Una novedosa terapia, la hipertermia magnética, ha ofrecido resultados positivos en cáncer de páncreas, uno de los más resistentes a tratamientos actuales.

cancerdepancreasEl cáncer de páncreas representa el 2,1 % de todos los tumores, por lo que no es muy frecuente, pero su incidencia ha aumentado progresivamente desde la década de los 50. Se estima que cada año se diagnostican unos 233 000 nuevos casos en todo el mundo (125 000 hombres y 108 000 mujeres), el 60 % de ellos en países desarrollados.

En España, las cifras son similares, con una incidencia anual cerca a los 8 169 casos (4 276 varones y 3 893 mujeres). Según los últimos datos del año 2017 de la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN) y del Instituto Nacional de Estadística (INE), su mortalidad fue de 6 868 pacientes.

A pesar de su no elevada frecuencia, este tumor sí tiene características especiales: es muy agresivo y, además, las terapias actuales no han ofrecido los resultados positivos deseados, por lo que es aún uno de los procesos que mayores líneas de investigación protagoniza en la actualidad.

Aunque de forma experimental, un grupo multicéntrico y multidisciplinar español ha logrado avanzar en un tratamiento antitumoral que podría ser útil para el cáncer de páncreas basada en la acción de la hipertermia magnética que ofrece la ventaja de su sinergia con terapias convencionales podría resultar de gran relevancia.

Respuesta inmune e inhibición tumoral 

La hipertermia magnética es un tratamiento experimental antitumoral en el que se emplean nanopartículas magnéticas que generan calor al ser expuestas a un campo magnético alterno externo inocuo para los tejidos y podría ser útil para el cáncer de páncreas, según indican investigadores del Instituto de Nano ciencia y Materiales de Aragón (INMA), del  Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad de Zaragoza, y del centro de investigación biomédica en red (CIBER) de Bioingeniería, Biomateriales y Nano medicina (Ciber-BBN), que han estudiado varios parámetros críticos en su efectividad, detectando un aumento de la respuesta inmune en los modelos animales y una mayor inhibición del crecimiento tumoral.

Este trabajo, publicado en Applied Materials and Interfaces (ACS), ha analizado la hipertermia magnética en cáncer de páncreas, por la peculiaridad de este tipo de cáncer de tener una matriz extratumoral muy densa que dificulta la llegada de los fármacos en tratamientos convencionales.

Según Laura Asín, investigadora del Ciber-BBN en el Instituto de Nano ciencia y Materiales de Aragón, «la hipertermia magnética es de especial interés en este tipo de tumores porque puede tener un efecto dual, ayudando a la matriz extracelular a ser más permeable y  provocar la muerte de las células tumorales. La sinergia de este tratamiento con terapias convencionales podría resultar de gran relevancia”. 

Autoactivación 

Los ensayos se han llevado a cabo usando distintos tipos de modelos biológicos: con modelos celulares 3D basados en geles de colágeno, donde se alojan las células de cáncer de páncreas, se optimizaron las condiciones del campo magnético alterno para obtener la máxima muerte celular posible. A continuación, se realizaron experimentos en un modelo de ratón de cáncer de páncreas, demostrando, de forma preliminar, que el tratamiento de hipertermia magnética es capaz de estimular la producción de moléculas relacionadas con la activación de la respuesta inmune.

Para Valeria Grazú, investigadora del Ciber-BBN y de la INMA y participante en el trabajo, “la activación de las propias defensas del individuo tratado con hipertermia magnética podría suponer una gran ventaja, ya que aportaría una respuesta antitumoral extra con la que combatir las células tumorales”.

En este tratamiento, las nanopartículas magnéticas se inyectan directamente en el tumor, para asegurar su presencia en mayores cantidades en esa zona, y, obtener una mejor respuesta. Así, uno de los avances más novedosos y relevantes de este trabajo es que las nanopartículas magnéticas presentan una bio-distribución impredecible y heterogénea en los animales.

En algunos ratones se detectó la presencia de estas nanopartículas en órganos como el bazo y el hígado, mientras que en otros casos los niveles fueron indetectables y se mantuvieron principalmente en el tumor. La diferencia en la bio-distribución podría estar relacionada con la efectividad del tratamiento, ya que en los animales que presentaban mayor carga de nanopartículas en el tumor este creció menos.

junio 01/2021 (Diario Médico)

junio 3, 2021 | María Elena Reyes González | Filed under: Farmacología, Fisiología, Gastroenterología, Inmunología, Neoplasias, Oncología | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración