Tomar demasiado azúcar puede dañar la capacidad intelectual de las personas, según un estudio  estadounidense que muestra cómo una dieta rica en almíbar  de maíz rico en fructosa mermó los recuerdos de las ratas de laboratorio.

Investigadores de la Universidad de California de Los Angeles (UCLA)  alimentaron a dos grupos de ratas con una solución líquida de almíbar de maíz  rico en fructosa -un ingrediente común en las comidas procesadas- y agua  corriente durante seis semanas.

A un grupo de ratas se le dio como suplemento, además, ácidos ricos en  grasas omega 3 que estimulan el cerebro, en forma de ácido docosahexanoico  (DHA) y aceite de linaza, y al otro grupo de ratas no.

Antes de que comenzase la dieta rica en bebidas azucaradas, las ratas  habían sido sometidas a una sesión de entrenamiento de cinco días en un  complejo laberinto. Y se les volvió a plantear el mismo desafió después de  haber sido alimentadas con la solución azucarada para ver cómo les iba.

“Los animales que no recibieron DHA eran más lentos y sus cerebros  mostraron un descenso en la actividad sináptica”, afirma Fernando Gómez-Pinilla, profesor de neurocirugía de la Escuela de Medicina de UCLA.

“Sus células cerebrales tenían problemas enviándose señales, lo que alteró  la capacidad de las ratas para pensar claramente y recordar la ruta que habían  aprendido seis semanas antes”.

Una observación más profunda de los cerebros de las ratas reveló que  aquellos que no recibieron los suplementos de DHA también dieron signos de  desarrollar resistencia a la insulina, una hormona que controla el azúcar en la  sangre y regula funciones cerebrales.

“Debido a que la insulina puede penetrar la barrera sanguínea del cerebro,  la hormona puede dar señales a las neuronas para provocar reacciones, que  alteran el aprendizaje y pueden causar pérdida de la memoria”, explicó  Gómez-Pinilla.

En otras palabras, tomar demasiada fructosa podría interferir la capacidad  de la insulina para regular cómo las células usan y acumulan azúcar, lo que es  necesario para procesar los pensamientos y las emociones.

“La insulina es importante en el cuerpo para el control del azúcar en  sangre, pero puede adoptar un papel diferente en el cerebro, en el que la  insulina parece interrumpir la memoria y el aprendizaje”, afirmó.

“Nuestro estudio muestra que las dietas ricas en fructosa dañan tanto el  cerebro como el cuerpo. Esto es algo nuevo”.

El almíbar de maíz rico en fructosa se encuentra de manera común en la  soda, condimentos, comida para niños, salsa de manzana y otros snacks  procesados.

El ciudadano estadounidense medio consume 18 kilogramos de almíbar de maíz  rico en fructosa por año, según datos del Departamento de Agricultura de  Estados Unidos.

“Nuestras conclusiones ilustran que lo que comes afecta cómo piensas”, dice  Gómez-Pinilla.

“Seguir una dieta rica en fructosa a largo plazo altera la capacidad del  cerebro para aprender y recordar información. Pero añadir ácidos ricos en omega  3 a tus comidas puede ayudar a minimizar el daño”.

El estudio aparece publicado en el Journal of Physiology (doi:10.1113/jphysiol.2012.230078).
mayo 15/2012 (AFP) –

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2011 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

Rahul Agrawal, Fernando Gomez-Pinilla.“Metabolic syndrome” in the brain: deficiency in omega-3 fatty acid exacerbates dysfunctions in insulin receptor signalling and cognitionJ Physiol, may 2012 590 (10) 2485-2499; 2 abr 2012

mayo 19, 2012 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Fisiología | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración