Parecería lógico pensar que los pacientes que sufren un ataque cardíaco reducen su consumo de comida chatarra.
Si bien algunos devotos de la comida rápida lo hacen, seis meses después de un infarto aún puede verse a más de la mitad de esos pacientes sentados en sus locales favoritos al menos una vez por semana, reveló un estudio publicado en la American Journal of Cardiology (doi:10.1016/j.amjcard.2010.12.005).De los casi 2500 pacientes con ataque al corazón estudiados por John Spertus, de la Universidad de Misuri en Kansas, 884 -o el 36%- informaron en un sondeo cuando todavía estaban hospitalizados que habían consumido comida rápida frecuentemente durante el mes anterior a su infarto. \”Frecuentemente\” fue definido como una vez por semana o más.
Cuando Spertus y sus colegas volvieron a consultar seis meses después del infarto, 503 pacientes aún consumían comida rápida una vez a la semana.
\”El consumo de comida rápida en pacientes con IAM (infarto agudo de miocardio) disminuyó los seis meses posteriores a la hospitalización, pero ciertas poblaciones -incluidos los pacientes más jóvenes, los hombres, los trabajadores y los menos educados- eran más propensas a consumir comida rápida, al menos una vez por semana, durante el seguimiento\”, escribió el equipo.
\”Se necesitarían intervenciones novedosas que vayan más allá del asesoramiento alimentario tradicional para controlar el consumo de comida rápida luego de un IAM en esos pacientes\”, añadieron los autores.
No obstante, el estudio mostró que los pacientes mayores y aquellos sometidos a cirugía de bypass eran más proclives a evitar la comida chatarra seis meses después del infarto.
El sondeo no consultó qué menú solicitaban las personas y algunos empresarios del sector gastronómico indicaron que la comida rápida no siempre se limita a hamburguesas y papas fritas.
Pero Spertus y sus colegas señalaron que las personas incluidas en su estudio que siguieron consumiendo comida rápida solían tener perfiles de salud \”consistentes con la selección de las opciones menos saludables\”.
Nueve de cada 10 pacientes en el estudio recibieron asesoramiento alimentario antes del alta hospitalaria, aunque eso no pareció afectar las posibilidades de que los consumidores frecuentes de comida rápida mejoraran sus dietas, lo que para Spertus muestra la necesidad de más educación tras el alta.
\”El problema es que los pacientes absorben tanta información en el momento del ataque al corazón que no creo que puedan captar y retener toda la información que están recibiendo\”, dijo Spertus a Reuters Health.
Los restaurantes de comida rápida de Estados Unidos colocarán en breve la información sobre calorías, grasas, sodio y otros datos nutricionales en sus menús, tal como lo requiere la ley de atención médica aprobada el año pasado.
Ciudades como Nueva York y Filadelfia ya obligan a colocar las calorías en sus menús.
Nueva York, febrero 21/2011 (Reuters)

NOTA:  El artículo completo está disponible para los lectores del dominio *sld.cu a través de Hinari.
Patterns and Predictors of Fast Food Consumption After Acute Myocardial Infarction
(doi:10.1016/j.amjcard.2010.12.005)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    febrero 2011
    L M X J V S D
    « ene   mar »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración