Khadija Ahmad cultivaba cebollas en Darfur cuando pisó una espina que atravesó su sandalia. No le prestó atención hasta que su pie se hinchó y aparecieron fístulas. Había contraído el micetoma.

mixetoma (1)En Sudán la enfermedad es apodada la “muerte silenciosa”. No porque esta enfermedad incurable devoradora de carne sea muy mortal (5 % de los casos), sino porque destruye la vida y el cuerpo de las personas infectadas, que sufren amputaciones y malformaciones. Este es el calvario vivido por esta mujer pobre de 45 años.

“Al comienzo no sufría. Había solo una protuberancia. Pensamos que pasaría, pero el mal empeoró”, cuenta en una reciente visita al centro de investigación del micetoma en Jartum, donde sus hijos nunca pudieron llevarla, pues estaban forzados a trabajar en el campo.

“Esperé nueve años antes de venir. Cuando llegué, ya era muy tarde. Tuvieron que amputar”, agrega, sujetando la prótesis rudimentaria mientras el médico examina su pierna izquierda amputada y luego le receta los medicamentos que tomará de por vida.

“Vive muy lejos, cerca de El Fasher”, capital de Darfur del Norte, a mil kilómetros al oeste de la capital sudanesa.

El micetoma es provocado ya sea por una bacteria o por un hongo, luego de herirse con una espina en la mayoría de los casos, y destruye de manera insidiosa la piel, los huesos y los músculos.

Es una de las enfermedades tropicales desatendidas (MTN), según las clasificaciones de la Organización Mundial de la Salud. Estos males proliferan entre el calor y la humedad de los climas tropicales.

“Esta enfermedad avanza traicioneramente y puede tomar años (…) y aparece en cualquier parte del cuerpo”, explica el profesor Ahmed Hassan Fahal, fundador y director del centro de investigación MRC que funciona en parte con donaciones.

“Deja terribles cicatrices, provocando deformaciones e invalidez. Se puede decir que 60 % de las personas afectadas, tienen miembros deformados”, señala.

 “No pueden caminar normalmente. Ven afectada su vida social, algunas no pueden trabajar y son una carga para las familias”, agregó.

Desde su creación en 1991, el centro ha tratado gratuitamente a 9 000 pacientes provenientes de todo el país. Al 20 % se les amputa un miembro, una pierna o una mano. Pero los enfermos son mucho más numerosos.

Las víctimas del micetoma, que no es contagioso “son los más pobres de los pobres, que viven en pueblos alejados y sin recursos. Se puede decir que los que llegan aquí son, pese a su desgracia, quienes tienen más suerte”, subraya Fahal.

La enfermedad afecta especialmente a los jóvenes, principalmente obreros agrícolas o pastores, que suelen caminar descalzos.

En el hospital ultramoderno del MRC, 30 médicos tratan a 400 pacientes por semana, de los cuales 5 % vienen del “cinturón del micetoma”, o sea unos cuarenta países de las zonas tropicales o subtropicales (Etiopía, India, México, Venezuela, Senegal, Chad, y otros.

Pero su gran orgullo es su laboratorio de punta y un centro de investigaciones único en el mundo para esta enfermedad.

En una sala está Walid Nur al-Dayem, de 22 años, cuyo pie izquierdo está hinchado y la curación manchada de secreciones. Acompañado por su padre, llega del pueblo de Managil, en el Estado de Jazira (centro).

“Hace un año, recogía trigo, cuando caminé sobre una espina. En el momento no sentí gran cosa, pero después empeoró. Estuve en el hospital y de ahí me mandaron a este centro. Ahora espero a ver qué pasará conmigo”, dijo, muy decaído.

Una muestra determinará si su micetoma es provocado por un hongo, 70 % de los casos en Sudán, o por una bacteria, pues el tratamiento es diferente. Si se trata de una bacteria, la enfermedad se cura con mayor facilidad con antibióticos administrados durante varios años.

Los medicamentos siguen siendo en la actualidad relativamente ineficaces en lo que respecta a los champiñones y el tratamiento en este caso es pesado.

“Comenzamos en 2017 un gran proyecto de investigación cuyo objetivo es crear en dos años, con un laboratorio japonés y una ONG con sede en Ginebra, un nuevo medicamento eficaz contra la bacteria y el hongo, que requiere un tratamiento reducido a solo un año. Si tenemos éxito, sería una gran noticia“, dice con entusiasmo Fahal.

septiembre 14/2020 (AFP). Tomado de la Selección Temática sobre Medicina de Prensa Latina. Copyright 2019. Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    septiembre 2020
    L M X J V S D
    « ago    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración