Un equipo de científicos británicos descubrió un nuevo grupo de genes que incrementa el riesgo de osteoartritis, también llamada artritis degenerativa o artrosis, hallazgo que ahora abre la puerta a nuevos tratamientos, según se informó.

La investigación a cargo de la Universidad de Newcastle (Inglaterra), y que fue publicada en la revista The Lancet (doi:10.1016/S0140-6736(12)60681-3, logró identificar ocho nuevos genes, de un total de 11 genes conocidos ahora de la enfermedad.

Dicha dolencia es la forma más común de la artritis y una de las principales causas de discapacidad en adultos. Afecta a alrededor de 40% de las personas mayores de 70 años, y hasta ahora no existe una cura para la enfermedad.

El estudio, que según los expertos es un “gran avance” que podrá conducir al desarrollo de nuevos tratamientos, es el más amplio que se ha llevado a cabo sobre la genética de la osteoartritis.

Esa enfermedad es causada por el desgaste de las articulaciones, incluido el cartílago, el tejido que funciona como amortiguador entre los extremos de los huesos.

Los investigadores han concluido que los factores genéticos son responsables de por lo menos 50% del riesgo que tiene un individuo de desarrollar osteoartritis, y por ende el entendimiento de estos factores “es esencial en la búsqueda de nuevas terapias”.

Los científicos de la Universidad de Newcastle compararon el ADN de 7400 pacientes con osteoartritis con el ADN de 11 000 voluntarios sanos, y de esa forma observar las regiones con mayor probabilidad de ser las “culpables” para estudiarlas con más detalle.

Más tarde, llevaron a cabo pruebas clínicas con otro grupo de 7500 personas con osteoartritis y 43 000 individuos sin el trastorno en Islandia, Estonia, Holanda y el Reino Unido.

De acuerdo a la investigación, los resultados confirmaron las tres variantes genéticas previamente identificadas y descubrieron otras ocho variantes vinculadas a la enfermedad.

Una de las variantes con el efecto más fuerte está situado en la región del gen GNL3 que produce una proteína que tiene una función importante en el mantenimiento celular.

Otras tres están en regiones del ADN involucradas en la regulación del cartílago, el desarrollo de huesos y el peso corporal.

El doctor John Loughlin, profesor de investigación musculoesquelética de la Universidad de Newcastle y a cargo del estudio, afirmó que la osteoartritis “se presenta en familias y que esto se debe a los genes que la gente hereda más que al ambiente que comparten”.

“En este estudio hemos sido capaces de mostrar con un alto grado de confianza las regiones genéticas que son el principal factor de riesgo para desarrollar la osteoartritis”, agregó.

Loughlin confirmó que “es la primera vez que es posible demostrar esto en una enfermedad común, pero tan compleja.

“Y es un primer paso importante”, subrayó.

Por su parte el profesor Alan Silman, director médico de Arthritis Research Uk, que financió la investigación, subrayó que “hasta que entendamos la causa de esta compleja enfermedad no podremos encontrar una cura”.

“ste es un avance importante en nuestro entendimiento de la osteoartritis, y esperamos que nos ayude a desvelar la base genética de la enfermedad”, concluyó.
julio 4/2012 (ANSA)-

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2011 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

arcOGEN Consortium and arcOGEN Collaborators. Identification of new susceptibility loci for osteoarthritis (arcOGEN): a genome-wide association study.The Lancet, 3 jul 2012

julio 6, 2012 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Ortopedia y Traumatología | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración