Las personas que pierden peso en las etapas tempranas de la enfermedad de Parkinson (EP) podrían sufrir una forma más grave del trastorno del movimiento, según un estudio llevado a cabo entre 2007 y 2013.

Los investigadores examinaron datos de 1 673 personas (64,2 % varones; edad media: 61,7 años) que habían sido diagnosticadas de EP en los cinco años anteriores. El 77 % de los pacientes mantuvieron el mismo peso de forma estable, mientras que un 9 % perdieron peso y un 14 % lo aumentaron en el período del estudio. Los resultados del estudio se encuentran publicados en JAMA Neurology

En comparación con las personas cuyo peso permaneció estable, los pacientes que perdieron peso tenían unos síntomas de la enfermedad que empeoraban con mayor rapidez. El empeoramiento más lento de los síntomas se observó entre los pacientes que aumentaron de peso. Las tasas de supervivencia fueron similares en los tres grupos, pero eso podría deberse a que todos estaban en las etapas tempranas de la EP.

Según los autores, los pacientes que experimentan una pérdida de peso temprana parecen tener una forma más grave y sistémica de la EP, quizá debido al involucramiento del sistema neuroendocrino o del sistema nervioso gastrointestinal, mientras que los que aumentan de peso podrían padecer una forma más leve de la enfermedad. No se sabe si mantener o aumentar el peso podría ralentizar la progresión de la EP.

febrero 15/ 2016 (HealthDay)

febrero 16, 2016 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Enfermedades neurodegene., Neurología, Nutrición | Etiquetas: |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

  • Noticias por fecha

    febrero 2016
    L M X J V S D
    « ene   mar »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    29  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración