Los especialistas que han participado en el IX Congreso Nacional de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas han analizado los avances terapéuticos que se consolidarán a lo largo de la próxima década.

En la próxima década los cardiólogos pediátricos podrán contar con el desarrollo de nuevos stent miniaturizados para sus pacientes y con la evolución de otros campos “muy interesantes como el establecimiento de nuevos materiales de stent absorbibles que sería lo ideal para esta área”, ha afirmado Fernando Ballesteros, del Hospital Universitario Gregorio Marañón (Madrid).

En el IX Congreso Nacional de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas, celebrado en Málaga, el especialista madrileño ha explicado que “estamos en un momento de evolución en el que hay que tener un cambio de actitud terapéutico: se debe integrar a los intervencionistas y a los cirujanos para poder hacer determinados procedimientos de manera  lo que va a tener muchísimas implicaciones que hasta ahora eran impensables para desarrollar nuevas técnicas”.

Procesos híbridos
En esta línea, Gianfranco Butera, cardiólogo de la Policlínica San Donato, en Milán, también ha insistido en que “habrá un espectacular desarrollo de herramientas específicas”. Además, Butera ha señalado que “un gran avance en la terapia de los pacientes son los procedimientos híbridos en las arterias pulmonares”.

La implantación del stent híbrido tiene ciertas ventajas frente al tradicional. Así, “el tamaño no importa; el recorrido no importa, no hay necesidad de conductos curvados o doblados, se necesitan cables no rígidos y vainas largas; existe un mejor control, ya que hay mejor hemodinámica y un control más adecuado de las complicaciones potenciales”, ha subrayado.

Entre otras ventajas, el especialista italiano ha destacado “la reducción de tiempos de procedimiento, que el stent puede ser acortado o plegado, la reducción de la tasa de reestenosis, la disminución en los tiempos de paso y la posibilidad de acercarse a las lesiones distales y a los pliegues o compresiones vasculares externas”.

En cuanto a los inconvenientes, Butera ha nombrado “la colocación imprecisa del stent -en el extremo distal en particular-, la posición no controlada de alambre distal y la aparición de una posible cintura residual”.

En opinión del cardiólogo, “hay que implantar los procedimientos híbridos cuando haya estenosis proximal o cuando los pacientes se sometan a otros procedimientos quirúrgicos”.

Por otra parte, “los materiales no están diseñados para la fijación de híbridos, por lo que se deben evitar complicaciones como la disección circunferencial de la arteria, en particular dejando pared posterior unida a las estructuras circundantes”. Además, la dilatación de los stent puede dar lugar a la compresión de la vía aérea, por lo que hay que determinar de forma óptima la medida y el diámetro del stent previamente”, señaló Butera, y ha especificado que “hay que poner especial atención por si surge edema por reperfusión pulmonar”.

Desde el año 2006, en el Hospital Gregorio Marañón se han implantado un total 41 stent a pacientes con corrección univentricular, con una media de edad de cuatro años y 15 kilos de peso; el 85 % provenían de una intervención de Norwood. “El procedimiento fue siempre eficaz y los resultados inmediatos eran muy buenos, pero lo que nos importaba era comprobar qué les pasaba a nuestros pacientes más adelante”, ha comentado Ballesteros.

Incidencias
El experto ha subrayado que “se ha podido comprobar, tras un periodo de seguimiento, que 25 de los 40 pacientes tenían una discreta disminución en la presión pulmonar; cuatro pacientes necesitaban reintervención por presentar una proliferación endotelial significativa; y en catorce de ellos han aparecido efectos secundarios de la operación de Fontan; asimismo, se han vuelto a intervenir los casos en los que no había inconvenientes técnicos para el cirujano, como un desplazamiento de stent”.

La intervención de Norwood para el síndrome de corazón izquierdo hipoplásico (SCIH) se efectúa con más frecuencia mediante conducto ventrículo derecho arteria pulmonar que con fístula sistémico pulmonar. En el SCIH, los especialistas han propuesto otras alternativas, como “procedimientos híbridos” (stent ductal hemodinámico y Banding quirúrgico) o tendentes a efectuar corrección biventricular (valvulotomías y resección endocárdica) en casos bien seleccionados.
mayo 20/2012(Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración