En lo que se considera una medida promisoria en la lucha contra una enfermedad genética que causa sordera y la pérdida gradual de la visión, un grupo de científicos logró restablecer parcialmente la audición a ratones jóvenes con una sola inyección.

Los expertos elogiaron el estudio sobre el síndrome de Usher, publicado la semana pasada en la revista Nature Medicine (doi:10.1038/nm.3106), aunque los resultados están todavía lejos de prevenir la enfermedad.

Los niños que padecen ese mal, se calcula que son de 6 mil a 7500 bebés en el mundo, nacen sordos. El componente visual de la dolencia, llamado retinitis pigmentosa, suele comenzar en la niñez, pero es más probable que los problemas severos aparezcan en la adolescencia y comienzo de la vida adulta.

Aproximadamente la mitad de los adultos con Usher todavía pueden leer un periódico hasta pasados los 50 años de edad.

Algunos grupos, como los cajun de Luisiana y los acadianos de Canadá, tienen un alto porcentaje de la enfermedad.

En el estudio, Michelle Hastings, de la Escuela de Medicina de Chicago, y Jennifer Lentz, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Luisiana, hallaron que una sola inyección permitía a los ratones oír durante meses.

La inyección, o parche, es un fragmento creado en el laboratorio de RNA, que es pariente cercano del ADN. Fue diseñada para interferir con los efectos de un gen defectuoso.

“Es un hallazgo muy prometedor y notable”, comentó el doctor Henry Paulson, especialista en enfermedades neurodegenerativas de la Universidad de Michigan.

Aunque advirtió que “curar a un ratón es muy diferente de curar a un ser humano”, sí manifestó un optimismo cauteloso.

Lentz, la principal autora del estudio, y Hastings, prominente colaboradora, han recibido una subvención de 1 300 mil dólares del Instituto Nacional de Salud para cuatro años más de estudios a fin de aprender cómo tratar los efectos físicos y precisar la periodicidad de las inyecciones.

El paso del tiempo erosiona los efectos del parche sobre el RNA defectuoso, y los investigadores planean probar si inyecciones de refuerzo logran mantener la audición en los ratones. También empezaron a investigar si el tratamiento previene la pérdida gradual de la visión.

Se sabe que unos 13 genes causan el síndrome de Usher. Los bebés deben recibir el mismo gen defectuoso de padre y madre para desarrollar el síndrome.

Un sólo gen causa todos los casos en los cajun y los acadianos. Otro es común en Finlandia y un tercero en la población judía ashkenazi, dijo Mark Dunning, director de la Coalición para la Investigación del Síndrome de Usher.

Cada uno de ellos necesita su propio parche, llamado oligonucleótido antisentido (ASO, por sus siglas en inglés). Los tratamientos con ASO se están estudiando para decenas de dolencias, incluso la distrofia muscular Duchenne, el asma y muchos tipos de cáncer.

Los ASO usados en la investigación sobre el Usher fueron producidos por Isis Pharmaceuticals Inc., con el que Hastings tiene una sociedad.
febrero 9/2013 (AP)

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2011 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

Lentz JJ, Jodelka FM, Hinrich AJ, McCaffrey KE, Farris HE, Spalitta MJ.Rescue of hearing and vestibular function by antisense oligonucleotides in a mouse model of human deafness.Nat Med. 2013 Feb 4.

febrero 12, 2013 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Genética | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

    febrero 2013
    L M X J V S D
    « ene   mar »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728  
  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración