Los últimos datos e informaciones provenientes desde China, epicentro del brote de coronavirus Covid-19, sugieren que hasta cuatro de cada cinco casos son asintomáticos. Las autoridades del gigante asiático comenzaron este recientemente a publicar el número de positivos que no presentan ningún tipo de indicio aparente de contagio y todo hace pensar que, debido al alto número registrado, estas personas podrían conventirse en un importante foco de contagio.

coronavirus  2019-nCoV Un total de 130 de las 166 nuevas infecciones (el 78 por ciento) identificadas el pasado 1 de abril fueron asintomáticas, según la Comisión Nacional de Salud de China. Mientras, los 36 pacientes restantes que mostraron algún tipo de señal de provenían todos del extranjero. De hecho, las autoridades locales están controlando férreamente la entrada de personas al país para evitar la importación de contagios.

Para el epidemiólogo e investigador honorario del Centro de Medicina Basada en la Evidencia de la Universidad de Oxford, Tom Jefferson, estos hallazgos son “muy, muy importantes”, según ha valorado a The BMJ. “La muestra es pequeña y habrá más datos disponibles. Además, no está claro exactamente cómo se identificaron estos casos. Pero digamos que son generalizables. E incluso si tienen un 10 por ciento de margen de error, sugieren que el virus está en todas partes, ha indicado.

Si estos resultados son representativos, entonces tenemos que preguntarnos: ¿Para qué demonios estamos encerrados?”, se ha cuestionado Jefferson, al tiempo que ha señalado que es bastante probable que el coronavirus lleve más tiempo circulando de lo que generalmente se ha creído, de modo que grandes partes de la población habían sido expuestas.

Temor entre la población en China ante un repunte del COVID-19

Los usuarios de las redes sociales chinas han expresado su temor de que los transportistas sin síntomas puedan propagar el virus sin saberlo, especialmente ahora que las infecciones han disminuido y las autoridades han vuelto a permitir los viajes para las personas en los puntos críticos anteriores de la epidemia tras semanas de restricciones.

Por su parte, Zhong Nanshan, uno de los principales asesores médicos del gobierno chino, ha quitado hierro al asunto tras asegurar que los contagios asintomáticos no podrían causar otro brote importante de COVID-19 si los afectados en cuestión permanecen aislados. En este sentido, las autoridades sanitarias recomiendan un aislamiento de al menos 14 días.

Asimismo, Nanshan ha advertido que cada vez que se identifique a uno de estos casos, ellas y sus contactos serán aislados y mantenidos bajo observación. El South China Morning Post ha publicado recientemente que el país ya había encontrado más de 43 000 casos de infección asintomática a través del rastreo de contactos.

De este modo, los últimos hallazgos parecen contradecir un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de febrero que se basó en los datos sobre COVID-19 de China. En él se sugería que “la proporción de infecciones verdaderamente asintomáticas no está clara, pero parece ser relativamente rara y no parece ser un factor importante de transmisión”.

El aislamiento, dique de contención el coronavirus

En cambio, otros investigadores, como Sergio Romagnani, profesor de inmunología clínica en la Universidad de Florencia, aseguran que tienen evidencia de que la mayoría de las personas infectadas por el virus no muestran síntomas. Romagnani ha dirigido una investigación que demostró que las pruebas generales en un pueblo completamente aislada de aproximadamente 3 000 personas en el norte de Italia vieron que la cantidad de personas con síntomas de coronavirus disminuyó en más del 90 por ciento en 10 días al aislar a las personas que eran sintomáticas y las que no tenían síntomas.

Para Tom Jefferson, de la Universidad de Oxford, “no cabe duda de que el COVID-19 puede estar mucho más ampliamente distribuido que algunos pueden creer. El confinamiento nos va a llevar a la bancarrota a todos nosotros y a nuestros descendientes, y es poco probable en este punto ralentizar o detener la circulación viral ya que el genio está fuera de la botella”.

“La situación actual se reduce a esto: ¿es la crisis económica un precio que vale la pena pagar para detener o retrasar lo que ya está entre nosotros?”, cuestiona Jefferson.

abril 06/2020 (Redacción médica)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración