Científicos estadounidenses hallan una secuencia peptídica de cuatro aminoácidos (cisteína, alanina, glutamina y lisina) que reconoce el tejido cerebral dañado.

 

Un estudio dirigido por científicos del Sanford Burnham Prebys Medical del Discovery Institute (SBP), en La Jolla (California), describe una tecnología que podría conducir a nuevas terapias para las lesiones cerebrales traumáticas. El descubrimiento, publicado en Nature Communications, proporciona un medio de dirigir fármacos o nanopartículas a las áreas dañadas del cerebro.

“Hemos encontrado una secuencia peptídica de cuatro aminoácidos, cisteína, alanina, glutamina y lisina (CAQK), que reconoce el tejido cerebral dañado”, explica el autor principal del trabajo, Erkki Ruoslahti, profesor del NCI-Designated Cancer Center de SBP. “Este péptido se podría utilizar para aplicar tratamientos que limitan la extensión del daño”, augura.

“Las intervenciones actuales para la lesión cerebral aguda están dirigidas a estabilizar al paciente mediante la reducción de la presión intracraneal y el mantenimiento del flujo sanguíneo, pero no hay medicamentos aprobados para detener la cascada de eventos que causan daños secundarios”, lamenta el coautor Aman Mann, investigador postdoctoral en el laboratorio de Ruoslahti.

Alternativa a la administración intracerebral
Hay más de un centenar de compuestos en ensayos preclínicos para disminuir el daño cerebral después de una lesión. Estos fármacos bloquean los eventos que causan daños secundarios, como inflamación, altos niveles de radicales libres, sobrexcitación de las neuronas y señalización que conduce a la muerte celular. “Nuestro objetivo era encontrar una alternativa a la inyección directa de agentes terapéuticos en el cerebro, que es invasiva y puede añadir complicaciones”, relata Ruoslahti. “El uso de este péptido para suministrar fármacos significa que podría ser administrado por vía intravenosa y aun así alcanzar el sitio de la lesión en cantidades suficientes para tener un efecto”, añade.

El péptido CAQK se une a los componentes de la malla que rodea las células del cerebro, llamadas proteoglicanos de sulfato de condroitina. Las cantidades de estas grandes proteínas aumentan después de una lesión cerebral. “No solo mostramos que CAQK lleva medicamentos del tamaño de moléculas y nanopartículas a las zonas dañadas en modelos de ratón de lesión cerebral aguda, también probamos la unión del péptido a muestras de cerebro humano dañado y encontramos la misma selectividad”, agregó Mann.

“Este péptido también se podría emplear para crear herramientas para identificar lesiones cerebrales, particularmente las leves, uniendo el péptido a los materiales que pueden detectarse por los dispositivos de formación de imágenes médicas -comenta Ruoslahti-. Y, debido a que el péptido puede liberar nanopartículas que se pueden cargar con moléculas grandes, podría permitir terapias de enzimas o de silenciación de genes”.

El equipo de Ruoslahti y sus colaboradores están probando las aplicaciones de estos hallazgos en modelos animales de otras lesiones del sistema nervioso central, como lesiones de médula espinal y esclerosis múltiple.
junio 30/2016 (Diario Médico)

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración