La pitón birmana es una de las criaturas  más avanzadas evolutivamente de la Tierra, reveló recientemente un estudio, cuyos resultados podrían dar nuevos resultados para el tratamiento de enfermedades humanas.

“Las serpientes parecen haber evolucionado funcionalmente mucho más que  otras especies”, dijo David Pollock de la Universidad de Colorado (oeste de Estados Unidos), autor principal del estudio publicado en las Actas de la Academia  Nacional de Ciencias (PNAS).

El hallazgo podría permitir, en el caso de los humanos, encontrar un medio de detener las mutaciones genéticas antes de que estas causen enfermedades.

Los científicos encuentran particularmente interesante cómo este reptil nativo del sureste asiático es capaz de comer criaturas tan grandes como él mismo.

La pitón birmana (Python molurus bivittatus) no solo abre la mandíbula para comer una presa grande como un ciervo, sino que sus órganos llegan a crecer tanto como para digerir rápidamente al animal antes de que este se descomponga.

En el espacio de uno o dos días, el corazón, el intestino delgado, el  hígado y los riñones de la serpiente aumentan su tamaño un 35-150 %. Pero una vez que se digiere la comida, los órganos se encogen de nuevo a su tamaño normal.

El análisis del genoma de la pitón birmana sugiere que una compleja interacción entre la expresión génica, la adaptación de las proteínas y los cambios en la estructura del genoma permite a estas serpientes hacer lo que otros con los mismos genes no pueden.

Entender cómo el cuerpo de la serpiente organiza estos cambios importantes en órganos clave podría ofrecer una nueva comprensión de los mecanismos que hay detrás de enfermedades humanas, como insuficiencias de órganos, úlceras y  trastornos metabólicos, entre otros, dijo el coautor del estudio, Stephen Secor.

“La pitón birmana tiene una fisiología increíble”, dijo Secor, de la  Universidad de Alabama (Sur).

“Con su genoma ahora podemos explorar los muchos mecanismos moleculares que utiliza para aumentar dramáticamente su tasa metabólica, detener la producción de ácido, mejorar la función intestinal, y aumentar rápidamente el tamaño de su corazón, intestino, páncreas, hígado y riñones”, dijo.

El estudio del genoma de la pitón birmana fue dirigido por Todd Castoe, de la Universidad de Texas (sur), e incluyó a 38 coautores de cuatro países.
diciembre 10/2013 (AFP)

Tomado del Boletín de Prensa Latina: Copyright 2012 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

Stephen P. Mackessy, Anne M. Bronikowsi, Mark Yandell, Wesley C. Warren, Stephen M. Secor, David D. Pollock, et. al. The Burmese python genome reveals the molecular basis for extreme adaptation in snakes. PNAS 2013, doi:10.1073/pnas.1314475110.

diciembre 12, 2013 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | Filed under: Biología, Genética | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    diciembre 2013
    L M X J V S D
    « nov   ene »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración