Mujeres que se han sometido un bypass gástrico en Y de Roux alcanzarían mayores niveles de concentración de alcohol en la sangre en determinadas bebidas, en comparación con las mujeres que no han tenido esa intervención. Además, experimentaron una mayor sensación de borrachera, según un estudio publicado en la revista JAMA Surgery.

El bypass gástrico en Y de Roux (RYGB) es el procedimiento quirúrgico bariátrico más común del mundo. Aunque esta cirugía provoca una importante reducción del consumo de alimentos e induce a la disminución de la adicción a la comida, se asocia con un elevado riesgo de desarrollo de desórdenes en el consumo de alcohol. Además, los cambios en la anatomía gastrointestinal a raíz de esta intervención podrían alterar los efectos farmacocinéticos y subjetivos de la ingesta de alcohol.

Marta Yanina, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, junto con diversos compañeros, dirigió un estudio que incluía a ocho mujeres que se habían sometido a un RYGB en los últimos 1 o 5 años, y por otro lado, otro grupo con nueve mujeres que tenían programada esta cirugía. Todas las participantes realizaron dos sesiones con una semana de diferencia en las que su respuesta al alcohol (equivalente a aproximadamente dos bebidas alcohólicas estándar) o a una bebida no alcohólica placebo se evaluó a través de concentraciones de alcohol en la sangre y un cuestionario.

Los investigadores descubrieron que las concentraciones de alcohol en la sangre así como la sensación de borrachera eran mayores en las mujeres que ya habían tenido un RYGB que en aquellas que sólo lo tenían programado.

Concienciar a los pacientes del riesgo

“Estos resultados demuestran que un RYGB aumenta la tasa alcohol consumido en el sistema circulatorio”, señala la autora del estudio. Por otra parte, explica que la alteración en la farmacocinética del alcohol significa que ese incremento en las concentraciones del alcohol en la sangre en mujeres que habían tenido una RYGB, detectadas tras consumir aproximadamente dos bebidas, se asemeja al observado en mujeres que no habían tenido la cirugía, después de consumir cuatro bebidas.

“El aumento de las concentraciones de alcohol en sangre en las mujeres que han tenido la cirugía excedía el límite legal para conducir 30 minutos después de consumir alcohol” advierte la autora. “Además, ese aumento también se enmarca dentro del criterio usado por el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo para definir un episodio de consumo excesivo de alcohol”, recalca la experta. De esta manera, concluye que “estos datos subrayan la necesidad de concienciar a los pacientes de las alteraciones que el alcohol produce en el metabolismo después de someterse un bypass gástrico en Y de Roux, y así, ayudarles a reducir el riesgo de las consecuencias que podría tener un consumo moderado de alcohol”.

agosto 06 / 2015 (Diario Médico)

 

agosto 8, 2015 | Dra. María Elena Reyes González | Filed under: Adicciones, Bienestar y Calidad de Vida, Enfermedades | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración