La terapia con protones conlleva menos riesgo de efectos secundarios graves que lleven a la hospitalización de pacientes con cáncer que la radiación tradicional, mientras que las tasas de curación son prácticamente iguales.

Investigadores de la Facultad de Medicina de Perelman de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, evaluaron si los pacientes sometidos a radioterapia al mismo tiempo que la quimioterapia experimentaron eventos adversos graves a los 90 días, y encontraron que la terapia de protones reduce el riesgo relativo de estos efectos secundarios en dos tercios. Los resultados se han publicado en JAMA Oncology.

Esto muestra que la terapia con protones ofrece una vía para reducir los efectos secundarios graves de la quimioradiación y mejora la salud y el bienestar del paciente sin sacrificar la efectividad de la terapia, ha dicho Brian Baumen, autor principal del trabajo.

La radiación de fotones generalmente utiliza múltiples rayos de rayos X para administrar radiación al objetivo del tumor, pero inevitablemente deposita radiación en los tejidos normales más allá del objetivo, dañando potencialmente esos tejidos a medida que el haz sale del cuerpo. La terapia de protones es un tratamiento de radiación alternativo aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que dirige protones cargados positivamente al tumor. Depositan la mayor parte de la dosis de radiación en el objetivo con casi ninguna radiación residual más allá del objetivo, lo que reduce el daño al tejido sano circundante y potencialmente reduce los efectos secundarios.

Para este estudio los investigadores evaluaron los efectos secundarios como el dolor, la dificultad para tragar o respirar, las náuseas o la diarrea, entre otros. Se centraros en el grado tres o superior de efecto secundario, definido como efectos secundarios lo suficientemente grave como para que los pacientes fueran hospitalizados. Evaluaron datos de 1 483 pacientes con cáncer que recibieron radiación y quimioterapia al mismo tiempo. De estos, 391 pacientes recibieron terapia de protones, mientras que 1 092 se sometieron a tratamiento con fotones. Todos los pacientes tenían cáncer no metastásico. Se incluyeron pacientes con cáncer cerebral, cáncer de cabeza y cuello, cáncer de pulmón, cáncer gastrointestinal y cáncer ginecológico tratados con quimio-radiación concurrente. En el grupo de protones, solo el 11,5 por ciento de los pacientes (45) mostraron efectos secundarios de grado tres o superior dentro de los 90 días de tratamiento, en comparación con el 27,6 por ciento de los pacientes (301) en el grupo de fotones.

Un análisis ponderado de ambos grupos de pacientes, que controlaba otros factores que pueden haber llevado a diferencias entre los grupos de pacientes, encontró que el riesgo relativo de una toxicidad grave era dos tercios más bajo para los pacientes con protones en comparación con los pacientes con fotones.

La supervivencia general y la supervivencia libre de enfermedad fueron similares entre los dos grupos, lo que sugiere que la reducción de la toxicidad observada con la terapia de protones no influyó en la efectividad. Según los investigadores, la terapia de protones podría llegar a ser una forma de administrar terapia sistémica intensificada y / o radioterapia de dosis más altas de manera más segura, lo que podría mejorar los resultados de supervivencia.

enero 18/2020 (Diario Médico)

enero 20, 2020 | María Elena Reyes González | Filed under: Farmacología, Imaginología, Neoplasias, Radiología, Toxicología | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración