Algunas mujeres que toman estrógenos después de la menopausia parecen tener menos riesgos de cáncer de mama incluso años después de que dejaron de consumir esas hormonas, de acuerdo con un nuevo análisis de un estudio trascendental.

Los resultados son noticias alentadoras para las mujeres que se sometieron a histerectomías y que toman medicamentos para aliviar los bochornos y otros síntomas de la menopausia, dijeron los investigadores y otros médicos. Estudios observacionales previos habían insinuado una relación posible entre los estrógenos y el cáncer de mama.

La nueva investigación descubrió que las mujeres con histerectomía que tomaron sólo estrógenos durante unos seis años tenían aproximadamente una posibilidad de desarrollar cáncer de mama que era un 20% menor que quienes no consumieron esas hormonas y el beneficio duraba al menos cinco años. El estudio sería publicado en línea por la revista Lancet Oncology (doi:10.1016/S1470-2045(12)70075-X).

“Si las mujeres padecen serios síntomas de la menopausia y han tenido una histerectomía, entonces el estrógeno en sí es un enfoque razonable”, dijo la principal autora del estudio, Garnet Anderson, del Centro Fred Hutchinson de Investigación sobre el Cáncer en Seattle.

Desde hace mucho tiempo los médicos han prescrito hormonas a mujeres con menopausia para aliviar síntomas como sofocos y sudores nocturnos. Las píldoras con las hormonas eran también consideradas buenas para los huesos y el corazón y para otras cuestiones de salud.

En la década de 1990, los investigadores comenzaron un amplio estudio, financiado por Estados Unidos y conocido como la Iniciativa Salud de las Mujeres, para indagar los efectos de píldoras con una combinación de estrógeno y progestina y de terapias con sólo estrógeno.

La parte de la investigación sobre estrógeno-progestina fue suspendida en 2002, cuando la píldora con esa combinación fue asociada a un riesgo más alto de ataques cardiacos y de cáncer de pecho. En 2004, cuando los científicos detectaron riesgos de apoplejía y trombosis, el estudio con el estrógeno fue cancelado.

En el nuevo análisis, Anderson y sus colegas estudiaron a más de 7600 mujeres de 50 a 79 años edades posteriores a la menopausia que tuvieron una histerectomía. Casi la mitad tomó estrógenos mientras la otra mitad recibió placebos durante unos seis años. La mayoría en ambos grupos se habían practicado mamografías anuales. Las mujeres fueron estudiadas durante unos 12 años.

En el grupo que recibió estrógeno, hubo 151 casos de cáncer de mama contra 199 de quienes tomaron placebos. Esto representó un riesgo 23% menor de cáncer, según los investigadores.
marzo 9/2012 (AP)

Nota: Los lectores del dominio *sld.cu acceden al texto completo a través de Hinari.

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2011 “Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.”

Garnet L Anderson, Rowan T Chlebowski, Aaron K Aragaki, Lewis H Kuller, JoAnn E Manson, Margery Gass. Conjugated equine oestrogen and breast cancer incidence and mortality in postmenopausal women with hysterectomy: extended follow-up of the Women’s Health Initiative randomised placebo-controlled trial. The Lancet Oncology,  7 marzo 2012

marzo 10, 2012 | Dra. María T. Oliva Roselló | Filed under: Oncología | Etiquetas: , , , |

Comments

Comments are closed.

Name

Email

Web

Speak your mind

*
  • Noticias por fecha

  • Noticias anteriores a 2010

    Noticias anteriores a enero de 2010

  • Suscripción AL Día

  • Categorias

    open all | close all
  • Palabras Clave

  • Administración