Los cambios bruscos de temperatura obligan al cerebro a reajustarse y pueden provocar “que las personas aquejadas de algún tipo de trastorno mental, como depresión o ansiedad, sufran recaídas o acentúen sus episodios de crisis”, explica José Antonio López Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (Asepp).

“En primavera, el cerebro se expone a una mayor cantidad de luz. Pasamos del invierno oscuro, lluvioso y lúgubre a una explosión de luz y de color, de olores que, como norma general, provocan trastornos en el organismo”, en forma de problemas digestivos, gastritis, alergias… Según López, se producen tres síntomas claros que no afectan por igual a toda la población: “Alteraciones en el sueño, un cansancio físico mayor de lo habitual e irritabilidad”.

Sin embargo, según López, el único consejo posible para prevenir este tipo de recaídas pasa por “conocerse a uno mismo bien. En la sociedad actual en la que vivimos, nos movemos tan rápido que hemos perdido la capacidad de conocernos a nosotros mismos, de pararnos un minuto y saber qué nos afecta y por qué”.

No obstante, aunque la tristeza, la ansiedad o el cansancio propios de los cambios de temperaturas son normales, siempre y cuando no excedan de los diez días, momento en el cual habría que plantearse si han sido el detonante de un trastorno previo.
mayo 20/2013 (Diario Médico)

mayo 28, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Medicina Ambiental, Psicología | Etiquetas: , , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    mayo 2013
    L M X J V S D
    « abr   jun »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración