La exposición al ozono, un potente gas de invernadero y un contaminante del aire muy generalizado en muchas grandes ciudades, podría provocar enfermedades cardiovasculares como ataques cardiacos, hipertensión arterial y embolias, se indicó en un nuevo estudio en una población china adulta.

El ozono es un contaminante formado por medio de una reacción química que ocurre cuando la luz solar interactúa con los óxidos de nitrógeno y otros compuestos orgánicos generados por la quema de carbón, los tubos de escape de los autos y algunas fuentes naturales. Durante mucho tiempo se le ha asociado con efectos adversos para la salud infantil y adulta. “Sabemos que el ozono puede dañar el sistema respiratorio, reducir la función pulmonar y provocar ataques de asma”, dijo el autor del estudio, Junfeng Zhang, de la Universidad de Duke y Duke Kunshan.

“Aquí queríamos saber cómo afecta el ozono otros aspectos de la salud humana, en particular el sistema cardiovascular”.

Zhang y sus colegas estudiaron a 89 adultos sanos de la ciudad de Changsha en China durante un año. Los investigadores vigilaron los niveles de ozono en interiores y al aire libre además de otros contaminantes. En cuatro intervalos, el equipo tomó muestras de sangre y orina a los participantes y empleó la prueba de respiración llamada espirometría para examinar una serie de factores que podrían contribuir a la enfermedad cardiovascular y respiratoria. El equipo examinó la inflamación y el estrés oxidativo, la rigidez arterial, la presión arterial, los factores de coagulación y la función pulmonar en los participantes.

El equipo observó una activación en las plaquetas sanguíneas, lo cual es un factor de riesgo para la formación de coágulos y un aumento en la presión arterial lo que apunta a un posible mecanismo por medio del cual el ozono podría afectar la salud cardiovascular. Estos efectos se encontraron con una exposición al ozono menor que la que afecta la salud respiratoria y menor que los actuales estándares de calidad del aire de la Agencia de Protección Ambiental (APA) de Estados Unidos.

“Este estudio muestra que los estándares para una exposición segura a ozono deben tomar en cuenta sus efectos sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular”, dijo Zhang.

Estos hallazgos de un equipo de la Universidad de Duke, la Universidad de Tsinghua, la Universidad de Duke Kunshan y la Universidad de Pekín fueron publicados en la revista estadounidense JAMA Internal Medicine.

“Este estudio brinda apoyo a las asociaciones previamente observadas entre la exposición a bajos niveles de ozono y resultados de enfermedad cardiovascular”, concluyó la investigación. “Puesto que las concentraciones globales de ozono troposférico están aumentando, es imperativo determinar la manera de minimizar los daños que causa a la salud”.
julio 25/2017 (Xinhua)

 

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    julio 2017
    L M X J V S D
    « jun   ago »
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración