Un estudio sugiere que la microcefalia, defectos congénitos relacionados con el Zika, no siempre aparece; quizá no se hayan reportado todos los casos

En la crisis actual de defectos congénitos relacionados con el Zika, la atención se ha enfocado mayormente en los bebés que nacen con cabezas demasiado pequeñas, o microcefalia.

Pero un informe reciente sugiere que los recién nacidos con cabezas de tamaño normal podrían también a veces ser afectados por el virus transmitido con los mosquitos, e incluso tener daño cerebral.

De más de 600 casos de infección con el virus del Zika “definitiva o probable” en bebés brasileños que participaron en el nuevo estudio, más de 100 tenían cabezas con circunferencias dentro del rango normal, reportaron los investigadores en la edición del 29 de junio de la revista The Lancet

http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(16)30902-3/abstract

“Por tanto, el enfoque actual en solo evaluar la microcefalia es demasiado estrecho”, aseguró en un comunicado de prensa de la revista el autor líder, Cesar Victora, de la Universidad Federal de Pelotas, en Brasil.

“Aunque creemos que la falta de reportes de los casos de microcefalia durante la epidemia es rara, los recién nacidos infectados con el virus a finales del embarazo quizá no sean reportados debido a que el tamaño de sus cabezas está dentro del rango normal”, comentó Victora.

También anotó que otra señal de infección materna con el Zika, un sarpullido a finales del embarazo, también estuvo ausente en un tercio de los casos.

En algunos casos, las mujeres experimentaron el sarpullido vinculado con el Zika a finales del embarazo, y tuvieron bebés con daño cerebral, aunque sus bebés nacieron con cabezas de tamaño normal.

El equipo de Victora anotó que el cráneo de un bebé por lo general finaliza su desarrollo en la semana 30 del embarazo, lo que sugiere que la infección con el Zika en los recién nacidos podría estar provocando daño cerebral sin la señal característica de la microcefalia.

“Nuestros hallazgos sugieren que entre los embarazos afectados por el virus del Zika, algunos recién nacidos tendrán anomalías cerebrales y microcefalia, otros tendrán anomalías con cabezas de tamaño normal, y otros no se verán afectados”, dijo Victora.

Dos expertos brasileños, el Dr. Jorg Heukelbach de la Universidad de Ceara, y el Dr. Guilherme Loureiro Werneck de la Universidad de Rio de Janeiro, escribieron un comentario sobre los nuevos hallazgos en la revista. Explicaron que se necesita con urgencia una prueba definitiva de la infección con el Zika.

“El desarrollo de un análisis [de sangre] preciso que se pueda incorporar en la atención prenatal de rutina será esencial, y su validación es una prioridad de la investigación”, escribieron los dos expertos.

Un segundo estudio, publicado el mismo día en la The Lancet, reafirmó la idea de que la infección materna con Zika sí provoca defectos congénitos.

Investigadores de Brasil dijeron que detectaron el virus del Zika en el tejido cerebral durante la autopsia de un bebé con microcefalia que murió dos meses tras nacer, además del tejido cerebral de dos otros bebés afectados que murieron poco después de nacer. También se encontraron evidencias similares en el tejido placentario de dos fetos cuyas madres sufrieron una pérdida a las 11 y 13 semanas del embarazo.

En Latinoamérica, miles de bebés ya han nacido con microcefalia. Ningún país ha sido más afectado que Brasil. Como resultado de la epidemia de Zika, se han reportado en el país más de 7 000 casos de microcefalia, según un comunicado de prensa de la revista.

Mientras tanto, la búsqueda de una vacuna efectiva contra el Zika continúa. Recientemente, unos investigadores anunciaron sobre unos estudios con ratones que respaldan la efectividad de dos vacunas candidatas contra el virus del Zika.

Este “primer paso fundamental” está conduciendo a ensayos en monos y en humanos, “y nos da una confianza desde el principio en que el desarrollo de una vacuna protectora contra el virus del Zika para los seres humanos es factible”, comentó el investigador, el Coronel Nelson Michael.

Michael es colíder del Instituto de Investigación Walter Reed del Ejército (WRAIR), en Silver Spring, Maryland, y miembro de un equipo que trabaja en la investigación sobre una vacuna contra ese virus trasmitido por mosquitos.

Una vacuna efectiva contra el Zika tendría un valor incalculable. En la edición del 28 de junio de la revista Nature, los investigadores afirmaron que una de las nuevas vacunas se desarrolló en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston, y se basa parcialmente en una cepa de Zika aislada en Brasil.

La otra vacuna, en la que se ha usado una cepa aislada en Puerto Rico, la ha desarrollado el equipo de Michael en el WRAIR.

Ambas vacunas protegieron a los ratones contra la infección con el Zika con solo una inyección, indicaron los investigadores.

Los ensayos clínicos con seres humanos están programados para empezar a finales de 2016, señalaron los científicos.

La amenaza del Zika en Estados Unidos es real, según el Dr. Tom Frieden, que dirige los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.  A principios de junio, advirtió que “en los próximos meses es posible que miles de mujeres embarazadas en Puerto Rico se infecten con el Zika. Esto podría conducir a docenas o cientos de bebés nacidos con microcefalia en el próximo año.

Hasta ahora los CDC afirman que no se ha reportado ninguna trasmisión a nivel local del Zika en Estados Unidos. Pero la cantidad de casos de infección entre las mujeres embarazadas sigue aumentando.

Hasta el 16 de junio, los CDC habían reportado 265 casos de mujeres embarazadas en la parte continental de Estados Unidos que se habían infectado con el Zika, que normalmente conlleva la aparición de síntomas leves en la mayoría de los adultos. Pero puede provocar unos defectos congénitos devastadores en los bebés, como la microcefalia.

Por lo general, el Zika se trasmite por la picadura del mosquito Aedes aegypti. Pero la transmisión del virus a través de las relaciones sexuales es más común de lo que se pensaba, apuntaron las autoridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las mujeres en edad reproductiva que vivan en una región en que el Zika esté activo deberían protegerse de las picaduras de mosquito llevando camisas de manga larga y pantalones largos, usando repelente de mosquitos cuando estén en el exterior y permaneciendo en interiores tanto tiempo como sea posible, según los CDC.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos dicen que anticipan ver infecciones con el Zika en estados de la Costa del Golfo, como Florida, Luisiana y Texas a medida que la temporada de mosquitos avance.

julio 5 /2016 (HealthDay)

julio 6, 2016 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Enfermedades infecciosas, Enfermedades transmisibles, Virus del Zika, zoonosis | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración