El mejor conocimiento de los mecanismos subyacentes todavía no ha dado los frutos terapéuticos esperados. Diversas barreras impiden el control en buena parte de los pacientes.

dolor-neuropaticoMás de 3 millones de personas padecen dolor neuropático en España. Según cifras difundidas por la Sociedad Española de Neurología, en ese país el 85 por ciento de los pacientes con este tipo de dolor presentan un deterioro significativo en su calidad de vida. Además, se asocia de forma muy frecuente a la ansiedad (en el 63 por ciento de los casos) y a la depresión (en el 56 por ciento). Representa el 25 por ciento de las consultas por dolor que se producen en los centros de salud. Hay que tener en cuenta que el 50 por ciento de todas las visitas a atención primaria están relacionadas con el dolor.

El dato más preocupante es, probablemente, el bajo porcentaje de afectados que consiguen un alivio significativo. En palabras de Pedro Bermejo, coordinador del Grupo de Estudio de Dolor Neuropático de la Sociedad Española de Neurología (SEN), el problema no radica en el desconocimiento científico: “Se sabe mucho sobre dolor neuropático y hay múltiples mecanismos implicados descritos, pero es muy complejo”. Complejidad es la palabra más citada por quienes abordan este dolor.

Para Concha Pérez, portavoz de la Sociedad Española de Dolor (SED) y representante del Grupo de Trabajo de Dolor Neuropático, “este tipo de dolor se detecta mal y se trata inadecuadamente”. Pedro Ibor, coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), coincide en la existencia de un elevado infradiagnóstico, con el consiguiente infratratamiento. En su opinión, una de las causas es que, en muchas ocasiones, el médico de primaria “no está habituado al manejo del dolor desde un punto de vista fisiopatológico, sino que se basa en su intensidad”. Esto lleva a intensificar la terapia con los fármacos que se emplean habitualmente para el dolor nociceptivo, cuando los que están indicados para el neuropático son, fundamentalmente, antiepilépticos y algunos antidepresivos. Asimismo, este tipo de dolor cuenta con un número creciente de procedimientos intervencionistas eficaces.

Guía para primaria

Con el fin de proporcionar a los médicos de familia una herramienta práctica para mejorar el manejo, Semergen y la SED, con la colaboración de Kern Pharma, han elaborado un Protocolo de derivación de atención primaria a unidades de dolor para pacientes con dolor neuropático. El documento está estructurado siguiendo los criterios de derivación de las 10 patologías más habituales en estos pacientes: neuropatía diabética dolorosa, neuralgia del trigémino, neuralgia postherpética, radiculopatía lumbar y cervical, neuropatías por atrapamiento, cicatrices dolorosas, dolor neuropático en las úlceras de extremidades inferiores, síndrome de dolor regional complejo tipo I y tipo II y dolor central (dolor tras accidente cerebrovascular y en enfermedad de Parkinson)”.

Para cada una de ellas, el protocolo recoge un resumen de la clínica, el diagnóstico y el tratamiento, y propone criterios generales y específicos para la derivación del paciente a unidades de dolor.

Asimismo, la guía resume las posibilidades analgésicas que aportan para cada caso estas unidades superespecializadas. Así, por ejemplo, para la neuropatía diabética dolorosa se proponen asociaciones complejas de diferentes fármacos, como opioides más antiepilépticos o la combinación de diferentes antiepilépticos. Otra opción son los parches de capsaicina 8 por ciento, que se aplican tópicamente una vez cada tres meses en la zona con más alodinia e hiperalgesia. También están indicados los apósitos de lidocaína 5 por ciento, de aplicación tópica diaria, cuando el dolor, la hiperalgesia o alodinia son intensos y no ceden con otros fármacos. Se resalta que esta complicación propia de los pacientes con diabetes es una de las mejores indicaciones clínicas de estimulación eléctrica transcutánea (TENS), y que también se puede aplicar estimulación medular de cordones posteriores (EEM) para el dolor neuropático metamérico distal, aunque sea bilateral.
noviembre 1/2017 (diariomedico.com)

noviembre 2, 2017 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Neurología | Etiquetas: |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    noviembre 2017
    L M X J V S D
    « oct   dic »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración