Investigadores de la Universidad de Medicina de Nara, en Japón, han observado que la exposición a la luz puede influir en el riesgo de sobrepeso de modo que, quienes se exponen a mucha luz por la noche y, en cambio, pasan a oscuras parte de la mañana, tienen más riesgo de presentar una mayor obesidad abdominal.

Asimismo, según los resultados de este trabajo que publica la Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, si la exposición era mucho mayor por el día que por la noche tenían más probabilidades de perder peso.

“Nuestros resultados son razonables porque los seres humanos han evolucionado con una iluminación muy intensa de día y con una luz más tenue por la noche” ha reconocido Kenji Obayashi, autor del estudio, que muestra la primera evidencia de que alterar los ritmos circadianos con un patrón diferente de luz-oscuridad puede aumentar el riesgo de obesidad.

En su estudio analizaron mediante medidores de muñeca, la exposición a luz ambiental de unos 1110 participantes de unos 72 años de media, en los que también evaluaron otros indicadores como el perímetro obdominal, la altura, el peso, y a quienes realizaron una serie de cuestionarios para saber si fumaban, bebían y cuál era su estatus socioeconómico. Las mediciones se repitieron una media de 21 meses más tarde.

Al comienzo del estudio, 138 personas presentaban obesidad abdominal, algo que los investigadores definen como una relación entre el perímetro de la cintura y la altura mayor de 0,6.

Asimismo, los autores midieron su nivel de exposición a la luz o iluminancia, que expresa el flujo luminoso que incide sobre la unidad de superficie, y cuya unidad en el sistema internacional es el lux (lumen por metro cuadrado).

De este modo, los niveles de luz al aire libre en un día claro estaban en alrededor de 11 000 lux, mientras que por la noche es de apenas 11 lux. Y en interiores, se estima que durante un día soleado los niveles pueden estar en unos 1000 lux mientras que por la noche es de 25-50 lux, siempre que sea un sitio con ventana.

Al medir la exposición a la luz durante el día y la noche y compararla con la de aquellos participantes sin obesidad abdominal vieron que quienes presentaban un mayor perímetro abdominal al comienzo del estudio estaban expuestos a menos luz hasta la tarde y, en cambio, presentaban una mayor iluminancia por la noche.

Menor grasa abdominal cuando había luz de día
Al final del periodo de seguimiento, las personas que estuvieron expuestas a más de 3 lux por la noche eran más propensos a haber aumentado su perímetro. En cambio, quienes pasaron más tiempo expuestos a más de 500 lux por la mañana tenían más probabilidades de haber adelgazado el perímetro de su cintura en los casi dos años que duró el estudio.

Asimismo, al calcular el índice de masa corporal (IMC) de los participantes a partir de su peso y altura también vieron que había una asociación con una exposición mayor a la luz por la noche que por el día.

“La exposición a la luz artificial durante la noche se asocia con un mayor riesgo de obesidad”, ha defendido Charles Czeisler, jefe de la Unidad de Trastornos del Sueño del Brigham and Women’s Hospital de Bosoton, que no participó en el estudio.

Los autores reconocen que este estudio solo recopila datos de exposición a la luz de dos días.
agosto 4/2016 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración