Entender las subjetividades de las personas ayuda a conocer sus conductas, según se ha afirmado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

“Los sentimientos de amor y odio están presentes en el fondo de toda enfermedad psiquiátrica”. Así de tajante se ha expresado Manuel Trujillo Pérez-Lanzac, director del programa de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York, quien, tras cuatro décadas dedicado a la salud mental, tiene claro que “el amor ha tenido que ver, de una u otra forma, con todos los pacientes que he tenido”. Del amor y su antónimo, el odio, ha tratado el curso Los sentimientos básicos. El amor y el odio en las relaciones interpersonales, en la sede santanderina de la UIMP.

Mecanismos cerebrales
Trujillo, codirector de la IV Escuela de Psiquiatría Carlos Castilla del Pino, se ha referido a la importancia del concepto de sujeto en los estudios psiquiátricos. “Las ciencias positivistas han obviado históricamente a los “sujetos”, y los pacientes eran todos “objetos” sin tener en cuenta sus subjetividades. Sin embargo, los avances en el conocimiento de las bases cerebrales han hecho posible conocer mejor la enorme gama de sentimientos que van desde el amor romántico al odio”.

A juicio de Trujillo, siempre habrá personas que “gocen de la magia de sentimientos, como el amor romántico, o, por el contrario, sufran con las tempestades emotivas a las que el odio las inclina, al haber hecho de ese sentimiento el centro de su actividad. El amor romántico es una emoción específica generada por el cerebro humano, lo mismo que el amor incondicional, autopersonal, filial o patriótico. Este último utiliza los mismos mecanismos cerebrales que el amor maternal”, ha agregado.

En estas diferencias individuales ha ahondado el psiquiatra cordobés José María Valls Blanco, secretario de la Fundación Castilla del Pino, al referirse al concepto de “valor” como “medida variable de la necesidad que cada uno tenemos de las cosas”. En contraposición a ello, Valls ha señalado que “la moral son unas normas y reglas puestas en conjunto con los demás, a través de las cuales valoramos nuestras emociones y construimos nuestro sentir. El amor y el odio corresponden primero a emociones y luego a sentimientos. Y el sentimiento va a unido a la conducta, por lo que acercarnos o alejarnos es lo que provoca esa emoción”, ha añadido.

Por su parte, el poeta Luis García Montero ha puesto sobre la mesa los sentimientos y la concepción del amor a lo largo de la historia de la literatura. Montero se ha referido a los sentimientos como “un espacio donde existen impulsos biológicos. En las épocas en las que funciona el optimismo predominan historias de amor con finales felices, mientras que cuando hay denuncia del contrato social, la literatura recurre más a historias de amores imposibles y fracasados”.
julio 30/2014 (Diario Médico)

agosto 1, 2014 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Psiquiatría | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    agosto 2014
    L M X J V S D
    « jul   sep »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración