Los investigadores hallaron que permite a los que tienen un daño nervioso menos grave caminar más lejos y más rápido

Unos tratamientos de respiración que proveen niveles bajos de oxígeno podrían ayudar a las personas con ciertos tipos de lesiones de la médula espinal a caminar unas distancias más largas a una velocidad más rápida, indica una investigación canadiense reciente.

Tras el tratamiento de oxígeno bajo, las personas con las lesiones menos graves en la médula espinal pudieron caminar unos 33 pies (alrededor de 10 metros) unos cuatro segundos más rápidamente que los que recibieron un tratamiento placebo. También pudieron aumentar la distancia que podían caminar en seis minutos en unos 328 pies (casi 100 metros).

“El mundo de la rehabilitación tras una lesión en la médula espinal puede ser frustrante y limitado”, planteó el autor del estudio, Randy Trumbower, profesor asistente de la división de fisioterapia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, en Atlanta. “Tras el primer año, se trata de un viaje de toda la vida para superar el diagnóstico. Quizás una persona pueda cruzar la calle ya mismo, ¿pero puede hacerlo en el tiempo que tiene disponible? O quizá alguien pueda ir al supermercado, ¿pero tiene la energía para hacer la compra?”.

“Queríamos hallar un tratamiento que pudiera proveer cambios incrementales a los que tienen lesiones incompletas de la médula espinal para permitirles hacer cosas”, explicó Trumbower.

Los resultados del estudio aparecen en la revista Neurology (doi: 10.1212/01.WNL.0000437416.34298.43).

Casi dos terceras partes de las lesiones de médula espinal son lo que se conoce como incompletas, según la información de respaldo del estudio. Eso significa que algunas conexiones nerviosas siguen intactas. Tal vez no funcionen tan bien como antes, pero no están cortadas del todo.

Debido a que algunas conexiones se mantienen, una persona con una lesión incompleta de la médula espinal quizás aún pueda caminar, pero no de la misma forma que antes de la lesión. Las personas con lesiones incompletas con frecuencia tienen que utilizar bastones, abrazaderas y sillas de ruedas para moverse.

Investigaciones anteriores con animales han mostrado que una exposición breve a unos niveles bajos de oxígeno puede ayudar a los animales a caminar mejor, apuntó Trumbower. El tratamiento de oxígeno provoca varios cambios, como una liberación de serotonina, una sustancia cerebral que ayuda a transmitir los mensajes de una célula nerviosa a otra.

Los niveles bajos de oxígeno también provocan la liberación de un factor de crecimiento que se sabe que ayuda a reparar los nervios y a mejorar su plasticidad, comentó el Dr. Michael Fehlings, coautor de un editorial que acompaña al estudio.

El estudio actual se diseñó para ver si unos periodos breves de oxígeno bajo podrían inducir esos tipos de reacciones en los humanos.

En el estudio participaron 19 personas con lesiones incompletas de la médula espinal. Todas podían andar al menos un paso sin ayuda de otra persona.

Los voluntarios se asignaron a uno de dos grupos. Un grupo recibió el tratamiento intermitente con oxígeno bajo y el otro un tratamiento falso. Dos semanas después, los grupos cambiaron los tratamientos.

Las personas que recibieron el tratamiento de oxígeno mejoraron su velocidad de paso en 3.8 segundos en una distancia de 33 pies (casi 10 metros) en comparación con las que recibieron el tratamiento placebo. También pudieron caminar unos 328 pies (casi 100 metros) más en un periodo de seis minutos que los que fueron tratados con el placebo.

“(El tratamiento con oxígeno bajo) podría fortalecer las conexiones o mejorar la forma en que las conexiones se comportan”, planteó Trumbower. “El efecto de emparejar a la hipoxia con las técnicas tradicionales de curación fue mayor que la suma de sus partes individuales. Combinar las terapias parece amplificar los efectos de una sola intervención”.

“(Fue] un estudio) pequeño pero bien diseñado que mostró que las personas con una forma relativamente leve de lesión de la médula espinal pueden lograr cierta recuperación con (el tratamiento de oxígeno bajo)”, comentó Fehlings, profesor de neurocirugía de la Universidad de Toronto. “Pero todavía hay mucho trabajo que hacer. ¿Cuándo duran estos efectos? ¿Habrá que administrar el tratamiento de manera constante? ¿Provocaría eso toxicidad?”.

Fehlings apuntó que el estudio tampoco aborda si las personas con lesiones más graves podrían beneficiarse de este tipo de terapia.
noviembre 27/2013 (Medlineplus)

Hayes HB, Jayaraman A, Herrmann M, Mitchell GS, Rymer WZ, Trumbower RD.Daily intermittent hypoxia enhances walking after chronic spinal cord injury: A randomized trial.Neurology. 2013 Nov 27.

diciembre 9, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Neurología | Etiquetas: , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    diciembre 2013
    L M X J V S D
    « nov   ene »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración