Uno de los motivos por los que conviene conocer el grupo sanguíneo es que podría ser un indicio sobre el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.

Quienes tienen grupos sanguíneos A, B o AB corren un riesgo ligeramente mayor que los del tipo O, el más común.

Quienes estén enterados de que corren más riesgos podrían estar más motivados a hacer cambios para reducir las posibilidades de enfermedades cardíacas, afirmó el doctor Lu Qi, autor principal del estudio en la Escuela de Salud Pública de Harvard, en Boston.

“No se puede cambiar el grupo sanguíneo pero sí el estilo de vida”, dijo Qi, que condujo un estudio dado a conocer el año pasado, que demostró que el tipo de sangre puede afectar el riesgo de apoplejía.

El nuevo estudio incluyó unos 90 000 hombres y mujeres en dos estudios de observación que abarcaron más de 20 años. En combinación, 4070 personas padecieron enfermedades cardíacas. Los investigadores tuvieron en cuenta la edad y otros factores como dieta, alcohol y antecedentes familiares de ataques cardíacos que pudieran haber contribuido a enfermedades del corazón.

El mayor riesgo para el grupo A fue del 8%, el tipo B el 11% y el tipo AB 20%.

Aunque el estudio no examinó de qué modo el grupo sanguíneo puede incidir en el riesgo de enfermedad cardíaca, indicó que la investigación demostró que algunas características de los distintos grupos podrían representar un factor. Por ejemplo, algunas investigaciones sugieren que los grupos sanguíneos podrían afectar los niveles de colesterol o el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos.

Las conclusiones fueron publicadas en la publicación Arteriosclerosis, Trombosis y Biología Vascular (doi: 10.1161/ATVBAHA.112.248757), de la Asociación Cardíaca Estadounidense.

Un médico que no participó en el estudio, el doctor Amit Khera, director del Programa de Cardiología Preventiva, en el Centro Médico de la Universidad Southwestern de Texas, en Dallas, advirtió que el mayor riesgo de los tipos de sangre aparte del grupo 0 son modestos y que otros factores de riesgo, como el cigarrillo, podrían tener un impacto mayor.

“Esto no debería causar demasiada alarma para la mayoría de la población”, agregó.

Independientemente del grupo sanguíneo, el doctor Qi dijo que todos deberían prestar atención a factores de riesgo que pueden cambiar, como fumar, peso excesivo, colesterol elevado, hipertensión sanguínea y un estilo de vida sedentario.

El tipo 0 es el grupo sanguíneo más común, seguido por A, B y AB. Un 45% de blancos, 51% de negros, 57% de hispanos y 40% de asiáticos tienen el grupo sanguíneo 0, según la Cruz Roja Estadounidense. Los hispanos representan el 31% del grupo A, el 10% del grupo B y el 2% del grupo AB.
agosto 15/2012 (AP)

Nota: Los lectores del dominio *sld.cu acceden al texto completo a través de Hinar

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2011 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

Meian He, Brian Wolpin, Kathy Rexrode, JoAnn E. Manson, Eric Rimm, Lu Qi. ABO Blood Group and Risk of Coronary Heart Disease in Two Prospective Cohort Studies. Arteriosclerosis, Trombosis y Biología Vascular. Agosto 14, 2012

agosto 20, 2012 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Hematología | Etiquetas: , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración