrés mental, investigadores de Duke realizaron un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, del tratamiento con escitalopram en la isquemia miocárdica inducida por estrés mental, en el que se incluyeron participantes con enfermedad coronaria que se encontraban en condición estable.

De los 310 participantes que fueron evaluados, 127 desarrollaron MSIMI y fueron aleatorizados para recibir escitalopram, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) que se utiliza para tratar la depresión y la ansiedad, o placebo. Un total de 112 participantes completaron el estudio y las evaluaciones finales.

Los investigadores observaron que los que tomaron escitalopram tenían 2,62 veces menos probabilidades de experimentar MSIMI durante las tres tareas de estrés mental en comparación con los que tomaron placebo. Además, los  participantes en el grupo de escitalopram se sentían significativamente con más control y más tranquilos que los del grupo placebo.

Tomar escitalopram se asoció también con varios cambios positivos en los marcadores cardiovasculares, incluyendo la reducción del número de plaquetas transportadoras de receptores de la serotonina. “Nuestros resultados apoyan la hipótesis de que el uso a corto plazo de los ISRS mejora los niveles de biomarcadores asociados a los resultados cardiovasculares adversos”, dijo Jiang.

El estudio sugiere que los ISRS o tratamientos similares podrían desempeñar un papel importante en el manejo de la enfermedad coronaria, un hallazgo relevante para los médicos y los pacientes en riesgo o que viven con la enfermedad coronaria. “Todos los médicos que tratan a pacientes con enfermedad de la arteria coronaria deben ser conscientes de cómo los factores del estrés emocional pueden influir negativamente en la gestión de la enfermedad”, concluye el autor del estudio, Eric Velázquez, profesor asociado de cardiología de Duke.
octubre 17/2013 (Diario Salud)

Jiang W, Velazquez EJ, Kuchibhatla M, Samad Z, Boyle SH, O’Connor C. Effect of escitalopram on mental stress-induced myocardial ischemia: results of the REMIT trial. JAMA. 2013 May 22;309(20):2139-49.

octubre 17, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Cardiología, Psicología | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    octubre 2013
    L M X J V S D
    « sep   nov »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración