Los cerebros de los jóvenes son más vulnerables que lo de los adultos a los efectos dañinos del alcohol y las drogas, lo que podría afectar el desarrollo de sus capacidades plenas, recordaron expertos en un congreso médico en California.
La doctora Frances Jensen, del Children\’s Hospital de Boston en Massachusetts, advirtió en el Congreso Neuroscience 2010, que se celebra en la localidad californiana de San Diego, que los efectos de las drogas son más duraderos en un cerebro joven.
\”El desarrollo del cerebro transpira constantemente, incluso en los adolescentes, y si le administras una droga, puedes cambiar su trayectoria\”, aseguró Jensen.
La doctora subrayó que el cannabis (marihuana), por ejemplo, puede permanecer en el sistema nervioso de un adolescente durante días, y afectar los centros del aprendizaje y la memoria. Esto se debe a que un “cerebro adolescente” tiene más receptores a los que la droga puede aferrarse que en un adulto, explicó.
Respecto a los efectos a largo plazo, Jensen se remitió a un estudio dirigido por Staci Ann Gruber de la Escuela de Medicina de Harvard, Estados Unidos, presentado en el congreso, que indica que la marihuana puede reducir permanentemente el cociente intelectual de los jóvenes que lo consumen de forma regular.
En este estudio, los participantes que empezaron a consumir la droga antes de los 16 años obtuvieron las puntuaciones más bajas del grupo en un test de flexibilidad cognitiva, que evalúa la capacidad de cambiar la respuesta a una pregunta en función del contexto de la situación. Según Jensen, las resonancias magnéticas funcionales de los cerebros de fumadores de marihuana muestran que sus áreas de inhibición frontal y prefrontal están afectadas.
Un segundo estudio, presentado en el congreso por Michela Marinelli de la Universidad Médica Rosalind Franklin, Estados Unidos, profundiza en la idea, cada vez más común en la literatura científica reciente, de que la adicción es una forma más de aprendizaje para el sujeto. El equipo de Marinelli mostró cómo las ratas en su etapa adolescente trabajaban más intensamente para recibir cocaína como recompensa que las adultas, y consumían más.
\”El cerebro adolescente aprende mucho más fácilmente, pero por desgracia puede convertirse en adicto mucho más rápido y fuertemente, y durante más tiempo\”, comentó Jensen.
Los efectos del alcohol fueron el centro de un estudio de la Universidad de Loyola en Chicago, según el cual esa sustancia puede perturbar las conexiones del cerebro relacionadas con la producción de hormonas del estrés. Este trastorno puede perjudicar la capacidad de una persona para manejar el estrés, lo que puede más adelante, provocarle ansiedad o depresión. Sin embargo, las conclusiones de este último estudio, realizado con ratas, no permiten establecer una extrapolación definitiva a los humanos.
Washington, noviembre 15/2010 (EFE)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    noviembre 2010
    L M X J V S D
    « oct   ene »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración